Home > Cine > Mirada hueca

Mirada hueca

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"De tal padre tal hijo" (2013) - Hirokzu Kore-EdaTítulo: De tal padre, tal hijo (Soshite chichi ni naru)

Director: Hirokazu Kore-Eda

Guión: Hirokazu Kore-Eda

Producción: Keiko Mitsumatsu

Dirección de fotografía: Mikiya Takimoto

Montaje: Hirokazu Kore-Eda

Reparto: Masaharu Fukuyama (Ryota Nonomiya); Machiko Ono (Midori Nonomiya); Yoko Maki (Yukari Saiki); Lily Franky (Yudai Saiki); Keita Ninomiya (Keita Nonomiya); Shogen Hwang (Ryusei Saiki); Jun Fubuki (Nobuko Nonomiya); Jun Kunimura (Kazushi Kamiyama)

Duración: 121 minutos

País: Japón

Año: 2013

Distribuye: Golem

[/tab][/tabs]

Borja Condado Castaño

¿Soy padre? ¿Cuándo me sentiré padre? No lo sé, ni lo sabré. Kore-Eda tampoco. Ni siquiera lo sabrá el espectador que ve a través de sus ojos huecos, una oquedad pasajera que la familia colma hasta dejarla nublosa (borrosidad del que ha vivido). Una mirada que va evolucionando de la bisoñez egoísta a la madurez, ¿A la paternidad?

Hirokazu Kore-Eda dispone los ojos, lanza la vista de forma tragicómica, y conforma una obra sensorial y sentimental sobre la paternidad. Ni sensiblerías, ni artificios, ni trucos de prestidigitador barato; sí sentimientos, sí crudeza, sí al humor. Bofetadas con risas, algo así recibimos de la película. Estando en la butaca, bien sentado, te sientes mal, mientras ríes un frustrado “Oh my God!”.

La obra se estructura en torno a una mirada, la del padre, complementada por otras visiones, además de recibir una ráfaga de disparos (formales) avivadores. Esa mirada paterna de Masaharu Fukuyama (Ryota Nonomiya) sufre tres sacudidas cruciales que marcan su evolución y dan lugar a tres fases de crecimiento en el filme, distinguidas no sólo por la relación entre los personajes, sino también por su forma cinematográfica. Mas, incansablemente, una duda sobrevuela el cielo de Tokio llegando hasta el techo de nuestra sala: ¿Qué prevalece, lo innato o lo adquirido? Una dualidad que desciende y salpica el conjunto de la obra con sucesivos y solapados mundos enfrentados: padre y madre, padre-padre y padre-hijo, una familia y la otra, hogar y ciudad, educación e instrucción, tragedia y humor, ruido y silencio, oscuridad y claridad.

De tal padre tal hijo (2013) - Hirokzu Kore-Eda - fotograma baño familia

“Toc-toc” en off, sobre un fondo negro, seguido de preguntas y respuestas, para abrirse la película con una vista frontal de la familia. El niño no parece un niño, sino que es la visión deseada del padre. El director, a continuación, presenta la obra con una deliciosa metáfora sobre la creación paternal y la educación: el niño Keita crea un personaje en una bolsa de plástico que hincha y arroja al aire, guiándolo en su vuelo, jugando con él. El niño, en su juego de niño, muestra inocentemente lo que puede significar ser padre.

La familia Nonomiya habita en una vida de perfecta disciplina dirigida por el padre, donde la madre es pura entrega. Las manos de hijo y padre se conjuntan para tocar el piano mientras las manos de la madre, Midori, observan, escuchan y acompañan cortando verdura. La mirada egoísta del padre, en este punto, queda subrayada por espacios en off que señalan el verdadero vacío de “su vivir”. Pero todo cambia. El hijo Keita, de seis años, no es “su hijo”, el hospital falló y les entregó al niño equivocado. La mirada ahora está perdida, vacía; hueca sobre la soledad de la metrópolis. Bofetada. El coche se detiene, el piano está sonando hasta que lo interrumpe el puño de Ryota, el padre, contra el cristal. Silencio, un tren pasa y el mundo marcha. Ese momento en que la luz del hogar se apaga cuando Keita sopla las velas de su sexto cumpleaños. ¡Pum!

Tras este doloroso disparo, la mirada hueca del padre Nonomiya se llenará, en un principio, del mismo anterior egoísmo tras conocer a la familia de “su hijo”, la familia Saiki, un mundo antagónico. El contraste entre familias se muestra arrollador: las fotos de Keita y Ryusei, las pajitas mordisqueadas del refresco de los Saiki, el “hotel-casa” frente al hogar, el diferente “tiempo de padre”,… Pero comparten el mismo dolor, que Kore-Eda dibuja magistralmente cuando el niño Ryusei ametralla a los cuatro padres y los dueños del hospital y éstos se hacen los heridos y muertos. ¡Pum, pum, pum, pum, pum!

De tal padre tal hijo (2013) - Hirokzu Kore-Eda - fotograma padre hijo

¿Hacia dónde apunta ahora la visión de Ryota? ¿La sangre llama a la sangre? ¿Lo innato o lo adquirido? A esta mirada, sucesivamente, se la superponen un tormento de filtros que la emborronan y la dejan en suspense e indefinida. La experiencia con el niño Ryusei; la relación de la madre con Keita; los consejos del viejo, por experto, jefe; el reflejo de su ser en su hijo; la re-visita al abuelo Nonomiya; hechos que confunden a Ryota y que posan en un disparo fotográfico de retrato de las dos familias, apagado con un fundido en negro asolador. ¡Pum!

En entrevistas durante el festival de Cannes (donde la película se alzó con el premio del Jurado), el director no sabe cuándo un padre se convierte en padre, aun siendo padre de una niña de seis años. Pero sí muestra cuál es el camino de la madurez (¿de la paternidad?): Madurar es ponerse en la mirada del otro, aunque sea una mirada digitalizada. Pum.

¿Es una obra maestra? Quizá. Lo importante es que tras dos horas sentado en la butaca, uno tiene la sensación de haber vivido, haber sentido y haber reído. Gracias Kore-Eda.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Una de las miradas que compartimos con el protagonista, un viaje en coche por las autopistas de Tokio, resuena y trae a la memoria la escena que rodó Tarkovsky en Solaris (1972), curiosa y precisamente también en Tokio. Aun siendo ésta última de mayor duración que la de Kore-Eda, ambas componen esa visión cinética en primera persona desde el interior de un coche, mascullando la soledad y la frialdad de la gran urbe, y acentuando lo terrible que se avecina. Comparten la visión de la ciudad en movimiento, como ese ente sobre el que uno puede reconfortarse en su miseria. Sin embargo, al final, la referencia formal cae por su propia sustancia: el ruso es sueño y el japonés es bofetada.[/toggle]

http://www.youtube.com/watch?v=cYY7OiJGJxM

1 Response

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar