Home > Cine > Una historia sencilla, certera y acertada

Una historia sencilla, certera y acertada

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Sobran las palabras" (2013) - Nicole HolofcenerTítulo: Sobran las palabras

Directora: Nicole Holofcener

Guión: Nicole Holofcener

Producción: Stefanie Azpiau, Anthony Bregman

Dirección de fotografía: Xavier Pérez Grovet

Reparto: James Gandolfini (Albert), Julia Louis-Dreyfus (Eva), Toni Collette (Sarah), Catherine Keener (Marianne), Tracey Fairaway (Ellen)

Música: Marcelo Zarvos

Duración: 93 minutos.

País: Estados Unidos

Año: 2013

Distribuye: Twentieth Century Fox

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

Sobran las palabras es una de las últimas películas que protagonizó James Gandolfini antes de morir. Se engloba dentro del ciclo temático de los trozos de vida, una especie de realismo intimista que huye de todo artificio y efecto especial, hasta llegar al punto en el que prácticamente no existe nada que no pudiera suceder perfectamente en la vida normal. Los personajes destacan por su trasfondo psicológico, perfectamente creíble, que desarrollan en torno a situaciones tanto cotidianas como cómicas.

Julia Louis-Dreyfus es una masajista a domicilio, divorciada, cuya hija está a punto de emigrar para comenzar sus estudios. En una fiesta conoce a Marianne, una poetisa alternativa, que sugiere levemente pero en todo momento un lesbianismo implícito, explicitado a través de la pareja de admiradoras que la asaltan en su paseo con la protagonista. También se encuentra con el personaje de James Gandolfini, un gordo simpático que se encuentra en la misma situación sentimental que Julia.

La película mezcla con gusto y buena sensibilidad la comedia, que tiende más a la sonrisa que a la carcajada, aunque en ocasiones el humor se incremente bastante; con la tragedia y las consecuencias de engañar al instinto, con los prejuicios generados por los juicios de valor que la gente emite sobre las personas queridas.

Julia Louis-Dreyfus, James Gandolfini, Catherine Keener

 Toni Collette aparece como personaje secundaria para aportar otro matiz más a la reflexión sobre la estabilidad matrimonial, el divorcio bueno y el malo, y la posibilidad de reencontrarse. Está espléndida, como siempre. Es impresionante el parecido que tiene en las películas con la veterana Lindsay Duncan (Le Weekend). Gandolfini está espléndido, mostrando sin grandes exageraciones la sensibilidad y fragilidad de su personaje, algo difícil teniendo en cuenta su descomunal envergadura y su dificultad para susurrar.

Los espacios luminosos se combinan con una fotografía correcta que solo falla en los desplazamientos de cámara, en los que hay interferencias que evitan gozar al máximo de la textura pictórica del filme; pero que no entorpecen a la trama, fundamentada sobre todo en los diálogos, la interpretación de sus protagonistas y el ritmo de las situaciones, todo ello sobre una infraestructura de comedia de enredo, romance y costumbrismo.

Es una buena opción para los que gusten de las nuevas películas “pobres”, que escapan de la espectacularidad y buscan mostrar trozos de vida de gente sencilla, que podríamos ser perfectamente todos nosotros, con problemas pequeños en apariencia pero grandes y existenciales en la realidad. Además, el público agradecerá la inteligencia de su humor y la severidad con la que la película castiga los comportamientos censurables.

[toggle title=”Dato Cinéfilo“]Aprovechamos la ocasión para llamar la atención sobre el autor de la banda sonora original: Marcelo Zarvos. Es un gran talento de la música hollywoodiense. En esta ocasión su música pasa inadvertida, y se utiliza para el recurso mas típico del cine, potenciar con música leve de piano la explosión emocional de los momentos más patéticos de la cinta (tomando el término patético en su sentido original, momento de máxima expresividad de los sentimientos). Sin embargo, el trabajo realizado en La mirada del amor era espléndido, casi visual; por no decir su experiencia en El Ladrón de Palabras, película en la que la música dibuja la luz, que a su vez varía la realidad y la ficción de cada una de las ficciones reales.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar