Home > Cine > La vida de Brian

La vida de Brian

Pablo Casado Muriel

“Always look on the bright side of life” (mira siempre el lado bueno de la vida). Un buen consejo para empezar, y también para terminar una película en la que un coro de crucificados se arranca a cantar y silbar.

La vida de Brian puede considerarse el cenit de los Monty Phyton. Esto no le quita ningún mérito a lo realizado antes ni después. El grupo formado por Graham Chapman, Eric Idle, John Cleese, Terry Gilliam, Michael Palin y Terry Jones es historia de la comedia. Nadie como ellos ha conseguido sacar más partido a lo surrealista, sin perder la fina ironía ni la sátira.

Resumir La vida de Brian es una tarea simple. La película narra las aventuras de un joven judío, aunque hijo del centurión romano Traviesus Maximus, coetáneo a Jesús de Nazaret y que lucha contra el imperialismo romano junto al Frente Popular de Judea.

A esta sencillez estructural se enfrenta la cantidad de sketches que se introducen en la película y que en muchas ocasiones suponen una dura crítica social y contra el dogmatismo religioso. Una turba que sigue a un nuevo mesías y que se divide entre partidarios de una calabaza o una sandalia, un hombre que quiere ser mujer, o un apedreamiento por blasfemia (omito la palabra Jehová para no caer en el delito) sirven como ejemplo de este humor punzante.

La película tuvo serios problemas realización. La productora se echó atrás a última hora, por considerar la cinta como una blasfemia. Tuvo que ser el miembro de The Beatles George Harrison quien costeara el filme. El resultado final merece la pena disfrutarlo una, dos y tres veces. La vida de Brian es de esas película que gana cuantas más veces se ve.

La errónea adoración de los Reyes Magos, Pijus Magnificus, o las reuniones del Frente Popular de Judea son algunas de esas escenas recordadas por todos, pero que no pierden su gracia jamás. Si aún no han degustado este clásico, háganlo pronto y olviden por un rato los problemas que nos rodean: “miren el lado bueno de la vida”:

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”jHPOzQzk9Qo”]

P.D.: Empezamos con un consejo y terminamos con otro: mucho cuidado con lo que hacen, dicen o escriben porque nunca se sabe cuando puede aparecer la Inquisición española. Y si no me creen:

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”8mzfyVluiIU”]

¡Recomendadnos otros momentos estelares de los Monty en nuestra sección de comentarios!

Continúa el camino...
Ignacio de Loyola: guerrero al servicio del Señor
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro
La Bella y la Bestia: a la sombra del original
Lo que de verdad importa: se necesitan curanderos del cine familiar y con valores

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar