Home > Cine > La guerra de un país

La guerra de un país

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Omar (2013) - Hany Abu-Assad - Pablo Jiménez

Título: Omar

Director: Hany abu-Assad

Guión: Hany abu-Assad

Producción: Hany-abu Assad, Waleed F.Zuaiter, David Gerson

Dirección de Fotografía: Ehab Assal

Reparto: Adam Bakri (Omar), Leem Lubany (Nadja), Waleed F.Zuaiter (Agente Rami), Samer Bisharat (Amjad), Tarek (Eyad Hourani)

Duración: 97 minutos

País: Palestina

Año: 2013

Distribuye: Golem

[/tab][/tabs]

Pablo Jiménez Nicolás


El largo conflicto entre Palestina e Israel es bien conocido por todos. Son décadas y décadas viendo en noticias y diarios cómo la sangre sigue brotando sin que el final parezca próximo. El cine no ha estado muy cercano a todo lo sucedido en Tierra Santa. Las dificultades para poder financiar proyectos propios han impedido que Palestina pudiese afrontar en el séptimo arte su visión de lo que está ocurriendo en su país. No hay muchas películas que muestren al mundo la situación actual de los territorios palestinos. Para que no olvidemos lo que ocurre en ciertos lugares del mundo hay películas que son necesarias por sí solas.

Omar está financiada en su totalidad por Palestina (la primera película que lo consigue), y eso se nota en gran parte de su metraje. La historia narra las andanzas de un joven que actúa como guerrillero que lucha por la liberación de su pueblo. Su vida cotidiana le obliga a saltar un largo muro y cruzar la zona ocupada para visitar a su amada Nadia, hermana de su compañero de batallas. Todo suena a muy visto, pero esta premisa esta muy bien contada en sus primeros minutos, logrando una acertada presentación de personajes. Los conocemos muy bien.

Omar (2013) - Hany Abu-Assad - Adam Bakri - Pablo Jiménez Nicolás

En ese inicio observamos una crítica social y política que nos muestra a los palestinos como rehenes de un mundo injusto. Todo es correcto y entendible. Juega muy bien la baza de ser un drama social antibélico que muestra la dura realidad de miles de personas. Pero Omar no es la típica película árabe con planos fijos, silencios interminables e historia lineal. No. Es un filme con un guión lleno de giros y piruetas argumentales que nos recuerdan al cine de espías más comercial. Acaba siendo un thriller con persecuciones y algún que otro tiro.

Un detalle que sorprende en esta producción es la iluminación con tonos pasteles y cálidos. Parece que se quiere mostrar una Palestina más accesible a las grandes audiencias, con una fotografía que evita mostrar un mundo más sombrío. Otra sorpresa es la pericia técnica.  No se espera de cinematografías tan austeras como la palestina que las persecuciones estén filmadas con tanto nervio. El talento tras las cámaras es incuestionable.

La trama es muy atractiva, ya que juega muy bien su papel en muchos momentos. La compleja situación del protagonista, rodeado y perseguido por dos mundos antagónicos, sirve para ahondar en las contradicciones de estos conflictos étnicos y religiosos. Hay un cierto sinsentido en estos mundos (y en cualquier trance pre-bélico). Los continuos giros en un guion muy pensado (quizás demasiado) llevan al joven Omar a debatir sobre sus deseos y anhelos más profundos.

 Omar (2013) - Hany Abu-Assad - Adam Bakri - Pablo Jiménez Nicolás - Fotograma

Esta doble moral es el aspecto más interesante de una película, que no consigue llegar a altas cotas. Su principal problema es un exceso de situaciones inverosímiles e inexplicables. Muchos de los giros hay que creérselos, pero parecen más propios de juegos de niños que de peligrosos espías y guerreros armados. No hay una conexión lógica. El guión busca desesperadamente llegar a esos giros que provocan asombro en el espectador. Pero, sin importar cómo. Estos descuidos fuerzan muchas escenas, que acaban siendo poco creíbles. El regusto es más amargo por una evolución del argumento desacertada. Una pena.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Hany abu-Assad tiene una estrecha relación con los premios. Su película más famosa hasta la fecha, Paradise Now, fue candidata al Oscar a mejor película extranjera y ganó el Globo de Oro. Con Omar logró de nuevo la candidatura a la estatuilla dorada. Se puede afirmar que los premios sirven (a veces) para descubrir nuevas filmografías. Abu-Assad puede estar contento con ellos, pues le han ayudado mucho en su carrera.[/toggle]

Continúa el camino...
La extinción del cine de entretenimiento de calidad
Cine hueco
Radiografía de la China moderna
La caza del hombre

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar