Home > Cine > Le haré una oferta que no podrá rechazar

Le haré una oferta que no podrá rechazar

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

El Padrino (1972) - Francis Ford Coppola - Germán Esteban EspinosaTítulo: El Padrino

Director: Francis Ford Coppola

Producción: Albert S. Ruddy

Guión: Mario Puzo y Francis Ford Coppola. Novela de Mario Puzzo.

Dirección de fotografía: Gordon Willis

Banda Sonora: Nino Rota

Montaje: William Reynolds, Peter Zinner

Diseño de producción: Dean Tavoularis

Dirección de Arte: Warren Clymer

Diseño de vestuario: Anna Hill Johnston

Duración: 175 minutos

País: Estados Unidos

Año: 1972

Disponible: Cines Verdi Madrid hasta el 18 de junio a las 20:30 horas

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa


¿Qué decir de una obra fílmica que ha influido tanto en la intertextualidad de las obras contemporáneas? ¿Cómo criticar una película plagada de escenas míticas, reflejadas infinidad de veces en películas y en series, despiezadas enteras en Los Simpsons y Padre Made in USA? ¿Cómo aportar algo a los tropecientos textos sobre la que es, junto a su segunda entrega, las dos mejores obras de Francis Ford Coppola?

Aprovechando que la película se exhibe remasterizada en digital 2k, hasta este miércoles 18 de octubre en los Cines Verdi de Madrid, vamos a hacer un ligero comentario al respecto. El Padrino es un ejemplo de logro técnico, una fantástica conjugación de numerosos elementos y técnicas que consiguen mantener al espectador atento y sin que se aburra ni un minuto de sus casi tres horas de duración.

La banda sonora. La música es clave. Ese vals soberbio de Nino Rota. Un tono que introduce la película, con un solo instrumento, con la pantalla en negro y la música de cuerda sonando, para luego imprimir el lema de El Padrino, para a continuación mostrarnos el plano interior de un italiano, Bonasera, pidiéndole un favor a Corleone, situado en el contracampo.

El Padrino (1972) - Francis Ford Coppola - Marlon Brando - Salvatore Corsitto - Germán Esteban Espinosa

Esa secuencia inicial de la boda ¡Qué escena! ¡Qué destreza técnica! La película es de 1972 ¿Se imaginan el infierno que tuvo que suponer el rodaje y unión de todas las tomas de esa larga escena? Con niños, mujeres, personajes importantes, múltiples realidades y sugerencias, música, entrada y salida de personajes… Además, con un formato que no permitía ver los resultados inmediatamente ni saber si estaba bien lo que grababas. ¡Un suplicio! Sin embargo, el resultado es magnífico. Con el vals de música diegética que baila Marlon Brando con su señora esposa, el director consigue terminar de asociar la música al apellido Corleone, tanto en la gloria (cuando suena acompañado del resto de instrumentos), como para la furia y la venganza, cuando suena solo un instrumento acompañando la mirada de hielo de Al Pacino, o cuando se llena de tonos agudos para anunciar el shock de la cabeza de caballo entre las sábanas.

La música de Nino Rota, además, juega con el espectador. Cuando sucede el incidente de la cabeza del caballo, la música precede a la acción, anunciando la presencia de los Corleone en la mansión, mientras la cámara se va acercando mediante trávellings, hasta que unos sonidos agudos, signo inequívoco del peligro (cuando ustedes oigan en una película que un personaje va introducido por música muy aguda, habrá una gran posibilidad de que dicho personaje entrañe algún peligro para el protagonista), anuncian el acontecimiento traumático de la oferta que nadie podría rechazar. Sin embargo, en otros momentos no, en otras escenas parece que engaña, y que la música expresa justo lo contrario de lo que va a suceder en la narración.

El Padrino (1972) - Francis Ford Coppola - Marlon Brando - Al Pacino - Germán Esteban Espinosa

Marlon Brando se llevó el Óscar con esta película, y con razón. Es realmente espectacular lo que hace, esa contención del llanto condensado en su entrecejo. Esa parsimonia para hablar. Ese tamaño perfecto para el papel. Ese acento. Esos algodones en la boca. Es soberbio. Se come a los demás. Demuestra un dominio magnífico, un talento realmente impresionante.

Al Pacino le sigue a al zaga. Como bien apreció nuestro compañero en los Cines Verdi, el periodista Javier Romero Jordano, el Michael Corleone militar del principio y el capo posterior parecen dos personas diferentes. El primero anda inseguro, sin peso, deambulando por la boda. Al segundo no lo inmuta ni un dóberman corriendo hacia él. Tiene el pulso de acero y un cinismo que raya la doble personalidad. Sin embargo, el pobre tuvo que soportar ver cómo sus compañeros Brando y De Niro (Vito Corleone en la segunda entrega), se llevaban la preciada estatuilla de la Academia y él no.

El costumbrismo también destaca en la cinta, con esas escenas que reconstruyen el día a día de los mafiosos, y la vida siciliana, que pone de relieve la influencia de España, pues no nos costaría nada imaginar cualquiera de nuestros pueblos en los años 50, y caer en la cuenta de que son prácticamente iguales a los de la Sicilia que se nos muestra en el largometraje.

El Padrino (1972) - Francis Ford Coppola - James Caan - pelea - Germán Esteban Espinosa

La escena de la pelea contra el maltratador, sí, se ve descaradamente que no le golpea, que ha envejecido; ¿Y? ¿Acaso no es una escena que se ha convertido en leyenda? Una más que se suma a la escena del tiroteo en la autopista; a la secuencia de la solicitud del favor del asesinato el día de la boda de la hija de Corleone; a la escena final… Todos son momentos legendarios que todos los espectadores han visto, aunque no sepan que proceden de esta cinta.

El bautizo es una escena maravillosa, que ha inspirado a muchos montajes en paralelo posteriores. Hemos de admirar cómo combina magistralmente los fragmentos de la ceremonia y los asesinatos, añadiendo una fina ironía y cinismo connotados al discurso de Al Pacino. Incluso en la escena final se aprecia la maestría y el cuidado con los detalles del equipo de rodaje, con la anagnórisis de la mujer de Corleone, que Coppola es capaz de transmitirnos sin mostrar su rostro, para terminar con una puerta que se cierra, dejando fuera del mundillo criminal tanto a la señora como a nosotros, de manera similar pero opuesta al gran final de Centauros del Desierto (Ford, 1956).

El Padrino (1972) - Francis Ford Coppola - Marlon Brando - Al Pacino - James Caan - Diane Keaton - Familia Corleone - Germán Esteban Espinosa

Es una obra tan magna y espectacular que el espectador amante del cine no puede desaprovechar la oportunidad de verla proyectada sobre la pantalla grande. Estará disponible en los cines Verdi de Madrid hasta este miércoles 18 de junio a las 20:30 horas, y más teniendo en cuenta el reducido precio de 5 euros por entrada sin numerar.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Al Pacino no solo se quedó sin estatuilla, sino que encima no fue candidato a Mejor Actor, sino a Mejor Actor Secundario, pese a permanecer más tiempo en pantalla que Marlon Brando. En la pelea de Sonny con el maltratador, pese a no marcarse bien los golpes, éste terminó con dos costillas rotas. El nerviosismo de Lenny Montana (Luca Brasi), antes de hablar con Vito Corleone no estaba en el guión, sino que el actor se sentía tan nervioso por actuar junto a Marlon Bando, que Coppola lo aprovechó e introdujo después la escena del ensayo del discurso.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar