Home > Cine > La nueva industria cinematográfica

La nueva industria cinematográfica

La nueva industria cinematográfica

Sala de cine

Marta García Outón

El cine es una herramienta de comunicación, como lo puede ser la prensa, la radio o la televisión. Al principio, el cine no tenía más que una función informativa y propagandística, puesto que cobró mayor relevancia que la propia televisión durante las grandes guerras del siglo XX. Más tarde, surgió la ficción y los artistas del cine se introdujeron en la creación de lo inimaginable; se exploraron las historias y el modo de contarlas, por lo que se innovó en tecnología y producción.

Hoy en día, el cine ha alcanzado unas dimensiones de producción que no cesan de crecer y cambiar.  Sin embargo, la expansión paralela de los nuevos medios y los cambios sociales han provocado nuevas exigencias. Expondré a continuación una serie de propuestas de innovación de la industria cinematográfica, teniendo como base varios estudios recientes acerca del problema.

La actual polémica se encuentra en su financiación. La posibilidad de traer la exhibición de la película a través de medios intangibles, por red, por ejemplo, reduciría los costes de distribución y las cintas serían estrenadas al mismo tiempo en todo el mundo. Además, hoy en día crece la polémica ante la producción de películas financiadas por el tesoro público que no obtienen el interés o el impacto deseado en el público. La solución que puede remediar el problema es que, antes de lanzar una película a todas las salas de cine con un coste de entrada superior a la calidad, para reducir también los costes de su distribución o las pérdidas posibles, se debería proponer un periodo o un día de exposición de las películas que se van a estrenar a un precio mínimo en salas prestadas para tal fin; los espectadores que acudan a ver las películas que próximamente saldrán en cartelera, serán quienes, al finalizar, expondrán su valoración en una ficha o encuesta. Así, según los resultados, se decidirá si las películas obtienen el protagonismo en las pantallas nacionales o, en cambio, su exposición se deberá reducir a espacios concretos y a menores días de exhibición.

Por otro lado, se debería llegar a un acuerdo entre la producción televisiva con la cinematográfica, así como llevar la industria a Internet, el nuevo motor informativo. Una opción podría ser introducir en las televisiones la conexión por red que facilitase conectar con las productoras de cine para que, en el momento del estreno cinematográfico, en vez de gastar en salas de cine, uno prefiera pagar por el mismo beneficio el obtener la exhibición en su casa. Además, la exploración en tecnología debe atravesar una dimensión superior a la visual o sonora; así, las pantallas cinematográficas deberán crecer en tamaño y calidad –similares a los Imax-, un aumento de butacas para recibir al público, y la introducción de nuevas realidades virtuales, como olores, sensaciones…

Para terminar, todos somos conscientes de que la industria española está en crisis comparada con la americana o la europea, ya sea por falta de público o de financiación. La posibilidad podría estar en establecer un sector de producción cinematográfica que favoreciese la realización conjunta a nivel europeo de los estados miembros para reducir el coste de realización, así como de inversión; por lo tanto, el cine español podría alcanzar unas dimensiones más mundiales. Un ejemplo de financiación e inversión conjunta internacional es la ESADE. Fue fundada en 1958 y actualmente tiene sedes en Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Munich. Además, cuenta con acuerdos de colaboración con más de cien universidades y escuelas de negocios de todo el mundo; dispone también del parque de negocios ESADECREAPOLIS, un centro pionero dedicado a la innovación en el que se fusionan Universidad y empresa.

Continúa el camino...
Nolan, el pintor de batallas
«Barry Seal», un traficante a medida de su contexto
Ignacio de Loyola: guerrero al servicio del Señor
‘Z. La ciudad perdida’: un viaje intelectual hacia el asombro

8 Responses

  1. Violeta

    En base a lo que expones, ¿ Cómo justificas la conquista de los cines londinenses por “Lo imposible” ? Besos y abrazo

    1. Conforme a lo que dices, Violeta, quizás pueda rebatir con dos cosas: la primera, ¿crees que el impacto hubiera sido el mismo si los actores fueran españoles? sin duda, la película es de producción y de dirección española, pero el resto del equipo es puramente americano. Por otro lado, cabe destacar que el público tiene especial debilidad por las grandes historias, y aquellas que son tan actuales y que han impactado de una manera my humana, atraen a cualquier persona que tenga una sensibilidad o caridad 🙂 Besos!

  2. Dejando a un lado el tema “Lo imposible”, película que ni me gusta ni me disgusta, porque me quedo igual ante los niños Nenuco y el pelo de nunca despeinarse del señor McGregor (si queréis ver verdadero realismo trágico os invito a ver “Las flores de Harrison”), creo que hablar de “crisis” del cine español precisamente ahora, cuando 2012 ha sido su mejor año (en términos cuantitativos, sobre todo, y en cierto modo también cualitativos), no es de lo más acertado: http://www.sonbuenasnoticias.com/destacado/el-cine-espanol-consigue-en-2012-la-mejor-recaudacion-de-su-historia/

    1. Hmm, para nada considero que el cine español esté perdiendo; es más, a lo largo de este año todo el mundo ha valorado el enorme crecimiento y mejora de nuestras producciones. Me refería más en un sentido comparativo con el cine americano o europeo. El cine español, frente a alguna que consigue tener éxito internacionalmente, el resto se quedan sin financiación o desgastando los mismos temas de siempre. Sus historias son muy buenas, pero salvo algunas -como Blancanieves, La piel que habito o la de Lo Imposible, entre otras-, son más para público nacional que internacional.

  3. Claro, ahí es donde quiero llegar. Es decir, creo que tu argumentación sería válida al revés… Es el cine americano el que no para de desgastar los mismos temas de siempre. Es el cine español, que también es europeo, por cierto, el que innova exponiéndolos de otra manera (el último cine de género que se ha venido haciendo en nuestro país los últimos años, que ha reinventado muchas fórmulas) o el propio de temática castiza.

    ¿Qué EEUU tiene más difusión? Por supuesto, es la mayor infraestructura americana por delante incluso de la industria armamentísitca y de aviación. Pero, ¿qué estamos valorando? ¿Calidad o cantidad? Por calidad, tanto Europa como España se llevan la palma en todos los sentidos. De Estados Unidos solo nos llegan los taquillazos. Nada de cine de autor, y truños en el cine yankee hay muchos, más que en España, y muy malos; en realidad hay más mierdas que oros.

    Tenemos cierto reparo a reconocer las bondades de la cultura propia. Todavía no he entendido el porqué… Por cierto, hablando también de innovación e inversiones en desarrollo para nuevas formas de hacer cine: “El Cosmonauta” (española); 400.000€ en crowdfunding, y un equipo de producción de jóvenes creativos (españoles)… http://elcosmonauta.es/

    1. De momento, el público se ha ido quejando de la monotemática, aunque como he dicho antes, este último año, el cine español ha cambiado muchísimo, destacando en especial en festivales y siendo seleccionado en los Oscars. En realidad ahí se libra el combate: el cine europeo es mucho más realista, frente al americano, que peligra en idealista y en excesivamente positivista. Sin embargo, el público está necesitado de historias positivas, donde el protagonista venza al mal y no se muestre el rostro duro de la realidad (algo que quizás esté más latente en el cine europeo); de ahí que triunfe más el cine de acción o fantástico, es una excusa para huir de la realidad y el cine americano, ahí, se lleva la elección de la crítica. No obstante, la calidad del cine europeo es mucho mejor y son muchas las películas de su industria que han vencido el éxito de los taquillazos americanos.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar