Home > Cine > Simbolismo contemplativo del hombre contra la naturaleza

Simbolismo contemplativo del hombre contra la naturaleza

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Cuando todo está perdido" (2013) - J. C. ChandorTítulo: Cuando todo está perdido

Director: J. C. Chandor

Guión: J. C. Chandor

Producción: Neal Dodson, Anna Gerb, Justin Nappi, Teddy Schwarzman.

Dirección de fotografía: Frank G. DeMarco, Peter Zuccarini

Música: Álex Ebert

Reparto: Robert Redford (Nuestro hombre)

Duración: 106 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2013

Distribuye: Universal

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

Robert Redford aguanta sobre sus hombros todo el peso interpretativo de esta arriesgada película, ya que es el único intérprete que ocupa la pantalla durante los 106 minutos que dura el metraje. Durante ese tiempo, el veterano actor tratará de sobrevivir en medio de la nada oceánica, con la única ayuda de sus conocimientos marineros, y lo hará sin articular más de 20 palabras en toda la película, sin incluir la leve introducción en Off del comienzo de la cinta.

Una actuación de estas características es realmente complicada, porque el actor tiene que estar completamente concentrado y no incurrir en sobreactuación alguna. No obstante, Redford realiza una interpretación tan sobria, tan falta de espíritu y tan aparentemente simple, que a primera vista parece no convencer al espectador, como si no se encontrara a gusto con su papel. Sin embargo, conforme avance la película observaremos que se limita a representar su personaje, del cual no sabemos absolutamente nada, ni cuáles son sus motivaciones, ni por qué está allí, ni si alguien lo espera. Nada de nada.

Cuando todo está perdido es una apuesta por el minimalismo argumental. El director quiere transmitirnos una idea, un pensamiento y una aventura: las peripecias de Redford para intentar escapar de la despiadada naturaleza. Por tanto, el realizador escoge desnudar el argumento de todo lo accesorio. Elimina las subtramas para centrarse en el personaje de Redford, al que no define más que por sus acciones, que lo describen como alguien flemático, que oscila entre el abatimiento y la esperanza, y que da clara muestra de agotamiento debido a su edad.

Robert Redford en "Cuando todo está perdido"

Podríamos hablar aquí del término “fotogenia”, según lo acuñó el propio Delluc allá los Años 20 en Francia, que lo definió como esa propiedad de las personas para aparecer en la película tal como son, y que posteriormente inspiró a los neorrealistas y sus sucesores para contratar a pescadores para interpretar a pescadores, o a obreros para actuar de obreros. En esta película se consigue perfectamente esa fotogenia, porque aunque Redford sea un actor consagrado, está claro que podría perfectamente ser un marinero a punto de jubilarse, que utiliza su barco como medio para escaparse de la civilización, y que está existencialmente agotado, como transmiten físicamente sus resuellos.

Es interesante para el espectador adivinar cuál es la simbología que encierra esta película. La muestra con una sutilidad infinita, solo sugerida de forma más explícita a través de las extrañas relaciones que forma la música con las emociones de Redford, de manera que se crea un contraste que llama poderosamente la atención. El hecho de que la melodía en cuestión se titule “Amén”, da que pensar sobre la posibilidad de que el director haya querido transmitir una reflexión cristiana sobre el vía crucis y la superación, la esperanza y la ayuda de Dios, que según el catolicismo, nunca abandona al hombre.

Robert Redford en "Cuando todo está perdido"

Pero esta es simplemente nuestra interpretación, cada cuál podrá sacar las conclusiones que desee. Eso sí, no podemos despedirnos sin comentar a nuestros lectores que es una película más contemplativa y reflexiva que emocionante y entretenida. Si bien mantiene buenos momentos de tensión, la mayoría de las veces muestra una intriga casi tranquila. No es una cinta apta para pasar un rato entretenido ni pegado al asiento, pero sí para disfrutar de una apuesta arriesgada y explorar nuevos lenguajes cinematográficos.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]El director juega con la ironía al mostrar las letras “Ho Won” en el contenedor que causa la primera herida mortal al barco del protagonista, que en chino significa “Buena Fortuna”. Además, se trata posiblemente de la única película que teniendo un solo actor; y un solo director que escribe también el guión, tiene más de once productores ejecutivos, entre los que se encuentra el famoso Zachary Quinto (Sylar en Héroes y Spock en las nuevas de Star Trek), además de otros cuatro productores.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar