Home > Cine > Las consecuencias de dar voz a los sin voz

Las consecuencias de dar voz a los sin voz

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

Mil veces buenas noches (2013) - Erik Poppe - Jorge Velasco FernándezTítulo: Mil veces buenas noches

Director: Erik Poppe

Guión: Harald Rosenlow Eeg

Producción: Finn Gjerdrum, Stein B.Kvae, Erik Poppe, Peter Garde, Geir Eikeland y Stig Haug

Dirección de fotografía: John Christian Roselund Fnf

Banda sonora: Armand Amar

Reparto: Juliette Binoche (Rebecca), Nikolaj Coster-Waldau (Marcus), Lauryn Canny (Stephanie), Adrianna Cramer Curtis (Lisa), Maria Doyle Kennedy (Theresa), Larry Mullen Jr (Tom)

Duración: 111 minutos

País: Noruega, Suecia, Irlanda

Año: 2013

Distribuye: Golem

[/tab][/tabs]

 

 Jorge Velasco 

@JorgeVF88


Hay veces que por muy bien que pinte una película no termina de cuajar. Podemos estar ante una historia muy interesante llevada a cabo por buenos actores, pero si no termina de convencer quizás sea problema de una deficiente dirección o por un guión que poco a poco va perdiendo fuelle y deja de ser tan interesante y prometedor como lo era al comienzo del filme. Pues esto le sucede a Mil veces buenas noches, el último trabajo de director noruego Erik Poppe.

La historia es interesante: Rebecca (Binoche), una de las mejores fotógrafas de guerra del mundo, regresa a casa tras caer herida en un atentado en Kabul, capital de Afganistán, mientras cubría un reportaje sobre mujeres suicidas que creen dar la vida por su país y por el Islam. En casa, su marido Marcus (Coster-Waldau), al verla llegar viva de milagro decide optar por darle un ultimátum: o sigues con tu trabajo o te quedas con la familia. La elección para muchos de los mortales sería obvia vistas las circunstancias y el miedo que se le inflige a la familia, pero para Rebecca, tras haber vivido en primera persona el drama de las personas sin voz a las que ha intentado dotar de relevancia, no es tan sencillo.

Mil veces buenas noches (2013) - Erik Poppe - Juliette Binoche - Jorge Velasco Fernández

Los actores hacen una buena labor. Si en el elenco no hubiese estado Juliette Binoche al frente, no me puedo imaginar si el personaje de Rebecca podría haber transmitido esa angustia y ese debate interno que se genera en ella. Está espléndida, es quizás uno de sus mejores papeles realizados, me atrevería a decir. Nuestro querido Jaime Lannister en la aclamada serie Juego de Tronos, Nicolaj Coster-Waldau, también está bastante solvente pese a su corta intervención, en la que da vida a un padre coraje que se preocupa por la vida de sus familiares.

Pero como venía avisando, no es suficiente una buena historia y una buena labor artística. Es cierto que la película pasa el corte, no por ello la pongo a parir, pero sí quiero destacar que un producto que podría haber sido brillante se queda en película del montón por un fallo grande en el guión y en el ritmo de rodaje llevado a cabo por el director. Si la historia es interesante, ¿por qué no se sigue un rato contando la trama en Kabul y otro rato la trama familiar? ¿Por qué se va alternando la una con la otra de manera muy rápida en algunos momentos (la parte en Afganistán) y en otros demasiado lenta (la parte familiar)? El conflicto está en ambos bandos. No creo que haberse dejado llevar por la trama familiar haya sido acertado, pues el ritmo decae y termina por generar un estado de pesadez que menos mal que se solventa con una durísima escena final que deja a todo el mundo helado.

Mil veces buenas noches (2013) - Erik Poppe - Nikolaj Coster-Waldau - Juliette Binoche - Jorge Velasco Fernández

La película es de las que se conocen como cine social. Y como experto en esta rama del cine les puedo decir que en estas cintas prima más la historia que las buenas maneras del director. Por eso creo que es muy interesante y recomiendo su visionado. ¿Cuántas veces se producen conflictos familiares en los que se debate entre el trabajo o la familia? La película no es solo un largometraje sobre periodismo de guerra, sino sobre cómo las familias de hoy en día están muy abocadas a debatirse entre el individualismo y la felicidad de cada uno, y la felicidad en compañía. El éxito personal y profesional o el crecimiento más paulatino en familia. La denuncia o el silencio.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]En el filme participa Larry Mullen Jr, músico que forma parte de la conocida banda U2 de la que es su batería. Larry ya debutó en el cine en 2011 en la película Man on the Train, de Mary McGuckian.[/toggle]

 

 

Continúa el camino...
«El cuento de la criada» ya lo he visto antes
«Asesinato en el Orient Express» descarrilado
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena
La mesura y desmedida de «The Young Pope»

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar