Home > En portada > «La Zona», un desastre nuclear de categoría

«La Zona», un desastre nuclear de categoría

Ficha técnica

Título: La Zona

Director: Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo

Guion: Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo

Producción: Movistar +

Fotografía: Daniel Sosa

Música: Olivier Arson

Reparto: Eduard Fernández, Emma Suárez, Álvaro Cervantes, Alexandra Jiménez, Manolo Solo, Juan Echanove, Inma Cuevas, Carlos Bardem, Luis Zahera, Sergio Peris-Mencheta, Marina Salas, Alba Galocha

Duración: 50’ (8 episodios)

País: España

Año: 2017

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88


La Zona ha sido una de las grandes apuestas de la plataforma Movistar + para hacerse un hueco importante en el panorama de los nuevos formatos de series de televisión. Ya no sólo por su duración, 50 minutos cada episodio, sino porque además los hermanos Sánchez-Cabezudo han trazado una trama con varios hilos secundarios muy oscuros e interesantes que dejarán al espectador sin aliento al finalizar cada capítulo.

La historia comienza in media res de un desastre nuclear en el norte de España. El inspector Héctor Uría (Eduard Fernández), vuelve al servicio tres años después del accidente del que había sido el único superviviente de los primeros grupos de socorro que acudieron al drama. Ahora ha regresado para investigar un brutal asesinato en la Zona de Exclusión amparándose en una sola pista, la joven Zoe (Alba Galocha).

La zonaLa trama puede parecer la de una típica serie policíaca. Pero todo va más allá: cada personaje guarda muchos secretos, empezando por el propio inspector Uría y su ayudante Martín Garrido (Álvaro Cervantes). También podremos encontrar a una médico (Alexandra Jiménez) que investiga por su cuenta, y en talante pseudo-depresivo, las causas del desastre. Mafiosos que de poca monta como Aurelio Barrero (Sergio Peris-Mencheta) y «sicarios/cazadores» de mala muerte como Lucio (Luis Zahera), que están al servicio de un magnate mucho más pudiente que ellos y que vive en la sombra y a la luz de focos políticos como un salvador del pueblo, Fausto Armendáriz (Juan Echanove), se dan cita en el pueblo desolado por el desastre nuclear. A su vez, en un plano secundario, las madres coraje, entre ellas la mujer de Héctor, Marta (Emma Suárez), buscarán pistas y la forma de dar con sus desaparecidos hijos y dados por muertos en el momento de la fuga nuclear.

Los hermanos Sánchez-Cabezudo han trazado una trama con varios hilos secundarios muy oscuros e interesantes que dejarán al espectador sin aliento al finalizar cada capítulo.

Muchos son los interrogantes que se abren en este misterioso pueblo infectado. ¿Qué pasado oscuro tiene el inspector Uría? ¿Qué se trae realmente entre manos su ayudante Martín? ¿El hijo de Uría y Marta murió de verdad? ¿Por qué los políticos y dueños de la fábrica intentan escurrir bultos y contrarrestar informaciones con manipulaciones de imágenes y enviando mensajes ambiguos y contradictorios a la población? ¿Qué secreto guarda Fausto Armendáriz?

Estas hipótesis que surgen a medida que avanzan los capítulos y se desarrollan las tramas parece que se van concretando muy poco a poco. Y lo excelente es que cada vez que nos adentramos más en la serie, aparecen nuevos personajes intermediarios entre el inspector y el gran sospechoso. No resulta nada fácil encajar las piezas y ver quién tiene la culpa de lo ocurrido ni de cómo se repararán los daños si realmente se llega a realizar dicha sanación de la falta. Los hermanos Sánchez-Cabezudo han realizado un proyecto sobresaliente que nada tiene que envidiar a series británicas, nórdicas o americanas. Una serie oscura, misteriosa, llena de tensión y de muchos matices psicológicos que influyen sobremanera y que se extienden por la trama para darle ese ambiente lóbrego y alicaído a un pueblo ahora triste.

La zonaLos directores y guionistas tienen una amplia participación en proyectos televisivos como Hospital Central, Bajo sospecha, Víctor Ros, Desaparecida, Gran Hotel, Hispania o Velvet, pero ello solo tras la cámara en capítulos esporádicos. Su mayor aportación a la pequeña pantalla fue la excelente Crematorio allá por 2011 y la interesante película La noche de los girasoles (2006). Estos dos últimos trabajos mencionados son los que han forjado la fama de, sobre todo, Jorge Sánchez-Cabezudo, que en esta ocasión ha estado ayudado de manera notable por su hermano Alberto. Ellos, junto a un excelente reparto de nombres muy notables como Eduard Fernández (2 premios Goya en su haber), Emma Suárez (3 Goyas), Juan Echanove (2 Goyas), Álvaro Cervantes o Sergio Peris-Mencheta, han sido claves para hacer de La Zona una de las series más importantes del año.

La Zona da todo lo que pide el espectador: tensión, personajes más desarrollados y no estereotipados, tramas oscuras y llenas de giros.

Por fin podemos ver en la pequeña pantalla a grandes actores que antes solo trabajaban para el cine en un serial de relevancia. Es cierto que para que esto se de hay que poner «pasta», si no, el elenco se reduce a un solo actor importante y varios secundarios regulares que pueden «salvar» la serie si la audiencia así lo dictamina. Pero como los tiempos están cambiando, y Movistar + se ha dado cuenta, ha realizado una apuesta fuerte por una historia potente para un espectador que ya estaba pidiendo algo más fuerte en televisión y que le resulte impactante.

La Zona da todo lo que pide el espectador: tensión, personajes más desarrollados y no estereotipados, tramas oscuras y llenas de giros y, aunque aparentemente dé la sensación de que no ha pasado nada, han pasado muchas cosas que van encajando en el rompecabezas inicial propuesto por los guionistas. Hacía tiempo que en televisión no había una serie policial tan buena y que merece la pena ser vista, reposada y degustada en varios aspectos: fotográfico, interpretación, dirección, guion, ambientación, música… Cada parte es importante y está muy bien medida para que todo funcione al detalle. Estén muy atentos en cada capítulo, porque si pierden el hilo tendrán que volver a visionar el anterior episodio. Disfruten de La Zona.

Continúa el camino...
La razón de la razón en Charles Péguy
«Mindhunter»: buena intención pero fallo de ejecución
Sobre el filamento de las bombillas: entrevista a Agustín Fernández Mallo
Pablo, el apóstol del que se podría sacar más provecho

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar