Home > Cine > ¡Vivan los tópicos!

¡Vivan los tópicos!

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

La batalla del año (2013) - Benson Lee - Elena Tara

Título: La Batalla del Año (Battle of the Year)

Director: Benson Lee

Guión: Brin Hill, Chris Parker, Benson Lee

Producción: Beau Flynn, Amy Lo, Tripp Vinson

Dirección de fotografía: Michael Barrett

Banda Sonora: Christopher Lennertz

Reparto: Josh Holloway (Jason Blake); Laz Alonso (Dante Graham); Josh Peck (Franklyn); Caity Lotz (Stacy); Chris Brown (Rooster); Ivan ‘Flipz’ Velez (Flipz); Jon ‘Do Knock’ Cruz (Do Knock); Anis Cheurfa (Anis); Jesse ‘Casper’ Brown (Rebel); Davis Shreibman (Kid); Sawanda Wilson (Sniper); Richard Maguire (Lil Adonis); Steve Terada (Bambino)

Duración: 110 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribución: Sony Pictures

[/tab][/tabs]

Elena Tara


Los amantes de las películas de baile tienen una cita este verano en las salas con La batalla del año. Que sea una cita ineludible o no, ya es otro asunto. La compañía cinematográfica Screen Gems comenzó a planificar en 2009 la adaptación cinematográfica del documental de Benson Lee (Planet B-boy), que dirige también la película. El documental revisaba los orígenes del breakdancing y su declive en su país de origen, Estados Unidos, mientras su popularidad aumentaba en el resto del mundo. Sobre este asunto gira toda la trama.

Dante Graham (Laz Alonso) abre la cinta expresando la preocupación que le causa un comentario que escucha en la calle; ‘El B-boy, ya no mola’. Sí, así de claro. Y él, como dueño de una empresa que no terminamos de saber qué es, pero que está relacionada con la cultura del hip hop, ve peligrar las ventas. Porque si el B-boy ya no mola, ‘¿Cuánto falta para que el hip hop deje de molar?’. Un drama. ¿La solución? Entrenar a un equipo de B-boys para la competición mundial que da nombre a la película. Había que traer de vuelta el trofeo a Estados Unidos a toda costa, por el tema de las ventas, pero sobre todo por orgullo, ya que como él mismo repite más de una decena de veces ‘ellos crearon a los B-boys’.

La batalla del año (2013) - Benson Lee - Josh Holloway - fotograma coreografía - Elena Tara

Dante elige como entrenador a un antiguo amigo suyo, compañero b-boy y ex entrenador de baloncesto, que le recibe en su casa al más puro estilo John Wayne, rodeado de botellas vacías y con barba de tres días. Y aquí empiezan los tópicos. Un alcohólico atormentado por un motivo que sale a la luz demasiado pronto, y demasiado forzadamente; que aunque no recibe la propuesta con demasiado entusiasmo, como es normal, termina aceptando la empresa y tomándosela muy en serio. Hablamos de Jason Blake (Josh Holloway), que desde su primera aparición en escena interpreta el papel de poli malo malhumorado.

Tenemos al tío con pasta, al entrenador que necesita renovar su vida, y solo nos falta la chica. Caity Lotz interpreta a Stacy, una coreógrafa que pasa de puntillas en la trama, salvo para hacer notar el machismo entre los chavales.

Y la guinda del pastel: el equipo. Un grupo de chicos de barrios bajos (y no es porque lo digamos nosotros, sino que el guión insiste mucho en que quede claro), desobedientes, agresivos y egoístas, que acceden al llamado Dream-Team a través de un cásting digno de Operación Triunfo. A priori, por supuesto, parece imposible que estos chicos vayan a entrar en vereda. Son personajes con poca profundidad, entre los que se encuentran homosexuales y homófobos, amigos enfrentados, padres adolescentes y, en definitiva, chicos cuya ‘única oportunidad en la vida es ganar la Batalla del Año’. Por supuesto, la película nos enseña una vez más cómo el baile y la música pueden reducir diferencias y crear un ambiente empalagoso y poco creíble al más puro estilo Take The Lead.

La batalla del año (2013) - Benson Lee - fotograma coreografía - Elena Tara

Lo que más llama la atención es el toque patriótico constante, y el aire militar que tiene toda la cinta, empezando por el viejo correccional donde tienen lugar los tres meses de entrenamiento, y terminando por la música de fondo en los momentos más emotivos, digna de los desfiles de la Marina en Algunos Hombres Buenos (1992). Es más, Benson Lee parece querer hacer latente el complejo que tienen los estadounidenses por la imagen de chulos e irrespetuosos que según los protagonistas tienen en el resto del mundo, y la participación del Dream Team ayudará también a limpiar la imagen del país.

El componente más importante que tienen las películas de este género son la emoción y las coreografías impresionantes, y esta película carece de ambas. De lo primero, porque el guión no termina de ser coherente, ya que está lleno de discursos interminables pronunciados a voces y una gran redundancia en las expresiones y los conceptos; y de lo segundo, porque apenas permiten al público ver una coreografía completa, ya que están constantemente dividendo los planos en cuadros que, lejos de parecer innovadores y dinámicos, consiguen despistar por completo al espectador. Además, el empeño de enseñar el eco internacional que hace la prensa del evento, provoca una incesante aparición en escena de los mismos reporteros una y otra vez (entre ellos, representando a España, Tania Llasera, con una alcachofa de Telecinco), comentando obviedades.

La batalla del año (2013) - Benson Lee - fotograma coreografía grupal - Elena Tara

Todo esto convierte los 110 minutos más en un soporte descarado de publicidad para los productos de Sony y Braun y un desfile de ropa deportiva de Puma, que en una cinta que, como uno de los personajes comenta, podría haber sido ‘Fama, pero con pandilleros’. Imagino que los aficionados al breakdance encontrarán tanto de esta disciplina en la película como los aficionados al kárate en la saga Karate Kid. Pero eso sí, el 3D ayuda. O no.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]La película contó con varios reclamos para la audiencia, entre ellos, la participación del actor de Perdidos (Lost) Josh Holloway, y el cantante Chris Brown, que fue candidato en la edición trigésimo cuarta de los Golden Rapsberry Awards al premio de Peor Actor Secundario por su interpretación de Rooster.[/toggle]

Continúa el camino...
Cuando lo absurdo invita a una reflexión más profunda
François Ozon vuelve a colocar al cine francés en lo más alto
El dramón que parecía un thriller
La primera comedia inteligente en mucho tiempo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar