Home > Cine > La gran obra maestra de Ben Stiller

La gran obra maestra de Ben Stiller

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

La vida secreta de Walter Mitty (2013) - Ben StillerTítulo: La vida secreta de Walter Mitty

Director: Ben Stiller

Guión: Steve Conrad. James Thurber (relato)

Producción: Stuart Cornfield, Samuel Goldwyn Junior, John Goldwyn, Ben Stiller

Dirección de fotografía: Stuart Dryburgh

Reparto: Ben Stiller (Walter Mitty), Kristen Wiig (Cheryl Melhoff); Kathryn Hahn (Odessa Mitty); Adam Scott (Ted Hendricks), Shirley MacLaine (Edna Mitty), Ólafur Darri Ólafsson (Groenlandés borracho), Sean Penn (Sean O’Connell), Adrian Martínez (Hernando)

Duración: 114 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2013

Distribuye: Twentieth Century Fox

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

Estamos ante una de esas pequeñas joyas cinéfilas que alegran la vida a los amantes del cine. La vida secreta de Walter Mitty es una apuesta original, marcada por el humor y la comedia, que traslada un mensaje completamente positivo, sin caer nunca en la cursilería en la que tanto se ahoga nuestra sociedad posmoderna.

Cuando acudimos al cine a ver una película, lo hacemos con unas expectativas. A veces, las expectativas son superiores a la cinta, con lo que la decepción nos desborda. En otras ocasiones, los deseos se cumplen, y salimos satisfechos. Pero a veces, las expectativas se quedan muy por detrás del resultado, con lo que nos embarga un placer y satisfacción solo comparables con la visión y contemplación de una obra de arte.

Así es La ida secreta de Walter Mitty, más una readaptación del relato de James Thurber que un remake del largometraje homónimo estrenado en 1947. Llega de la mano de Ben Stiller, que también ayuda en la producción, amén de protagonizarla. Es un largometraje cómico, pero de gran trasfondo emotivo y sicológico, que hace al espectador reflexionar sobre el rumbo de su vida, y la posibilidad de cambiarlo.

La vida secreta de Walter Mitty (2013) - Ben Stiller - Fotograma

El tema central de la rotura del cascarón se mezcla con el del amor, y con numerosas situaciones que provocarán una carcajada constante en el público. Los periodistas disfrutaremos de una manera especial gracias al personaje interpretado por Adam Scott, un auténtico gilipollas víctima de su propia tecnofilia, máximo exponente de la perniciosa obsesión por las nuevas tecnologías. Stiller disfruta criticando al periodismo digital, una aberración en comparación con el trabajo artesanal del periodismo tradicional. Internet es fantástico para ciertos medios periodísticos, como la presente Web; pero no es el sustituto ideal para grandes publicaciones de enorme tradición histórica, como la revista Life de la película.

El punto de arranque lo marca el personaje de Sean Penn, un fotógrafo aventurero que no le manda a Stiller (Walter Mitty), responsable de negativos de la revista Life, una foto que necesita para la próxima portada. Esto hará que Walter Mitty comience toda una aventura de redescubrimiento personal, mezclada con momentos irreales creados por su imaginación. El objeto de su amor, Kristen Wiig, aparece realmente espléndida. Parece como si Ben Stiller realmente estuviera enamorado de la actriz por lo bien que la fotografía en escena, ayudándose, claro está, del excelente trabajo de la iluminación y el maquillaje.

La vida secreta de Walter Mitty (2013) - Ben Stiller - Kristen Wiig - Fotograma

Otro punto a su favor es la coherencia interna y su cohesión rítmica. Todo está  perfectamente hilado. Comparte con The Artist (2011) su apuesta por el humor y el alejamiento del elemento trágico que podría ahogar completamente el espíritu de ambas cintas. Stiller es capaz de sacar más sonrisas que lágrimas; de enamorarnos, de que amemos a Walter Mitty y nos asombremos del contenido de la cinta, para después sorprendernos con los múltiples alicientes que elevan su película a la categoría de gran obra maestra del director.

Las continuas referencias paródicas a grandes películas como El curioso caso de Benjamin Button (2008) y el estilo con el que los títulos iniciales se camuflan en el paisaje, dándole la oportunidad al espectador de probar su ingenio y encontrarlos. El gusto con el que se desarrollan los diálogos y la desenfrenada acción que puebla las situaciones imaginarias. Las excelentes actuaciones del reparto y la inclusión de personajes sacados del mejor realismo mágico, como el gigante piloto de helicópteros de Groenlandia… Todos son alicientes para ver la película.

La vida secreta de Walter Mitty (2013) - Ben Stiller - Kristen Wiig - nieve

No podemos dejar de destacar el guiño que realiza a muchos de nosotros, que ansiábamos que Papá Noel o los Reyes Magos nos echaran un Míster Músculo, ese muñeco al que se le podían estirar brazos, piernas y cuerpo, que en la película protagoniza una de las más hilarantes idas de olla del protagonista.

Junto a Grand Piano y Una Cuestión de tiempo, La vida secreta de Walter Mitty es de las mejores películas desde que arrancó septiembre. Forman el triunvirato de las tres obras maestras de sus respectivos directores, al menos hasta el momento actual.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]

Vamos a aprovechar este apartado para hablar de la figura del productor, el gran desconocido del cine, que muchas veces ha sido víctima del maniqueísmo heredado del marxismo, que coloca al empresario como el malo, como el nudo de la soga que ahoga la creatividad del director; como el obseso del dinero y de los beneficios, etc. Pero sin productor, no habría cine. Sin inversión ni visión comercial, no disfrutaríamos de las grandes películas que consumimos.

Esta reflexión viene bien para llamar la atención cinéfila sobre dos de los productores de esta cinta: ¿Les suenan Sam Goldwyn Junior y John Goldwyn? ¿Quizá de la MGM, Metro Goldwyn Mayer? Pues resulta que ambos son, efectiva y respectivamente, hijo y nieto de Sam Goldwyn, uno de los fundadores de la MGM. Parece que continúan la tradición familiar, aunque con un poderío muy inferior debido a la destrucción del Sistema de Estudios.

[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar