Home > Cine > The Help

The Help

Nunca nadie me había preguntado qué se siente el ser yo. Una vez dije la verdad sobre eso, me sentí libre (Aibileen)

Marta García Outón

Oscar, Premio BAFTA y Globo de Oro a mejor actriz de reparto: Octavia Spencer; el reparto completo fue premiado en el Hollywood Film Festival y además, la película obtuvo numerosas nominaciones a lo largo del 2011 entre las que encontramos mejor película, mejor actriz principal (Viola Davis), y a Jessica Chastain como mejor actriz de reparto.

Hablamos de la película The Help (Criadas y Señoras), una historia basada en la también exitosa novela de Kathryn Stockett. Al parecer, el inexperto director Tate Taylor (éste es su segundo largometraje después de una muy poco reconocida cinta en 2008: Pretty ugly people) consiguió los derechos de la escritora, amiga suya de la infancia, antes de que ella editara la novela. Así, Taylor se ha hecho cargo del guión y de la dirección de esta narración que recoge la biografía de tres mujeres (una blanca, que no “señora”, y dos criadas) que desempeñaron un arriesgado pero emprendedor proyecto en los años 60.

La autora, personificada en la joven escritora Skeeter (Emma Stone), se atreve a realizar la novela recogiendo los testimonios de un grupo de mujeres negras de Jackson, Missisipi, que llevan trabajando a lo largo de toda su vida para familias blancas. La osada escritora, extraña intelectual y soltera entre su grupo de amigas de clase acomodadas, casadas y coquetas, resalta por su carácter receptivo y emotivo hacia las amas de casa. Tras sentir el empuje de Dios, Aibileen se llena de coraje para revelar sus experiencias a Skeeter, aún sabiendo las consecuencias que puede tener la publicación de la obra, y anima a su mejor amiga, Minny (una mujer que no teme expresar lo que siente), a cooperar en el proyecto. Las páginas recogen las vivencias de multitud de criadas, quienes liberan sus sentimientos durante el cuidado de los hijos de las familias blancas, así como las desgracias sufridas debido a la creciente discriminación racial.

En la trama descubrimos los principios morales de la época, las relaciones entre blancos y negros, cómo era mayoritariamente observado el estado civil de las mujeres, así como la incipiente emancipación de la mujer y su liberación de la obligación para con los hijos dejándolos en manos de amas de casa.

La cinta mantiene una estética brillante, con una tonalidad muy colorida y de fuertes contrastes, y con estilosa reconstrucción de los escenarios de la época (las grandes casonas, las viviendas más pobres de la gente de color…), al igual que las estrambóticas tendencias de moda. El guión resulta algo largo debido a que parte de una base novelada de unas seiscientas páginas, con una narración demasiado literaria; sin embargo, no resulta pesado, ya que el tono cómico y las impresionantes interpretaciones femeninas aligeran el ritmo.

El reparto es casi exclusivamente femenino (tan sólo cuenta con un par de apariciones masculinas), que trabajan una gran diversidad de caracteres tipo (desde la más tonta, a la inocente, a la egoísta y manipuladora…), pero trabajados con tanta maestría (si el resultado es debido al apoyo direccional de Taylor, éste merece un gran reconocimiento por ello), donde uno consigue saborear la potencia dramática de cada uno de los personajes. Cabe destacar la participación de Viola Davis en el personaje de Aibileen, de un carisma absorbente y de una intensidad interpretativa extraordinaria; así como las intervenciones cómicas de Octavia Spencer. Jessica Chastain tampoco se queda corta, en su papel de Celia Foote, una mujer rechazada por las demás por su éxito matrimonial y su apariencia tonta y superficial, pero que oculta una ejemplar calidez humana.

Por lo que podemos apreciar, la obra es un excelente muestrario de personajes de una gran diversidad de personalidades y experiencias, que resaltan el carácter osado de un grupo de mujeres a ofrecer la verdad, liberándose a sí mismas, aún temiendo las repercusiones. El tema del racismo se toca con naturalidad y sutileza, suavizándolo con cierto tono sarcástico, pero para nada picante, ofreciendo así una imagen amable de la vivencia de las protagonistas en un medio complicado. La facilidad de conducir al espectador de la risa al llanto, así como de la recapacitación ante los dilemas morales a la conmoción por el telón de humanidad que cubre la historia, resulta admirable y sin duda, se ha de aplaudir la labor de su director por lograr semejante éxito con una película que muy bien podía haber pasado desapercibida entre sus competidoras hollywoodienses.

____________
– Otras críticas de Cine

Continúa el camino...
Nolan, el pintor de batallas
«Barry Seal», un traficante a medida de su contexto
Ignacio de Loyola: guerrero al servicio del Señor
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar