Home > Cómic > Blacksad IV: El acierto como bandera

Blacksad IV: El acierto como bandera

Ficha técnica

Blacksad-bTítulo: Blacksad: El infierno, el silencio

Autor: Juanjo Guarnido y Juan Díaz Canales

Año: 2010

Editorial: Norma

Páginas: 57

Precio: 15€

_

 

_

__

_

 

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88


Siempre que los lectores se enfrentan a una saga se crea por defecto una comparación entre volúmenes que, a menudo, para los creadores, puede llegar a ser odiosa. Sin embargo, los asiduos a la vida del personaje al que siguen resulta imposible de llevar a cabo. Y entre estos lectores, siendo uno más, nos encontramos los críticos, a los que resulta de igual modo complicado tratar de dejar a un lado las tramas anteriores y centrar el foco solo en la nueva entrega como si de una ópera prima se tratase. Se lo confieso, queridos lectores de Hombre en camino, puesto que así es como ha de tratarse el cuarto volumen de la saga gráfica Blacksad creada por Juanjo Guarnido y Juan Díaz Canales.

En esta nueva entrega, que lleva como subtítulo: El infierno, el silencio, encontramos ya cambios sustanciales respecto a las tramas anteriores. La primera de ellas es el cambio de ambiente, ahora centrado en Nueva Orleans, la cuna del jazz. Ahora la historia narrará encuentros del protagonista con figuras de la farándula de la localidad, la cual se encuentra en plenos carnavales. Sus coloridas calles adquirirán unos tonos muchos más lumínicos llenos de vida dando así vida al estado de Luisiana.

Sin embargo el ambiente no es el más sano. Drogas, santería, vudú, prostíbulos llenos de personalidades con bajas pasiones… envuelven el halo bajo el que debe moverse John Blacksad para tratar de encontrar a uno de los artistas más famosos de la ciudad, el pianista Sebastian “Little Hand” Fletcher. El único inconveniente es que el detective privado tiene el tiempo en su contra; solo cuenta con una noche para encontrar al ya mencionado músico y nadie va a ponérselo fácil al protagonista.

Blacksad

Lo que se debe destacar de este volumen ha de ir relacionado sí o sí con una tediosa comparación, hacia un punto de vista positivo respecto a las anteriores entregas. Esto es la evolución de la luz y el color a lo largo de los tomos. Si bien los primeros eran mucho más oscuros y fríos, ahora el dibujante ha dado un giro a las tonalidades aportando más luminosidad a las escenas. ¿Esto a qué se debe? Muy sencillo, al ambiente y la ciudad en la que se desarrollan las historias. Si bien en los dos primeros números el detective se movía por los bajos fondos de grandes ciudades del norte de los Estados Unidos, en las siguientes entregas han ido bajando hasta llegar al sur, una zona mucho más cálida. Por ello es necesario este cambio. El cual es muy positivo porque indica que el dibujante sabe captar perfectamente la atmósfera de cada ciudad; recreándolas casi a la perfección y mostrando con sus trazos el clima casi palpable, el cual, en esta nueva aventura, es necesario para desarrollar la historia. Quizá la trama sea una de las más sencillas. Y en su final se agradece que no suceda un “Deux es machina” para concluir el guión.

El otro aspecto a resaltar es la excelente elección del subtítulo: El infierno, el silencio. Mejor nombre no se le podía dar a una historia de drogas (el infierno) y de músicos envueltos en problemas con ellas (el silencio), pues los estupefacientes consiguen callar todo el arte que pueden llegar a desplegar los artistas del Jazz nueva-orleanos. De este modo queda sobresaltado una cualidad, curiosamente, para cada uno de los autores de la obra. Créanme que no ha sido adrede. La historia merece este subrayado.

Pero no sólo por estos motivos el cuarto volumen de Blacksad ha de ser leído y disfrutado con la vista. Sus premios cosechados también avalan a la historia gráfica de Guarnido y Díaz Canales: Mejor Album, Mejor Guionista y Mejor Dibujante en Expocómic Madrid (2010); Premio Eisner al mejor pintor/artista multimedia y Premio Eisner a la mejor edición de material internacional (2013). Si estos no son motivos suficientes para sumergirse en las aventuras del detective pantera… ustedes deciden, pero admitan un consejo: ¡Lean Blacksad!

Continúa el camino...
Nolan, el pintor de batallas
«Barry Seal», un traficante a medida de su contexto
La belleza desarmada: solución a los problemas del hombre
Falcó: en tiempos de guerra…

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar