Home > Cine > Sombras tenebrosas

Sombras tenebrosas

Marta García Outón

La obsesión de Tim Burton por presentarnos la realidad más monstruosa, hogar de las sombras menos insospechadas que habitan dentro de cada uno de nosotros, convierte al director en uno de los más complicados de definir y de interpretar dentro del ambiente artístico cinematográfico.

La película Sombras Tenebrosas se sustenta sobre los cimientos de una obra que tuvo un desorbitarte éxito en su tiempo. Hablo de una serie televisiva del 66 realizada por Dan Curtis. La trama se construye sobre el pilar de la telenovela romántica, creativamente innovadora al estar ambientada en una corte gótica y con añadidas pinceladas de terror y fantasía. La historia habla de una familia, los Collins, que consigue un notable poderío en América a partir del siglo XVIII. Un día, el joven Barnabas Collins (Johnny Deep) cae bajo la maldición de una bruja, Angelique (Eva Green), quien al no verse correspondida en el amor, condena al joven Collins a la naturaleza monstruosa de un vampiro. El enfrentamiento entre ambos perdura a lo largo del tiempo involucrando a la familia de Collins hasta que Barnabas despierta de su tumba en los años 70.

Al estar ambientada en la época de los 70, recoge las modas del momento, la situación política, el nuevo sentimiento femenino de reafirmación, jóvenes rebeldes, padres liberales… todo ello enfrentado con un mundo completamente diferente y de cuento. En ella se apoya la unión familiar, la sinceridad del corazón y también la obsesión de Tim Burton en descubrir el alma en aquellos que son rechazados por la sociedad al ser calificados como diferentes. Barnabas es un hombre castigado bajo la naturaleza demoníaca de un vampiro, pero aun así, puede amar de verdad; y es aquí donde el autor lo diferencia  del amor posesivo y caprichoso de la bruja, parodia de la sensualidad desmesurada que tanto conocemos en las historias de monstruos.

La obra, al ser una adaptación televisiva, la cual también tuvo sus complicaciones interpretativas, dificulta la comprensión de la trama, en la que se enredan múltiples situaciones y personajes, cada uno con su pasado y su presencia histórica; por lo que la pretensión del director de mostrarnos todo ello en una producción de menos de dos horas ha desdibujado muchos de los personajes y no ha trabajado multitud de expectativas que ha creado en el espectador.

Las interpretaciones son magistrales, empujadas por verdaderos genios del arte dramático (entre ellos, el siempre presente Johnny Deep y una magnífica Eva Green). La fuerza productiva lo acoge el equipo artístico, todos ellos antiguos colaboradores de Tim Burton (Rick Heinrichs, encargado del diseño de producción, el diseñador de vestuario Colleen Atwood, el editor Chris Lebenzon y el compositor Danny Elfman).

De nuevo, en su último proyecto, Tim Burton nos presenta a todos sus intérpretes ocultos tras una máscara, donde ni siquiera el más normal o la luz más pura, puede librarse de un mínimo de oscuridad; porque donde hay bien hay mal, así como donde hay luz, debe haber oscuridad. Tim Burton pretende presentarnos a esas personas, disfrazadas tras un traje monstruoso o con una naturaleza aberrante, con un alma igual de sensible y humana a quienes calificamos como más normales.

_________________
– Otras críticas sobre Cine

Continúa el camino...
«Asesinato en el Orient Express» descarrilado
El «Vatel» neoclásico de Roland Joffé
«Blade Runner 2049», ni a la suela del original
«Le Redoutable». Cuando Godard mató a Godard

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar