Home > Cine > Moonlight: con sutileza y sensibilidad, la mezcla de tópicos puede funcionar

Moonlight: con sutileza y sensibilidad, la mezcla de tópicos puede funcionar

Ficha técnica

Moonlight (2016) - Barry JenkinsTítulo: Moonlight

Director: Barry Jenkins

Guión: Barry Jenkins

Producción: Dede Gardner, Jeremy Kleiner, Adele Romanski

Fotografía: James Laxton

Reparto: Alex Hibbert (Chiron niño), Ashton Sanders (Chiron adolescente), Trevante Rhodes (Chiron adulto), Naomie Harris (Paula), Mahershala Ali (Juan), Janelle Monae (Teresa), Andre Holland (Kevin)

Duración: 111 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2016

_

_

_

José Antonio Lage


Desde hace ya varios años, se confirma una especie de relación sentimental entre el Cine Independiente y la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. Es un matrimonio de conveniencia donde ambas partes salen ganando: una de ellas aprovecha el recorrido de la alfombra roja para pasearse y darse a conocer al mundo, mientras que la otra justifica su alto nivel intelectual y cultural introduciendo obras del llamado “Cine de autor”.

El año en que La La Land ocupa todas las portadas de los medios cinéfilos, Moonlight se aprovecha del género al que pertenece y salta a la vista de todos consiguiendo el Globo De Oro a la Mejor Película de Drama,  premio que en esta gala siempre es más valorado que el de Comedia/Musical. Seguramente en un cara a cara con la obra de Chazelle tenga muy poco que hacer, pero eso ya se verá en las próximas semanas.

Moonlight es una propuesta que, dentro del drama extremo, coge de todo un poco. Un niño de raza negra, de barrio bajo, con una madre adicta al crack, sufre el acoso de sus compañeros por su condición de homosexual. La película narra en tres actos distintos diferentes momentos de su vida y de cómo las circunstancias que vive orientan su forma de ser por distintos caminos.

Lo más interesante de Moonlight son sus personajes. El primer acto, sin duda el mejor de los tres, nos muestra una realidad que huye del maniqueísmo hollywoodiense. Todo esto encarnado en el personaje de Juan (Mahershala Ali), un vendedor de droga que hará las veces de ángel de la guarda y mentor de Chiron, el chico protagonista de esta historia. Si bien solo aparece durante los primeros cuarenta minutos de película, será de los primeros personajes que se quedarán en la mente de los espectadores.

Moonlight
Fotograma de la película

Otro punto a favor es el personaje principal, que desde el minuto cero es recibido con mucho cariño. Quizá el camino que Barry Jenkins ha escrito para él de una moraleja final un tanto discutible, pero por mucho que cambie, es muy difícil no empatizar con su dolor y con su lucha continua por sobrevivir en una sociedad que nada ha sido justa con él, siendo además víctima de estar bajo el nulo cuidado de una madre, interpretada de forma notable por Naomie Harris,  con problemas de adicción y que supone más una carga que una ayuda. Ambos personajes protagonizan escenas de gran crudeza psicológica y el daño que Chiron padece por culpa de esta relación se hace evidente en varios momentos.

Moonlight es una propuesta interesante, que tiene su fuerte en mezclar cosas que ya hemos visto pero con un toque de sensibilidad especial. No se dedica en absoluto a explotar el morbo que el tema que trata podría despertar. De hecho, solo hay una escena (y ni siquiera es de sexo) que toque el asunto de forma más íntima. Aunque con la conclusión final de la historia, la verdad es que no podía ser de otra manera.

Destaca su emotividad y la riqueza de sus personajes, y  (esto es muy importante), siempre pasa algo, no aburre. Aunque bien es cierto que va de más a menos y a veces toma rumbos un tanto complicados de entender. Se dice que es la segunda favorita a los Oscar, aunque es bastante complicado que se lleve algo. No obstante, como ya se ha mencionado, el mayor premio es darse a conocer.

Dato cinéfilo: Moonlight puede ser considerada en mayor o menor medida una autobiografía del director Barry Jenkins, cuya madre también era adicta al crack.

Continúa el camino...
Ignacio de Loyola: guerrero al servicio del Señor
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro
La Bella y la Bestia: a la sombra del original
Lo que de verdad importa: se necesitan curanderos del cine familiar y con valores

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar