Home > Cine > Surrealismo hiperviolento

Surrealismo hiperviolento

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Solo Dios perdona" (2013) - Nicolas Winding RefnTítulo: Solo Dios perdona

Director: Nicolas Winding Refn

Guión: Nicolas Winding Refn

Producción: Lene Borglum, Sidonie Dumas, Vincent Maraval.

Dirección de fotografía: Larry Smith

Reparto: Ryan Gosling (Julian); Vithaya Pansringarm (Ghang); Kristin Scott Thomas (Crystal); Tom Burke (Billy); Yayaying Rhatha Phongam (Mai).

Duración: 90 minutos

País: Francia, Tailandia, Estados Unidos y Suecia

Año: 2013

Distribuye: Vértigo

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

Aún seguimos en shock, completamente noqueados tras contemplar este extraño híbrido entre el surrealismo de David Lynch y el gore brutal de Takashi Miike, conocido como el Tarantino nipón. Después de Drive, el director y guionista Nicolas Winding Refn vuelve a elegir al hierático Ryan Gosling para un papel de peso en su cinta, donde interpreta a un sociópata con complejo de Edipo que aún así consigue tener algo de conciencia y empatía interior, suficiente como para no ser un autómata en las manos de su perversa madre.

El argumento es extremadamente sencillo: Billy, el hermano de Ryan Gosling, viola y mata a una joven tailandesa. Esto lo descubre Vithaya Pansringram, un policía tailandés que quiere un futuro mejor para su país, sumido en la pobreza y la prostitución, por lo que ordena la ejecución del hermano. Esto provoca que la madre de Gosling viaje a Tailandia y presione a su hijo para que se vengue. Todo parece muy sencillo, casi de película de sobremesa; ¿Qué es lo que hace el director? Complicarlo todo al máximo.

Inunda la película de largas secuencias oníricas del subconsciente degenerado de Ryan Gosling, y lo adereza con escenas violentísimas de una crueldad visual impactante, potenciada por el desagradable efecto que provoca la recomendación de proyectarla con un volumen de sonido demasiado alto, lo que provocará que los más sensibles pasemos media película con los dedos ocupados en tapar nuestros tímpanos.

Fotograma de "Solo Dios perdona"

Brazos cortados por el filo de un machete, antebrazos y muslos clavados en un sillón por medio de pinchos para el pelo; globos oculares atravesados de arriba abajo, e incluso puñales en el cerebro ensartados a través de la oreja, son mostrados sin tapujos en una película violentamente vomitiva, que intercala secuencias rápidas con otras de una lentitud artística contemplativa, gracias a los baños cromáticos irreales en rojo, azul y amarillo que reciben las diversas partes del filme.

Kristin Scott Thomas es la más camaleónica de todas las estrellas de Hollywood. Se pueden tomar varias suyas de esta temporada, como En la Casa (2012) y Bel Ami (2012), y comprobar que en todas ellas parece una actriz diferente. En esta ocasión su transformación es brutal. Resulta completamente irreconocible en el papel de madre absorbente, criminal e incestuosamente manipuladora que interpreta.

Pese a todo lo mencionado, Solo Dios perdona tiene puntos muy buenos, incluso excelentes, pero es una película más destinada al laboratorio universitario y al estudio de los planos y la narración cinematográfica que al consumo del público en general. Es francamente interesante para poder concluir cómo expresar el surrealismo, cómo hacer que las imágenes en movimiento provoquen la sensación de extrañeza y miedo irracional en el espectador, y dotar al metraje proyectado de una irrealidad fantástica que hasta ahora solo habíamos podido contemplar en David Lynch y otros surrealistas. La influencia de dicho director en la película se muestra claramente en los intermedios protagonizados por el justiciero tailandés cantando karaoke en un escenario azul, delante de toda la policía, sentada en mesas debajo de un techo de lámparas chinas rojas.

Ryan Gosling en "Solo Dios perdona"

Su extrema violencia unida al estridente volumen al que se proyecta, más la extraña manera de narrar la trama, hacen que no sea una película apta para el gran consumo, ni de buen gusto para los cinéfilos. Es perfecta para los que busquen algo nuevo, y sobre todo para los estudiantes de cine, para que la desguacen plano a plano y aprendan cómo crear un modo alternativo de narración del subconsciente atormentado del supuesto protagonista.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Ya hemos hablado en varias críticas sobre la plasmación del estilo indirecto libre en el cine, conseguido mediante la transmisión de las emociones de un personaje a través de los movimientos de cámara y los encuadres de un plano. El surrealismo de la película ofrece una manera más freudiana de transmitir estos sentimientos subjetivos por medio de la imagen: deformar la realidad para adaptarla a las mezclas y rupturas espaciotemporales propias de las visiones que tenemos cuando soñamos.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar