Home > Cine > Obra de arte que se pierde en su contemplación estética

Obra de arte que se pierde en su contemplación estética

Ficha técnica

Aguas tranquilas (2014) - Naomi Kawase - Germán Esteban Espinosa Título: Aguas tranquilas (Futatsume no mado)

Directora: Naomi Kawase

Guión: Naomi Kawase

Producción: Takehiko Aoki, Naomi Kawase, Masamichi Sawada

Dirección de fotografía: Yutaka Yamazaki

Banda sonora: Hashiken

Reparto: Jun Yoshinaga (Kyoko); Miyuki Matsuda (Madre de Kyoko); Nijirô Murakami (chico); Tetta Sugimoto; Makiko Watanabe (Madre de chico)

Duración: 121 minutos

País: Japón, Francia, España

Año: 2014

Distribuye: Good Films

Germán Esteban Espinosa


En esta producción franco japonesa se nos ofrece un cine alejado de la narrativa convencional, que experimenta con las posibles relaciones discursivas entre el celuloide y la poesía. La trama avanza lenta y pausadamente, deteniéndose en los insectos que pasean, inadvertidos, por las hamacas; las arañas que avanzan inexorablemente hacia las moscas atrapadas en sus telarañas; y las burbujas de aire que se escapan de los bañistas y van ascendiendo de manera muy pausada hasta la superficie. El argumento se distribuye mediante una serie de cuadros sacados de un museo, perfectamente compuestos, con un sentido de la estética equivalente al de John Ford, que desbordan la atención del espectador.

Es una pieza ciertamente contemplativa, con una riqueza visual que dejará boquiabierto al público. La cinta presenta unos paisajes tan estéticamente perfectos que el público saldrá de la película para experimentar una sensación semejante a la que siente frente a una obra cumbre de la pintura, pues la directora destaca como una maestra en el arte de la plasmación plástica de la luz en movimiento, que al fin y al cabo es la esencia del cine.

aguas tranquilas (2014) - Naomi Kawase - fotograma - Germán Esteban Espinosa

Pese a lo lentamente que evoluciona la acción, es indudable que se trata de una película bien realizada, que refleja de un modo costumbrista y mágico el folclore japonés y el modo de vida nipón, aislado de la globalización que se experimenta en las grandes ciudades y muy alejado de la vida occidental. Con el marco de fondo de un pueblecito pesquero situado en una de las islas que rodean a la principal, un par de protagonistas y sus familias abordan la temática del amor, la vida y la muerte.

Aguas tranquilas es una película en la que cuesta entrar, ya que plantea un ritmo al que no estamos acostumbrados, por lo que tardaremos cerca de una hora en penetrar en su esencia y disfrutar del ritmo de la cinta. Los dos protagonistas adolescentes dividen la trama en dos segmentos claramente diferenciados. El que protagoniza la joven Kyoko es sensacional; destila una sensibilidad capaz de llegar a nuestra alma y conseguir emocionarnos, con un retrato familiar más real que la vida misma. Es la esencia de la película. La joven Kyoko se encarga de concentrar toda la fuerza de la cinta mediante su interpretación. Gracias a ella la película se salva de ser una contemplación sin ninguna emoción.

Sin embargo, gracias a esas altas cotas de sensibilidad que consigue la trama de Kyoko y su familia, caemos en la cuenta de que a la película le ha faltado concreción, le ha faltado quizá ser mejor planeada, porque combina momentos excelentes y paisajes hermosos con detalles que deja en el aire y elementos que parecen carecer de sentido, con lo que no consigue crear una obra orgánica ni la excelencia cinematográfica que podría haber alcanzado con una planificación más elaborada. Es en ocasiones víctima de su propia intención estética, con lo que lamentablemente no llega a la genialidad a la que podía aspirar. Es una pena.

aguas tranquilas (2014) - Naomi Kawase - Jun Yoshinaga - Nijirô Murakami - bajo el agua - 4Germán Esteban Espinosa

No es una película apta para los que no aguanten las cintas en las que no pasa gran cosa, en las que en un diálogo, la chica le pregunta al chico sobe la muerte; el plano pasa a mostrar una luna llena anaranjada por la que se arrastran nubes de tormenta, para enseñarnos después las olas de un mar en calma y, tras unos largos segundos, volver a los protagonistas y centrarse en filmar a un asustadizo cangrejo que se desliza entre los personajes, poniendo énfasis en el sonido de sus patas sobre la madera, para después oír por fin la contestación del chico, que se queda en un simple y ronco murmullo.

No obstante, recomendamos su visión a todos aquellos que busquen un cine contemplativo, un cine en el que la estética prime sobre el argumento; una película que se encuentre más próxima a la poesía que a la narrativa; una cinta que rebose filosofía nipona e invite a reflexionar sobre la muerte y la vida, además del descubrimiento del amor en una comunidad rural aislada de la sociedad líquida urbana.

Dato cinéfilo

El costumbrismo alcanza altas cotas de naturalismo mediante el degüello, suponemos que real, de dos cabras, llegando a resultar una mezcla extraña entre sentimientos estéticos y reacciones de repugnancia, al recrearse en alta definición en el corte en la garganta, la sangre cayendo al cuenco que hay debajo, y los berridos babeantes del animal sacrificado.

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar