Home > Cine > Una historia de flemáticos con pistolas

Una historia de flemáticos con pistolas

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
La Entrega (2014) - Michaël R. Roskam - Germán Esteban Espinosa

Título: La entrega

Director: Michaël R. Roskam

Guión: Dennis Lehane (basado en su relato corto Animal Rescue)

Producción: Peter Chernin, Dylan Clark y Mike Larocca

Dirección de fotografía: Nicolas Karakatsanis

Reparto: Tom Hardy (Bob); Noomi Rapace (Nadia); James Gandolfini (Primo Marv); Matthias Schoenaerts (Eric Deeds); John Ortiz (Detective Torres); Michael Aronov (Chovka)

Duración: 106 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribuye: Twentieth Century Fox

[/tab][/tabs]

  Germán Esteban Espinosa


Hace dos semanas nos despedíamos de Philip Seymour Hoffman en El hombre más buscado; ahora nos encargamos de comentar el último rol al que dio vida James Gandolfini: el Primo Marv. Marv es un tipo misterioso, aparentemente seguro de sí mismo, que se da aires de gángster y que parece el dueño del cotarro; pero lo cierto es que hace casi una década que se acobardó y dejó que su bar, una caja de ahorros del contrabando, pasara a ser gestionado por la mafia chechena, dirigida por el frío Chovka.

A partir de esta premisa, el poco conocido director Michaël R. Roskam elabora una historia de robos, conspiraciones y economía sumergida, llena de una irrealidad asombrosa, provocada por la falta de sangre en las venas de sus personajes. Esta frialdad, esta flema con la que el protagonista (Tom Hardy) encara la realidad y con la que el resto de los personajes reacciona, es lo que provocará que, en muchas escenas aparentemente dramáticas, el público se sorprenda riendo.

Tom Hardy lleva a la máxima expresión la alienación de su personaje, semejante a la del protagonista de la novela de Camus: El Extranjero. No hay nada que lo conmueva. Es como un témpano. Pura tranquilidad. Pasa la mayor parte del argumento como si no tuviera motivaciones ni deseos propios y no fuera más que un tronco que flota en el río, acercándose poco a poco a su mar final. Recuerda en cierta manera a los personajes que suele interpretar Ryan Gosling, solo que con menos trastornos psicopáticos.

La Entrega (2014) - Michaël R. Roskam - Noomi Rapace - Tom Hardy - Germán Esteban Espinosa

El dúo de caracteres opuestos formado por James Gadolfini y Tom Hardy sirve para acelerar el argumento del largometraje. Sin embargo, el guionista es perfectamente consciente de que para que una película de estas características llegue a buen puerto, siempre es necesario potenciar la dimensión interna del protagonista. Para ello introduce una subtrama con Noomi Rapace y un cachorro apaleado de pitbull como protagonistas.

Esta subtrama cumple, por encima de todo lo demás, su objetivo de mostrar el arco de transformación del protagonista. Sin embargo, la artificiosidad con la que todos los elementos del argumento se encuentran a lo largo de la cinta, provoca que la historia parezca demasiado forzada, con alguna laguna argumental, como por ejemplo la indefinición del vínculo entre Gandolfini y Hardy; o la subtrama de investigación policial, que se diluye según avanza la película y que solo sirve para proporcionar a los espectadores más atentos una pista sobre el desenlace.

Noomi Rapace vuelve a repetir personaje con cicatrices en la cabeza, aunque esta vez sean pequeñitas y solo supongan una anécdota sin importancia para el argumento, y no un detalle clave para su psicología, como ocurriera en la lamentable La venganza del hombre muerto (2013). Su personaje es clave para la evolución de Tom Hardy y para que éste caiga simpático al espectador.

La Entrega (2014) - Michaël R. Roskam - Tom Hardy - James Gandolfini - Germán Esteban Espinosa

La banda sonora posee una gran importancia en esta película, ya que actúa semánticamente sobre la producción en dos formas fundamentales, tanto empatizando con lo que sucede en escena, como potenciando la emoción. Por otro lado, actúa igual que en Kon Tiki (2012), adelantándose a la escena. Es decir, se muestra una escena en pantalla que es normal y costumbrista, pero en la que de repente comienza a sonar una música que anuncia una sensación de peligro, y unos segundos después, el personaje descubre que alguien se ha colado de noche en su apartamento.

Gracias al trabajo de los intérpretes y los añadidos de la banda sonora, la película tiene puntos interesantes. Eso sí, la excesiva frialdad, alienación y falta de sangre en las venas de los personajes principales crea efectos curiosos, que bien pueden fastidiar las expectativas de los espectadores, pero que también puede servir para explorar unos retratos psicológicos poco transitados en el cine.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Dennis Lehane es famoso por ser el autor de novelas que se han convertido en grandes películas, como Shutter Island (2010), Adiós pequeña, adiós (2007) y Mystic River (2003). Por fin ha dado el paso personal a la escritura de imágenes mediante la guionización de su relato corto Animal Rescue.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar