Home > Cómic > ¡Extra, extra!, nueva aventura de Astérix y Obelix

¡Extra, extra!, nueva aventura de Astérix y Obelix

Ficha técnica

36Cubiertas.inddTítulo: El papiro del César

Autor: Jean-Yves Ferri y Didier Conrad

Editorial: Salvat

Año: 2015

Páginas: 48

Precio: 12,90 €

_

_

_

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP


Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur [1]Quien estudió latín lo sabe. Los Comentarios sobre la guerra de las Galias de Julio César eran, por antonomasia, el texto a traducir en las clases. Los siete años que, aproximadamente, duró el conflicto (del 58 al 51 a.C.), dieron lugar a siete libros en los que César, en tercera persona, describe y narra los acontecimientos vividos durante la conquista. Y nadie escapaba de revivir, muchos siglos después, esas memorias junto al diccionario, más pendientes, eso sí, de acertar con la declinación que de conocer la pertinente invasión.

Lo que no quiso finalmente incluir Julio César en sus Comentarios, por recomendación de su consejero y editor Promoplús, fue la parte en la que escribió que no toda la Galia estaba ocupada por los romanos pues, como sabemos, «una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor».

Pese a que sin René Goscinny y Albert Uderzo, creadores de una de la colecciones de historietas más entrañables, éstas ya no son lo mismo  –se fue con ellos, aunque no toda, parte de la magia–; la pequeña aldea de Abraracúrcix siempre resistirá a cualquier invasor, y por ello ahora Jean-Yves Ferri y Didier Conrad han tomado el relevo como voces, escrita y dibujada, de las aventuras de los galos. Nunca faltaron en los cómics de Astérix referencias tanto históricas como actuales, que con discreción y humor se colaban en una época que no era la suya. Y en este último volumen quienes se cuelan, convirtiéndose en personajes no personificados, son dos elementos que tan presentes están en nuestros días como ausentes, lejanos e inimaginables en los días de Julio César: el periodismo y las nuevas tecnologías.

El “buhonero de noticias” Doblepolémix tiene en sus manos el papiro que contiene el secreto del César y, viéndose en peligro, se refugia en la aldea («¡Qué emoción! ¡Estoy en la famosa aldea de los irreductibles que César describe en sus papiros!)». Allí les cuenta su hazaña, pero donde él ve una exclusiva que haría temblar al imperio, los galos, en principio, apenas prestan atención a su papiro. ¡Se sorprenden, incluso, de que su buen amigo Julio haya escrito un libro! Pero Promoplús, al enterarse del extravío de tan importante documento, no duda en ir tras el avispado reportero y la temible aldea gala para recuperarlo. Así que no tendrán más remedio que actuar y ayudar al peculiar recién llegado. Incluso a Abraracúrcix, contagiado, quizás, por la curiosidad, y al descubrir la importancia que su pueblo tiene en la Historia, se le ocurre, para dejar las cosas claras, escribir sus propios Comentarios a los Comentarios julianos…

Una aventura distinta, que a través de una continuidad en el estilo mantiene la esencia de los personajes y sus avatares, y que incluye, con cierto riesgo y la risa como refugio y vía, otros nuevos, como el guiño al periodismo y sus tejesmanejes: la búsqueda de la verdad frente a la búsqueda de la ganancia. Y, en oposición a la palabra escrita, Panorámix, amable y paciente druida, consensúa continuar con el modo en el que siempre se transmitieron los conocimientos y costumbres: oralmente. Una oda a la tradición, una muestra de las distintas formas de comunicación y sus defectos y virtudes. Una nueva etapa para Astérix y su aldea en la que sus lectores, siempre fieles, esperarán expectantes su próximo episodio tras la lupa que preludia cada nuevo viaje.

[1] «Toda la Galia está dividida en tres partes, de las cuales habitan una los belgas, otra los aquitanos y la tercera los que en su lengua se llaman celtas y en la nuestra galos». Julio César, Guerra de las Galias. Guerra Civil. Gredos, 2007, 1ª ed., p. 1.

Continúa el camino...
Michael Hamburger. Materia de espejo para las palabras
Las fronteras del microrrelato español e hispanoamericano
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena
El tesoro de G. Ménage: «Historia de las mujeres filósofas»

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar