Home > Cine > Sabor a Arkansas

Sabor a Arkansas

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Mud" (2013) - Jeff Nichols_

_

Título: Mud

Director: Jeff Nichols

Guión: Jeff Nichols

Producción: Lisa María Falcone, Sarah Green, Aaron Ryder

Director fotografía: Adam Stone

Reparto: Matthew McConaughey (Mud), Reese Witherspoon (Juniper), Tye Sheridan (Ellis), Jacob Lofland (Neckbone), Sam Sephard (Tom Blakenship), Ray McKinnon (Padre de Ellis), Michael Shannon (Galen)

Año: 2012

País: Estados Unidos

Duración: 130 minutos

Distribuye: Vértigo

[/tab][/tabs]

 

Germán Esteban Espinosa

Mud es una película excelente; pero es difícil hablar de ella en castellano, porque exuda Estados Unidos del Sur por todos sus poros. La cinta, las imágenes, el acento. Hay que verla en versión original. El director está enamorado de Arkansas y se nota. Para que el lector entienda esto, vamos a hacer una ligerísima incursión en el oscuro, pero fascinante mundo de la semiótica, que es la ciencia que estudia el signo.

Al comunicarnos con otros seres humanos utilizamos sonidos, significantes, que son percibidos por la otra persona, que los busca en su código lingüístico y los dota de significado. En español el sonido (/significante/) /mesa/ alude al significado (tabla sobre unas patas). En inglés, el significante /table/ remite al mismo significado; pero sin embargo a la hora de percibirlo, no se capta del mismo modo un idéntico significado, sino que éste cambia, porque el receptor recibe distintas sensaciones físicas. Del mismo modo no se expresa el mismo sentimiento al decirle a alguien /te quiero/, que al susurrarle /I Love You/; porque tal como decía Saussure, el signo es una entidad doble formada por significante y significado, de manera que si cambias el significante, se cambia el signo.

Es por eso que esta crítica habría que hacerla en americano confederado para poder transmitir el sabor esencial de una sociedad ruda, campestre, honrada pero con una cara bestial y cruel, que se mostró muy bien en la fantástica Winters Bone (2010). Al igual que esta triunfadora de Sundance, Mud es una producción semi-independiente americana que cuenta con el gran trabajo de estrellas como Matthew McConaughey y el menos favorecido de Reese Witherspoon.

McConaghey pescando en "Mud"

La historia, siempre narrada a través de las vivencias del niño protagonista, Ellis, y su inseparable amigo Neckbone, muestra los conflictos del púber con su familia a punto de resquebrajarse, sus primeros pasos en el amor, y el descubrimiento de una motora colgada en un árbol y de un fugitivo llamado Mud, al que tendrá que decidir si ayudar o ignorar.

Jeff Nichols, director y guionista, parece entrar perfectamente en la categoría de autor. Esta es la tercera pieza que escribe y dirige, después de Take Shelter (2011) e Historias de una escopeta (2007). En todas ha utilizado al mismo director de fotografía y a su actor fetiche, Michael Shannon, desde ahora inmortalizado por encarnar al General Zod en la última y fantástica versión de Superman.

El director está enamorado del agua y de los paisajes del sur estadounidense, y lo demuestra recreándose en ellos, en la textura cambiante del líquido y los brillos cambiantes que el sol produce al reflejarse y refractarse en las olas del lago, producidas por la perturbadora propulsión del motor de la lancha. Además tiene el buen gusto de rodar casi todos los exteriores  al amanecer y al atardecer, como si hubiera estudiado la manera de trabajar de Ford en sus westerns, o de Bergman en los rodajes en su chalé de Suecia.

 Fotograma de "Mud"

La sobriedad sureña lo recubre todo, endulzada por la fantasía del chico adolescente. El actor fetiche del director ejerce esta vez de secundario, hermano protector del mejor amigo de Ellis. McConaughey hace del personaje protagonista de la historia nuclear, a la que acudimos como testigos a través de los ojos de Ellis, de un modo semejante a como apreciamos el conflicto de Grandes Esperanzas de unos timadores y una loca a través de las aventuras de un herrero enriquecido de repente.

El humor está presente y la violencia no llega jamás a explicitarse. Flojea un poco la subtrama del personaje interpretado por Reese Witherspoon, que no termina de cuajar bien en la historia, pese a ser el detonante y a la vez el conflicto central de la trama. La presencia de Sam Sephard como padre adoptivo de Mud aporta exotismo a la vez que una seguridad que consigue calmar al espectador en los momentos más tensos.

Fotograma de "Mud"

El ritmo es constante en sus 130 minutos de duración, si bien produce algo extraño en el epílogo, donde quedaremos confusos por una imagen que parece indicar algo que luego no sucede. Salvo ese punto, la acción va aumentando conforme la trama se enfila hacia su desenlace, siempre salpicado de cuadros intensamente estéticos y espléndidamente fotografiados. Los arcos de transformación de los personajes, de aquellos que los tienen, están bien llevados a cabo.

El espectador no lamentará acudir a ver Mud, una apuesta más que interesante que llega a España un poco tarde precisamente por su carácter semi-independiente. Eso sí, debemos hacer el sacrificio de verla en versión original, porque como hemos señalado en el breve comentario semiológico, el sonido de la película es un elemento más de la estética sureña del filme. Arrancar esa parte de la cinta significará contemplar una pieza distinta; con el mismo argumento pero sin su belleza original.

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar