Home > Cine > Ser o no ser

Ser o no ser

Marta García Outón

"Ser o no ser" (1942) - Ernst LubitschSer o no ser… El espíritu de William Shakespeare impregna la película de Ernst Lubitsch, y una de sus citas más conocidas titula la obra y nos da la clave para entenderla: el juego de identidades en una trama donde se confunde la realidad y la ficción.

Ernst Lubitsch encontró en el panorama de la II Guerra Mundial el mejor escenario donde representar tanto el drama como lo absurdo. Su lirismo visual y el significativo poder de sus narraciones lo convirtieron en El bardo de Hollywood. El lenguaje de sus películas, satírico y crítico con la realidad política y social, lo convirtió en uno de los preferidos de la compañía alemana UFA para expandir propaganda contra las ideas revolucionarias y liberales de Francia e Inglaterra, pero tras su acogida en América, su postura crítica hacia los totalitarismos que habían emergido en Europa durante el siglo XX (ataca al comunismo en Ninotchka) fue incesante.

La película To Be or Not To Be resultó controvertida en su tiempo, ya que fue rodada pocos años después de la invasión de Alemania a Polonia. Aquí, el director se atreve a burlarse del absurdo del nacionalsocialismo y su adoración al individuo equiparándolo al orgullo y a la vanagloria de los artistas; por utilizar una postura demasiado cómica y satírica con el drama que se estaba viviendo en Europa, no fue muy bien acogida por la crítica; no obstante, la defensa al director es merecida, ya que Lubitsch escogió resaltar lo absurdo de las ideologías, de cada persona, de cada momento… subrayándolo sin malicia, sin dobleces, aunque con una sinceridad tan exagerada que culmina en lo burlesco.

Fotograma de la película "Ser o no ser"

Sin embargo, detrás del elemento crítico y satírico de la obra de Lubitsch hay que destacar la poética expresión visual y la literatura del autor, que convierten esta película en una de las más reconocidas dentro de los clásicos. Encontramos similitudes con Hitchcock en la narración, dominada por el drama y el suspense, pero también juega con las emociones del espectador, empleando el humor y la intriga, que ayudan al público a introducirse en la historia y a jugar un papel dentro de la trama, acompañando al director tras la cámara y a los personajes en sus engañosas identidades para camuflar su nacionalidad polaca y su condición de espía, lo que nos recuerda a Charlie Chaplin en El Gran Dictador (1940).

Su lenguaje en esta película, así como en otras muchas a largo de su carrera (a destacar Bluebeard’s Eighth Wife o The Shop around the Corner), adquiere la sutileza de la sátira, la convicción del periodismo y la pasión del arte, donde el director, cronista y crítico, se convierten en el héroe que se enfrenta a dos escenarios dispares: el de la realidad –la comprometida situación histórica de las guerras de ideología- y el la de la ficción –la vida traducida en el lenguaje del arte. Encontramos una narración escrita con la misma armonía que una sinfonía, donde todos los elementos artísticos se entrelazan y conducen al espectador a lo largo de la historia mediante una elaboración perfecta y equilibrada del montaje, con los movimientos de los actores de unos decorados a otros, entrando y saliendo por las puertas que los conducen por los diferentes decorados como si fuera un amplísimo escenario de teatro. Una historia presentada como la cara de una moneda, donde se presenta oposición constante en la que vemos que la realidad contradice a la ficción y que la ficción engaña a la realidad, sin violar su diálogo simbólico y su sentido direccional, con una banda sonora que se funde con la narración y ensalza esas situaciones y personajes que, insignificantes pudieran parecer en la sociedad o en la película, protagonizan momentos sublimes.

En esta obra, Ernst Lubitsch nos demuestra que el arte de la expresión remueve la historia y el verdadero ser –o no ser- de los personajes y burla a las políticas y a los espectadores, pero que, sin embargo, no es capaz de engañar bajo un disfraz a la mirada inocente de una niña polaca… 

Fotograma de la película "Ser o no ser"

Continúa el camino...
Paz y seguridad en la gobernanza global
A mí a través de ti
IX Jornadas Fernando Rielo de Pedagogía
El compromiso del cine por un mundo mejor

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar