Home > Cine > Mezcolanza estilístico-errática

Mezcolanza estilístico-errática

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Por un puñado de besos (2014) - David Menkes - Clara Reynés

Título: Por un puñado de besos

Director: David Menkes

Guión:  David Menkes, adaptación de la novela de Jordi Serra i Fabra (Sombras en el tiempo)

Producción: José Frade

Dirección de fotografía: Néstor Calvo

Reparto: Ana de Armas (Sol), Martiño Rivas (Dani), Jan Cornet (Darío), Marina (Gloria).

Duración: 98 minutos

País: España

Año: 2014

Distribuye: eOne

[/tab][/tabs]

Clara Reynés

Este largometraje aborda una historia de amor entre dos veinteañeros. Ella tiene SIDA. Es quizá este el punto de inicio de la trama que la distancia de una mera comedia romántica; sin embargo, no por ello consigue trascender el género, aunque tampoco parece ser esa su intención. Así pues, nos encontramos ante un filme protagonizado por el dúo Armas/Rivas, popularizado por la serie El Internado. Es una película perfecta para los fans de este dúo y del subgénero adolescente. El metraje se centra, finalmente, en su historia de amor.

Así pues, nuestra crítica la valorará en comparación con otras producciones semejantes. El guión es flojo. La protagonista femenina, quizá el personaje más fuerte, pierde carisma por ciertos golpes melodramáticos en algunas escenas, como una en concreto en la que ella está triste y se pone a llover, en pleno verano. Este recurso queda más como un cliché que como una figura poética. La interpretación de Ana de Armas es pasable. Entendámonos: esta actriz tiene a su favor una estética muy potente. Se come la cámara; visualmente hablando, llena la pantalla. Aun así, la mitad de sus réplicas suenan a texto, vacías.

Por un puñado de besos (2014) - David Menkes - Ana de Armas - Martiño Rivas - fotograma

Quizá sea también un problema de guión, de adaptación: hay frases de esta película que son demasiado poéticas, demasiado narrativas, demasiado difíciles de extrapolar tal cual al género dramático. En el contexto en el que estamos jugando, es difícil imaginarse a personas humanas hablando así. Es todo demasiado idílico o poco veraz.

En cuanto a Martiño Rivas, parece estar constantemente tenso ante la cámara, constreñido. Esto suena absurdo, pues se trata de un actor ya profesional, con su bagaje demostrado, pero esa es la impresión que nos transmite. Lo mejor a nivel interpretativo es, sin duda, el reparto de secundarios. La verdad es que, en este sentido, la película merece la pena. Tanto Jan Cornet como Marina Salas defienden muy bien sus papeles, y resulta gozoso verlos trabajar, ya que dotan de volumen al filme, y lo llenan.

Otro problema del guión es que, pese a tener un obstáculo tan grande, dramatúrgicamente es poco significativo. Se pierde el obstáculo y se licua a favor de las subtramas paralelas. Los giros dramáticos hacen aguas, no son verosímiles. Aun así, la cinta tiene varios puntos a favor muy importantes, y más dentro del panorama global del cine en nuestro país.

Por un puñado de besos (2014) - David Menkes - Ana de Armas - Martiño Rivas

El primero, obviamente, es su trama. El hecho de que se saque de nuevo a la luz el tema del SIDA, aunque sea de manera superflua en un marco comercial, es ya de por sí un punto a favor. Por lo menos es un metraje que no es ni de realismo social, ni un vodevil, lo que sin duda es un gran punto a su favor.

El segundo punto positivo de la película es su estética. Si bien finalmente acaba siendo una mescolanza, el filme tiene toques muy fuertes de estilo indie. Lástima que no sea así toda la película; acaba combinando una estética más propia del teledrama que del cine (escenas donde los personajes hablan, hablan y verbalizan lo que está ocurriendo), con, de repente, secuencias enteras de personajes erráticos, o encuentros poéticos (como el del personaje de Sol y Darío, desde nuestro punto de vista una de las mejores escenas del filme), amén de la elección de iluminación fotográfica de la película (visualmente recuerda a los filmes de factura independiente estadounidenses de Ruby Sparks).

Otro referente de esto es el estilismo que llevan los personajes principales es el diseño del personaje de Sol, una It-girl madrileña (pelo rosa desteñido, maquillaje natural con ojos marcados, estética bohemia y despreocupada, siempre con una cámara encima), pero con botas muy feas. Martiño Rivas, por su parte, parece Martiño Rivas pasado por la lavadora indie. A esto debemos sumarle también ciertos recursos de montaje discontinuo, o por corte abrupto, donde la acción es omitida, con micro-elipsis, lo que llama la atención del público por no ser la técnica predominante en este relato cinematográfico.

Por un puñado de besos (2014) - David Menkes - Ana de Armas -

¿Por qué decimos que todo esto es positivo? Si bien parece que el filme se queda a medio camino, o no acaba de apostar del todo, está abriendo la posibilidad a que aparezca por fin en la gran pantalla, en España (pues en otros países todo lo anteriormente mencionado ya está más que superado), una estética que hasta ahora sólo habíamos podido ver en películas de corte independiente en este país. Y todos sabemos, desgraciadamente, lo que significa ‘independiente’ en España: que nadie la va a poder ver. Así pues, insertar dentro de una película comercial todo lo anterior está haciendo un gran favor a todo el panorama cinematográfico español.

En definitiva, si bien es una cinta que pasará sin pena ni gloria, tiene dos puntos a su favor muy positivos: el primero, un reparto secundario como dios manda, y el segundo, la inserción en el panorama comercial de los cánones estéticos que priman fuera de España.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]La importancia que cobran los personajes secundarios es una innovación del filme, no existía en la novela. El término It-girl proviene de la película It, de 1927, protagonizada por la actriz Clara Bow, una mujer de gran magnetismo que es recordada como la It-girl original, y que suscitó toda clase de rumorología sobre su atractivo y vida privada, como relacionarse con todo un equipo de fútbol americano, según recoge Kenneth Anger en su indispensable Hollywood Babilonia.[/toggle]

Continúa el camino...
Entrevista a Francesca Archibugi
Una de sustos
Lazos de sangre, un buen remake
“Cautivos”, una piedra sin pulir

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar