Home > Cine > Una inmensa sobrecarga musical

Una inmensa sobrecarga musical

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Whiplash (2014) - Damien Chazelle - Germán Esteban Espinosa

Título: Whiplash

Director: Damien Chazelle

Guión: Damien Chazelle

Producción: Jason Blum, Hele Estabrook, David Lancaster, Michel Litvak

Dirección de fotografía: Sharon Mir

Reparto: Miles Teller (Andrew); J. K. Simmons (Fletcher); Melissa Benoist (Nicole); Paul Reiser (Jim)

Duración: 107 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribuye: Sony

[/tab][/tabs]

 Germán Esteban Espinosa


En muchas ocasiones hemos hablado sobre el origen narrativo del cine. En su periodo formativo, el lenguaje audiovisual seleccionó a la novela, y más particularmente a la novela decimonónica de Dickens, como el modelo discursivo de la cinematografía. Sin embargo, existen ocasiones en las que el cine busca otros modelos narrativos, entre los que destacan el teatro, la poesía o la música.

El año pasado comentábamos con gozo la mezcla de discursos que efectuaba la sorprendente Grand Piano. En esta ocasión, la encargada de transmutar la narrativa musical en imágenes cinematográficas es Whiplash. Ambas comparten algo esencial, que hace que tengamos que corregir parte de la crítica de Grand Piano: Damien Chazelle. Damien fue guionista en la mencionada película, cuya carga musical parece explotar con una inesperada fuerza en la presente cinta, que escribe y dirige el mismo hombre.

Si Grand Piano ofrecía una amalgama perfecta entre música y cine, pudiendo ofrecer el argumento únicamente mediante los cambios de iluminación y su potente banda sonora, en esta ocasión la música es lo capital, mientras que el resto de argumento únicamente es un vector para que la música, el jazz y sobre todo la percusión tengan lugar.

Whiplash (2014) - Damien Chazelle - J.K. Simmons - Miles Teller - Germán Esteban Espinosa

Whiplash es una sobrecarga de estímulos musicales tan desbordante que puede fácilmente llegar a producir dolor de cabeza, sobre todo a aquellos espectadores que sientan una especial sensibilidad o sufrimiento a sonidos estridentes como el de las trompetas o los platillos de batería. Es la percusión de la batería lo que abre la película y la cierra, lo que anuda los elementos de la trama y combina a los personajes que en ella actúan. La auténtica protagonista es la música de las baquetas, de tal modo que el argumento, los personajes, sus conflictos e incluso su definición, pasan a ocupar un segundo plano.

No obstante, esto no quiere decir, ni mucho menos, que el reparto actúe mediocremente. J.K Simmons resulta fantástico en su papel de dictador que busca exprimir al máximo a sus alumnos para sacar lo mejor de ellos, aunque sea a costa de su integridad. Sus comentarios harán que el espectador no pueda evitar reírse, pese a lo cabrón que pueda llegar a ser. Hace un gran papel, transmitiendo tanta fuerza con sus ojos acuosos como con las tremendamente exageradas injurias contra el estatus de sus alumnos.

Whiplash (2014) - Damien Chazelle - J.K. Simmons - Germán Esteban Espinosa

Su antagonista y protagonista de la cinta, Miles Teller, es el antihéroe de Hollywood: un chico algo enclenque, con granos en la barbilla, que oscila continuamente entre la humildad y la ambición, la honestidad y el egoísmo más repugnante. La verdad es que su retrato psicológico y su relación con el resto de personajes no importan demasiado, porque solo es el símbolo empleado para conducir la música y producir la película.

Whiplash es una recarga rítmica apabullante; es una bomba musical. Posee tantos estímulos acústicos que el espectador abandonará la sala con el tímpano vibrando como si siguiera sonando el rítmico golpeteo de las baquetas, como si estuviera en un concierto de Jazz. Si sigue así, Damien Chazelle tendrá un futuro prometedor en su búsqueda de un cine que toma como modelo discursivo el lenguaje musical, en vez de la narración novelística de Dickens.

[toggle title=”Dato cinéfilo”] La película fue rodada tan solo en 19 días, tiempo más que suficiente para que a Miles Teller le sangraran las ampollas de las manos por tocar la batería y añadiera hemoglobina real a los cueros de los tambores.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar