Home > En portada > «Crimen y castigo»: el nihilismo frente a la cordura

«Crimen y castigo»: el nihilismo frente a la cordura

Ficha técnica

Título: Crimen y castigo

Autor: Fiódor Dostoyevski

Editorial: Alianza Editorial

Año: 1866 (versión 2012)

Páginas: 832

Precio: 15,50 €

 

 

 

 

 

 

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88


Casi siempre hay una atmósfera de pereza generalizada en el público ante las obras consideradas como «Grandes Clásicos de la Literatura». Ya son pocos los que se acercan a Cervantes de manera curiosa y sin la obligación impuesta de tener que trabajarlo. De igual modo sucede con los autores rusos, los cuales, debido a la lejanía que hay demográficamente hablando y las extensas obras que realizan, provocan en el público de novela de best seller una desgana hacia grandes obras en la que si uno les da una oportunidad se dará cuenta de lo maravillosas que son y de su gran calado.

La obra que hoy les acercamos es Crimen y castigo (Alianza Editorial, 2012) del escritor ruso Fiódor Dostoyevski (1821-1881). Una obra difícil pero que les vamos a desgranar poco a poco. La historia viene muy bien resumida en su título: va de un crimen y de cómo se llega al castigo del causante de dicho fatídico suceso. La novela presenta una estructura clásica dividida en seis partes y un epílogo. En la primera parte se presenta al personaje principal, Rodión Romanóvich Raskolnikov (cuya traducción significa «la patria de los Romanov –los zares– se ha resquebrajado») con sus conflictos y problemas internos que le llevan a cometer el asesinato de una anciana usurera. Durante las siguientes partes, la obra se irá desarrollando a modo de encuentros o entrevistas en los que el protagonista mostrará su humanidad, sus delirios, sus problemas, su psicología… y le interrogarán para ver si es el verdadero culpable del asesinato de la anciana. Asunto que termina por confesar cuando ya no queda más que la evidencia de su culpabilidad. Así Raskolnikov es enviado a un campo de trabajo en Siberia durante ocho años para cumplir condena. Una condena en la que debería aprender a enmendar su situación y a controlar sus pensamientos, su psique.

El nombre del personaje principal, Rodión Romanóvich Raskolnikov, significa «la patria de los Romanov –los zares– se ha resquebrajado».
crimen y castigo
F. Dostoyevski.

El problema que se plantea a lo largo de las diversas tramas es un inteligente juego psicológico que a priori, si uno no está versado en novelas de calado denso, puede sufrir con ella. Se desarrollan muchos temas, cada personaje da su extensa opinión y cada mente es un complejo engranaje al que el autor –ingeniero industrial de carrera– ha sabido dar una cuadriculada forma donde cada personaje se debate entre la locura y la cordura, el bien y el mal, el amor y el odio. Rodión ama, pero por encima sufre brotes psicóticos y delirios, sufre el desamor, dentro de él crece un mal hacia el otro, sobre todo cuando ve que este otro comete injusticias sociales. Por ello, su desesperación y su estado de fuera de sí le lleva a cometer el ya mencionado asesinato. Crimen que por su baja condición de hombre miserable y falto de amor le llevará a tratar de negar y esconder su culpa hasta límites insospechados hasta que todo el asunto caiga por su propio peso. Pero esto es solo una parte, lo que lleva al protagonista a realizar el acto. La segunda idea importante es la forma de asumir la culpa o, por lo menos, de darse cuenta de ella. Porque el protagonista pese a ser consciente de la crueldad y la maldad de su acto, no se arrepiente profundamente de su acto pues cree que aún con su fechoría ha conseguido librar a la sociedad de una persona nociva como era la anciana usurera.

El crimen es solo una parte: la segunda idea importante es la forma de asumir la culpa o, por lo menos, de darse cuenta de ella.

En la obra impera el nihilismo nietzscheano. Dostoyevski muestra una sociedad de vanidades, de apariencias, donde resulta negativo que cada uno muestre su verdadera cara y reconozca la verdad. Los valores que imperan son secundarios y Dios está en un segundo plano en las vidas de unos hombres que, aunque lo tengan muy presente, sus actos se difieren mucho a lo que el Evangelio les propone. Y el protagonista se erige como un superhombre capaz de decidir sobre la voluntad de cada persona y ajusticiarla según su escala de valores. Además de la crítica que impera «por lo bajini» del ocaso de la dinastía zarina en la que el protagonista evidencia en su propio personaje esta venida a menos, el personaje principal creado por el literato ruso, muestra los excesos y defectos de una humanidad salvaje pero donde también es consciente o se le aplica la cordura gracias al personaje de Razumijin («Razón» en su traducción) para que su debate interno se acreciente y sea mucho más profundo.

Crimen y castigo es un clásico de la literatura universal gracias a la excelsa forma de narrar de su autor, la complejidad de la historia y las sub-historias y la profundidad de los personajes, los cuales son llevados hasta el extremo siempre y donde siempre su vida se pone en juego. Por ello es muy importante las numerosas alusiones al Nuevo Testamento que realiza el autor, pues los paralelismos con los acontecimientos que ahí tienen lugar son analógicos en este libro. Es una obra que recomendamos encarecidamente, pero avisamos al lector que sea cauteloso. Si le da el tiempo que requiere seguro que adquiere un gusto por la lectura exquisito. Pero también puede darse lo contrario, que el lector se canse de tanta descripción y no llegue a saborear ni a oler lo que Dostoyevski pone ante nosotros, sus víctimas favoritas: un panorama donde se siente el frío, se masca la tragedia y huele a humildad y a suciedad. Este grado es difícil de alcanzar y solo lo lograrán si se sumergen hasta el fondo de la novela y se abandonan a la providencia del ingeniero de San Petesburgo. Disfruten de la obra… si pueden.

Continúa el camino...
«Westworld», el rompecabezas perfecto
Los orígenes de «Fred Cabeza de Vaca»
«Las paredes oyen»: triunfo del amor genuino
El lento «Verano 1993»

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar