Home > Cine > Todas las guerras son santas

Todas las guerras son santas

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Corazones de Acero (2014) - David Ayer - Gustavo Morales Delgado

Título: Corazones de acero (Fury)

Director: David Ayer

Guión: David Ayer

Producción: David Ayer, Bill Block, John Lesher, Ethan Smith

Dirección de fotografía: Roman Vasyanov

Banda Sonora: Steven Price

Reparto: Brad Pitt (Don “Wardaddy” Collier); Logan Lerman (Norman Ellison); Shia LaBeouf (Boyd “Biblia” Swan); Jon Bernthal (Grady “Coon-Ass” Travis); Michael Peña (Trini “Gordo” García); Xavier Samuel (Teniente Parker); Scott Eastwood (Sargento Miles)

Duración: 128 minutos

País: China, Estados Unidos y Reino Unido

Año: 2014

Distribuye: Sony

[/tab][/tabs]

 Gustavo Morales Delgado


La historia es sencilla: tripulación de un carro de combate Sherman M4, llamado Fury, entrando en Alemania en 1945. De ahí, el director intenta construir a los personajes.

Para darle hilo al argumento, el novato Norman “Máquina” (Logan Lerman), inopinadamente alistado a la tripulación del carro, nos prestará sus ojos de mecanógrafo, 60 palabras por minuto, para que ante él se desarrollen los personajes. La película intenta ser de un tremendo realismo que no se regodea en lo gore, sin evitar el horror. El montaje y el escenario son brillantes, consiguen transmitir la brutalidad de la guerra y el embrutecimiento que produce en los combatientes.

Desde Salvar al soldado Ryan (1988), la dureza suele expresarse en la ejecución sumarísima de prisioneros indefensos. Sin obviarlo, el director suaviza y deja un espacio para los buenos chicos que no participaron en la violación de dos millones de alemanas. Los tripulantes de Fury las pagan o seducen, “con una chocolatina”, tasa el “Gordo” (Michael Peña). El rol de bruto ciego como “Tontoelculo” lo borda un sucio Jon Bernthal, aprovechando su tamaño, su nariz y sus dotes interpretativas. Convence. El personaje de “Biblia” está logrado por Shia LaBeouf, en un papel algo acuoso determinado por su personaje, muy alejado de la saga Transformers. Es el guía espiritual de una escuadra deficitaria en ética, mientras que “Wardaddy” (Brad Pitt) es el jefe de guerra, denostado y seguido hasta el final por sus leales, que toman forma e individualidad. El espectador verá a algunos redimir con su sacrificio las faltas, reales o imaginarias, de su barbarie en la guerra. Ahí uno de los protagonistas brilla con luz propia en una de las acciones más contadas y repetidas por los soldados.

Corazones de Acero (2014) - David Ayer - Brad Pitt - Shia LaBeauf - Reparto - Gustavo Morales Delgado

La breve historia de pareja, ingrediente americano por excelencia, la protagoniza una actriz alemana, Alicia von Rittberg, en el papel de la joven Emma; haciendo “Wardaddy” de alcahuete del joven “Máquina” y muro de contención del resto de la escuadra.

La fotografía es impecable. Nos muestra contraplanos excelentes, sin dejarse arrastrar por el detalle, una tentación difícil de superar por el extremo cuidado que se ha tenido en la representación de armas, vehículos, uniformes y teatro de operaciones. Para los muchos extras que aparecen en Corazones de acero, se han usado renactors, aficionados de asociaciones históricas que recrean la vida de los soldados de distintas épocas, en lugar de un aluvión de indocumentados, con lo que mejoran los movimientos militares, la uniformidad y los usos y costumbres de la época. La iluminación es amiga del humo y de la noche, muy bien tratada; aunque se lo facilita sobremanera un gran trabajo de utilería que no falla en el menor detalle, a pesar de la sorpresa de algunos puntillosos al ver a “Wardaddy” manejando un fusil de asalto Sturmgewehr 44.

Hay un guiño a la proporción en el duelo entre los carros de combate Sherman M4 y el alemán Tiger I.  Del primero, Estados Unidos produjo 50.000 tanques, mientras que Alemania fabricó 1.347 Tiger I. Esas cifras explican la victoria en la guerra y en ese combate, con el conocido talón de Aquiles del mítico tanque alemán, en el que los radiadores eran vulnerables a los disparos antitanque por el lateral y la trasera. No creo que sea casualidad que ese duelo reproduzca la caza del capitán Wittmann: acorralado por ocho Shermans, su Tiger destruyó a tres antes de ser abrasado por cinco tanques M4. Su palmarés era de 273 tanques y cañones destruidos en menos de dos años.

Corazones de Acero (2014) - David Ayer - Brad Pitt - Shia LaBeauf - Fury - Reparto - Gustavo Morales Delgado

Fury es una película de guerra con el espíritu de Black Hawk derribado, de Ridley Scott (EE.UU., 2001). Es guerra, pura guerra, no hay recuerdos, sólo la intención de seguir vivos y de obedecer órdenes suponiendo que alguien sepa lo que está pasando y cómo acabará esto. En otras partes había aromas de  Los panzer de la muerte, de Sven Hassel, por lo desagarrado de los personajes y el acoplamiento de alguno: Viejo/Biblia, Tontoelculo/Hermanito. Al final comparamos con La bestia de la guerra, de Kevin Reynolds (EE.UU., 1988), que no deja de ser la historia de otro tanque en distinto tiempo y escenario. Ambas son buenas y la segunda es mucho más cara.

[toggle title=”Dato cinéfilo”]El tanque Tiger de la película procede del museo Bovington Tank, de Reino Unido, y es la primera vez que se utiliza en cine. Tiene la particularidad de ser el único tanque de este tipo que se conserva con perfecta funcionalidad[/toggle]

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar