Home > Cine > Shame

Shame

Fernando Bonete Vizcaino

Lenta. Extremadamente lenta. Tal vez la versión de New York, New York más lenta de la historia del inmortal clásico que inaugurara Minelli y lanzara Sinatra. Shame de Steve MacQueen dejó en 2011 la continuación a una carrera fílmica que empieza a sentar admiración entre crítica y público. Entre las perlas de este singular largometraje se halla la selección musical. Y se lleva la palma la escena liderada por una perfecta Carey Mulligan que interpreta el tema por antonomasia de “la ciudad que nunca duerme”. 

La radical y curiosa, además de admirable diferencia en relación al resto de versiones es, en este caso, la intensa simbiosis con la imagen. Imposible aguantar, sin visionado de por medio, los exasperantes cinco minutos de una canción ideada con aires de triunfalismo y que aquí es introducida imbuida del desolador carácter que embarga íntegramente la película.

Especial atención merecen a las lágrimas de Brandon (Michael Fassbender), hermano en la ficción de la cantante y obsesivo hipersexual que a modo de catarsis deja llenar su vacío existencial con la truncada melodía herida, como su vida, por las disonancias que en cada momento terminan por definirla.

_

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”xdMXvFBOlmE”]

_

Solo así, en su natural contexto fílmico, tiene sentido la personal propuesta musical de Shame. Porque solo en la magnífica proyección de planos, grabación y montaje de la película encontramos el aliciente para permanecer absortos en un mensaje sonoro que de por sí, desprovisto de esta riqueza visual sería, en el primer ejemplo, simple y llanamente una verdadera exageración del tempi y una buena muestra de mal gusto, y en este segundo, correspondiente a las Variaciones Goldberg en la inconfundible interpretación de Gould, un reto inasequible para un espectador medio cada vez más pasivo y menos exigente.

_

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”NwLMjWudd4g”]

___________
– Otras críticas sobre Cine.
– Otras reseñas sobre Música.

 

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro
La Bella y la Bestia: a la sombra del original
Lo que de verdad importa: se necesitan curanderos del cine familiar y con valores

5 Responses

  1. Shame no le llega a la suela a la ópera prima del autor, Hunger. Muy recomendable.
    A mí no me terminó de gustar, pero admito que es una buena película. Me ha gustado que destacases el papel de la hermana por encima del principal y de su obsesión con el sexo, la cual, además, le llega a doler psicológicamente aunque no puede evitar seguir con su problema.
    Quizás no me gustó porque el personaje de Fassbender es demasiado frío y el de Mulligan casi no pega ni con cola con su hermano en la ficción. Y eso que ambos hacen buenas interpretaciones.
    Pero ya sabes que una película dura y fría que deja al espectador con una sensación de… bueno, ya está, he pasado hora y media a ritmo lento mirando el reloj varias veces para ver si pasaba el tiempo y al final, me quedo prácticamente igual porque el personaje no me ofrecía nada de gusto, sino rechazo.
    Un 5 (pero hay que seguir de cerca a McQueen, lo próximo: 12 años como esclavo)

    1. Es curioso, a mí me capturó la película de principio a fin. Porque me pareció bien planteada; va subiendo la tensión general, mientras que el personaje se hunde cada vez más en la desgracia de su vicio hasta que toca fondo totalmente y finalmente reacciona. Tal vez el cambio final sea demasiado súbito, un moralismo repentino que no parece coherente con una persona destruida por su enfermedad.

      Sí coincido contigo en que ambos actores no llegan a pegar del todo.

      Y tendré que ver “Hunger”, desde luego.

  2. Carmen

    El protagonista está tan acostumbrado a encontrarse en espacios vacíos de vida y belleza (impresionante la ambientación con esa luz azulada de fluorescente que se le pega a la piel a Fassbender y los espacios amplios) que busca un “alivio”en el producto mejor vendido de todos los tiempos: el sexo. De ahí que impresione tanto la escena de la hermana, que en un principio aparece presentada como una carga y una molestia inesperada. Un film lento, sí, y también profundamente triste. Te hace darte cuenta de que las grandes miserias también existen en una ciudad tan vibrante en la que puedes alcanzar tus sueños.

  3. Fernando! Tamaño experto en Bach debería saber que en esa escena es más bien el preludio 10 en mi menor que las variaciones goldberg, aunque sí entran en la peli y en esta escena también son tocadas por Glenn Gould. He visto esa peli en cuanto estrenó y me dejó perplejo. Hasta un punto en que desistí de estudiar para un examen que tenia dos días después y lo dejé para septiembre por no me conseguir concentrar en otra cosa que no esta cinta. Creo que de una punta a la otra es de un buen gusto inédito, con una combinación estética musical, visual y emocional que jamás había visto, o para más bien que perfectamente adecuadas a mi gusto personal. Hace mucho que no visitaba tu blog y me alegra ver como ha crecido y alargado su espectro. Lo he vuelto a visitar por pura casualidad, por lo visto el director del departamento de cine es hermano de un amigo y como opinábamos distintamente en relación a “The Counselor” me remetió al Hombre en Camino. Seguramente lo volveré a seguir con más atención. Un abrazo,
    João

  4. ¡João! ¡Cuánto me alegro de volver a saber de ti! Muchas gracias por la aclaración inicial. La verdad es que cité las “Variaciones Goldberg” en general y la escena fue de las pocas que encontré en su día que merecieran la pena con la música de Bach, aunque no coincidiera con la referencia que yo hacía.

    La verdad es que la importancia de la estética de la cinta es absoluta, en la música y en todas sus tomas.

    Me alegra que te guste el cambio que le hemos dado poco a poco a Hombre en camino; como tú indicas, cada día intentamos mejorar y crecer, y el mejor reconocimiento que podemos recibir es el de nuestros lectores.

    ¡Qué casualidad que por vía directa de una amistad hayas llegado de nuevo a la web! Lo comentaré con Germán Esteban.

    ¡Un afectuoso saludo!

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar