Home > Cine > Una cinta que pasa sin pena ni gloria

Una cinta que pasa sin pena ni gloria

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Nueva vida en Nueva York (2013) - Cédric Klapish - Clara Reynés

Título: Nueva vida en Nueva York

Director: Cédric Klapisch

Guión: Cédric Klapisch

Producción: Raphaël Benoliel

Música: Christophe Minck

Montaje: Anne-Sophie Bion

Dirección de fotografía: Natasha Braier

Reparto:  Romain Duris (Xavier Rousseau), Audrey Tautou (Martine), Cécile de France (Isabelle ), Kelly Reilly (Wendy)

Duración: 117 minutos

País: Francia

Año: 2013

Distribuye: A Contracorriente Films

[/tab][/tabs]

 

Clara Reynés

Este largometraje es el tercero de la saga que empezó con Una casa de locos (2002) y continuó con Las muñecas rusas (2005). Xavier es ahora un escritor de éxito cuya vida personal se ve truncada por la decisión de su exmujer de mudarse a Nueva York, por lo que decide abandonar un prometedor futuro en París para poder estar cerca de sus hijos.

Este metraje será gustoso para todos los amantes de la comedia romántica ligera francesa. Es etéreo, fácil, sencillo y sin grandes presunciones. No obstante, hay que poner en claro que no llega a ser ni por asomo tan bueno como Una casa de locos, pero sí del estilo de la franquicia.

Nueva vida en Nueva York (2013) - Cédric Klapish - Romain Durish - Audrey Tautou - reparto

En general, es un largometraje que funciona bastante bien, incluso consigue provocar alguna risa en el espectador. Trata, una vez más, de los conflictos que surgen por el desamor y los choques culturales en un medio burgués. El personaje hace uso de la voz en Off, de situaciones histriónicas, de unos bellos protagonistas, y juega la baza de la confrontación entre la mentalidad europea y la norteamericana.

A un nivel técnico está bien realizada, no hay grandes fallos de guión, ni tampoco aciertos sorprendentes ni sobrecogedores para el espectador. La fotografía es muy bonita y estética, y algunas localizaciones, como Chinatown, son muy vistosas. El reparto hace un buen trabajo, y el resultado es exactamente lo que el espectador podría desear cuando entró en el cine: una comedia francesa, ligera, burguesa, racional. Una pieza que no llega a ser exquisita, pero que sí cumple con lo que promete.

Nueva vida en Nueva York (2013) - Cédric Klapish - Romain Durish - fotograma

En definitiva, ponderando el global, se trata a todas luces de un metraje hecho con miras a recuperación de taquilla, comercial en la línea francesa, con un reparto atractivo, bello y joven, tanto el principal como el de secundarios. Un largometraje sobre líos de faldas y un hombre que intenta en vano adaptarse a la corriente de las aguas femeninas, con puertas que se abren y puertas que se cierran, personajes que entran y salen, con toques de comedia de enredo y con personajes muy felices. Cédric Klapisch no arriesga, no pierde, y tampoco gana mucho; sólo suma, al presentar este largometraje que está muy en la línea del resto de su filmografía.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Resulta curioso que el apellido del protagonista de las tres películas que componen la saga sea Rousseau (haciendo referencia al gran filósofo), teniendo en cuenta que este se pasa todo el metraje preguntándose acerca de la naturaleza de género de la vida (drama, comedia), y así lo plasma en su novela.[/toggle]

Continúa el camino...
Entrevista a Francesca Archibugi
Una de sustos
Lazos de sangre, un buen remake
“Cautivos”, una piedra sin pulir

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar