Home > Cine > ‘Lion’: viaje hacia dentro

‘Lion’: viaje hacia dentro

Crítica de cine: Lion

Ficha técnica

lionTítulo: Lion

Dirección: Garth Davis

Guión: Luke Davies (basado en la novela A long way home de Saroo Brierley)

Producción: Iain Canning, Angie Fielder

Dirección de fotografía: Greig Fraser

Música: Volker Bertelmann, Dustin O’Halloran

Reparto: Dev Patel (Saroo), Sunny Pawar (Saroo niño), Rooney Mara (Lucy), Nicole Kidman (Sue Brierley), David Wenham (John Brierley), Abhishek Bharate (Guddu)

Duración: 120 min

País: Australia

Año: 2016

Distribuye: See-Saw Films / Screen Australia / Sunstar Entertainment / Weinstein Company

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP


 

Siguiendo aquella infinita línea continua, Saroo Brierley regresó a Saroo; niño solo en nombre y en mundo, perdido tantos años atrás. Vías de tren atravesando páramos, ciudades, estaciones. Dónde la suya, dónde el gran tanque amarillo. Sobrevolar el pasado, a velocidad de luz, aproximándose cada vez más a tierra, a su tierra, al recuerdo. Vías de tren que pasan a ser carreteras, y las carreteras caminos de barro y piedra. Su casa, una piedra. Un punto fijo y azul, inamovible en su memoria.

No imaginaba Saroo Brierley, cuando desde tan alto y tan lejos Google Earth le devolvió su hogar, que su historia años después se haría película. Garth Davis, conocido especialmente por la serie On top of the Lake, dirige en Lion el periplo de un niño indio que en 1986, con cinco años, viéndose perdido en una estación un tren se lo llevó hasta Calcuta. Allí, desamparado, logró sobrevivir durante semanas hasta que un matrimonio australiano lo salvó de un orfanato y se lo llevó consigo a Hobart (Tasmania). Una familia nueva, una casa nueva. Incluso un hermano nuevo, tan perdido y solo como él. Una vida y un futuro completamente distintos. Saroo se convirtió así en Saroo Brierley, y fue feliz. Pero su origen, y aquella estación de tren que le robó, convivieron con él durante los veinticinco años que pasaron hasta que, tras muchos intentos y rendiciones, logró lo imposible: encontrar su casa de Khandwa en Google Earth. Desandar el camino andado, revivir lo sufrido, recordar. Y por fin volver, sin saber qué encontraría, cómo el tiempo había podido erosionar la piedra angular que siempre fue su verdadero hogar.

lion
Fotograma de la película

A long way home, libro donde Saroo Brierley relató su increíble viaje, es el guion original de Lion; película que ha estado nominada a cuatro Globos de Oro y, ahora, a cinco Oscars, incluyendo Mejor Película y Mejor Actor y Actriz de reparto para Dev Patel (El hombre que conocía el infinito, El exótico hotel Marigold, Slumdog Millionaire) y Nicole Kidman (El editor de libros, El secreto de una obsesión, Nine, Australia). El reparto ha sido una gran ventura para Lion, desde Kidman (magnífica en el discreto pero fundamental papel de Sue Brierley) y un potente y conmovedor Patel, del que se augura un buen futuro como actor; hasta el pequeño Sunny Pawar, que dulce y preciso nos lleva de la mano durante gran parte de la película a través del Saroo niño. Por otro lado Lucy, novia de Saroo en Australia y personaje de Rooney Mara (Carol, Her, Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres, La red social), está de más. Quizá la frecuente y errónea tendencia de incluir amor romántico aun cuando la trama no lo necesita.

La cámara, la fotografía de Greig Fraser  (Rogue One, Foxcatcher, Blancanieves y el cazador) y la alabada música de Volker Bertelmann y Dustin O’Halloran se coordinan para hacer de Lion un hermoso «himno a la humanidad», como definió el propio Dev Patel. Un desafío superado que se crece desde la historia original, sin salirse de sus márgenes, centrándose en lo importante y lo humano. La incertidumbre, la inseguridad, el temor, el valor. Lo humano de quien escoge dar una oportunidad a niños sin nada, lo humano de sentirse en medio de dos hogares, de dos vidas. La identidad. La pobreza y la desesperación, la huida y el reencuentro. Pero, sobre todo, el camino. Lo fue para Saroo Brierley y lo sabe reflejar Lion: el viaje hacia la madurez y hacia las personas, el viaje de regreso a la India, el viaje a sí mismo.

 

 

Continúa el camino...
Bajo ojos de Leica
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro
‘Una mujer en Berlín’: memorias del subsuelo
La Bella y la Bestia: a la sombra del original

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar