Home > Cine > La exitosa reconstrucción de James Bond

La exitosa reconstrucción de James Bond

Ficha técnica

Spectre (2015) - Sam Mendes - Germán Esteban EspinosaTítulo: Spectre (James Bond)

Dirección: Sam Mendes

Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade y Jez Butterworth

Producción: Bárbara Broccoli, Michael G. Wilson

Dirección de fotografía: Hoyte Van Hoytema

Banda Sonora: Thomas Newman

Montaje: Lee Smith

Reparto: Daniel Craig (James Bond); Ralph Fiennes (M); Naomie Harris (Moneypenny); Ben Whishaw (Q); Rory Kinnear (Tanner); Andrew Scott (C); Christoph Waltz (Franz Oberhauser); Mónica Bellucci (Lucia Sciarra); Léa Seydoux (Madeleine Swann)

Duración: 148 minutos

País: Reino Unido y Estados Unidos

Año: 2015

Distribuye: Sony

Germán Esteban Espinosa


La irrupción de Daniel Craig en el panorama cinematográfico de James Bond levantó críticas dispares. En un bando estaban los que defendían que era un Bond que dejaba de lado su aspecto cómico para centrarse en la elegancia y sobriedad del Sean Connery original. En el otro, el nuestro, veíamos al nuevo bond como una masa de músculo y fuerza bruta sin la chispa ni la inteligencia que hacían grandes a George Moore y, de un modo más contenido, a Pierce Brosnan.

A esta sensación contribuyó una primera película, Casino Royale, que pese a un comienzo prometedor terminó convirtiéndose en un sopor sin sentido alguno, amén de caótico y sin emoción. Sin embargo, poco a poco el equipo técnico ha sabido diseñar un nuevo James Bond que hace las paces con sus señales identitarias a la vez que renueva su simbología y consigue que los bandos, antaño enfrentados, ahora comulguen con el disfrute de 007.

Si en Skyfall Sam Mendes apostaba por una deconstrucción del agente 007 orquestando un debate sobre lo viejo contra lo nuevo y demostrando cómo lo que importaba era la esencia en vez de las memeces new age y las TIC’s, en esta ocasión realiza una reconstrucción del personaje en la que por fin se reúnen todos sus elementos típicos para formar una nueva experiencia llena de aciertos y entretenimiento, aunque ensombrecida por alguna laguna de guión y la sensación de que el personaje de Christoph Waltz podría haber dado para más.

Spectre (2015) - Sam Mendes - Christoph Waltz - Germán Esteban Espinosa

En Spectre encontramos todos los elementos imaginables de James Bond. Tenemos un tren con asesinatos a bordo; una persecución frenética por la nieve; otra persecución con helicópteros y lanchas motoras; tenemos dos chicas Bond; tenemos a M, que vuelve a ser hombre; y a Moneypenny, que le ha tocado encarnar la manía del racismo cinematográfico y volverse negra. Tenemos a Q y, ¡olé! Volvemos a tener los inventos de Q. Tenemos hasta un nuevo Tiburón, esta vez sin dientes metálicos ni apariencia de retrasado mental.

Tenemos espectacularidad, desplazamientos por múltiples países, política internacional y una reflexión de fondo que trata, al igual que Trascendence (2014), sobre la igualdad y la libertad, los extremos del comunismo y del capitalismo; sobre si es mejor el caos que proporciona la libertad o el orden esclavo que proporciona la igualdad y la anulación del derecho de la humanidad a obrar sin que papá Estado le diga cómo hacerlo.

También tenemos, como no podría ser de otra manera, acción y explosiones a mansalva. La secuencia con la que se abre Spectre, precedida de la famosa secuencia del ojo/cañón de pistola y la cortina de sangre cayendo, es espectacular. Sam Mendes quiere demostrar que maneja a la perfección la profesión de la dirección cinematográfica y decide presentar la película mediante un largo plano secuencia que sigue a los personajes a través de una atestada ciudad de Méjico en plena celebración de la festividad de la muerte.

Spectre (2015) - Sam Mendes - Daniel Craig - Mexico - Germán Esteban Espinosa

La secuencia es perfecta, llena de dinamismo y elegancia, además de servir para mostrar al mundo una tradición mexicana algo desconocida. Sin embargo, no llega a ser todo lo excelente que podría haber sido debido a un fallo muy recurrente en la cinematografía actual. Las líneas y los contornos de los objetos y edificios tiemblan cuando la cámara realiza un movimiento. No vemos un desplazamiento nítido, sino que es como si las líneas verticales y horizontales, en vez de desplazarse de modo natural, se movieran espasmódicamente, como si el cine necesitara más fotogramas por segundo para poder captar un movimiento fluido. Aún así, el juego con la profundidad de campo en el plano en que Bond anda por una cornisa mientras que la mayor parte del encuadre lo ocupa la marabunta de gente que está celebrando la fiesta en la plaza mayor es digno de un examen universitario.

Aunque el colofón de esta primera secuencia hace que nos preocupemos ante el tremendo tembleque de la imagen producido por la estúpida manía de dotar de un realismo inútil a las persecuciones, el resto de la película fluye adecuadamente, permitiendo al espectador ver perfectamente la acción y no desistir ante el borrón en el que se convierten muchas de las coreografías cinematográficas actuales.

La presencia de Mónica Bellucci es breve pero intensa y arrebatadora. Su duelo con Bond es uno de los puntos más sensuales de la trama, además de lírico y sexual. La secuencia de avance hacia la piscina que precede este instante se echa un poco a perder por la elección de mantener una profundidad de campo muy exigua, que hace que solo Bellucci aparezca enfocada mientras que el entorno se desenfoca. Esto mismo destroza la emoción del plano subjetivo que nos pone en los ojos de 007 cuando huye en coche a toda velocidad por las calles de Roma. Este recurso, sacado de videojuegos como GTA V, es realmente sensacional, pero hubiera quedado mucho mejor si pudiéramos ver con nitidez el fondo al que se dirige el movimiento.

Spectre (2015) - Sam Mendes - Daniel Craig - Monica Bellucci - Germán Esteban Espinosa

La presencia de M, Q y Moneypenny adquiere una importancia inusitada, lo que ayuda enormemente a que el espectador empatice de una manera más profunda con la película y permita a su cerebro que obvie algunas de las lagunas que deja el argumento, de las que no daremos más detalles por si pudiéramos caer en algún spoiler involuntario.

Cristoph Waltz es uno de los mejores actores que pueblan el panorama actual. Ya lo ha demostrado en numerosas películas y se lo han reconocido en los Oscars. Ya sea interpretando a un sádico militar nazi, un liberador de esclavos, un padre común o un farsante megalómano, sabe dotar de verosimilitud y estilo a todos sus personajes. Pese a que su trasfondo está cogido con pinzas y metido a presión para dotar de más sentido a sus motivaciones, su interpretación es magnífica, además de expresarse perfectamente en su físico, notablemente ridículo en comparación al de Bond.

No obstante, la culminación de la saga de Daniel Craig, que retoma trazos de las tres anteriores películas, deja al espectador con la sensación de que la trama y el personaje de Waltz podrían haber sido mejor explotados durante las anteriores entregas; pero por otro lado también debemos tener en cuenta que Sam Mendes solo se ha ocupado de las dos últimas que, con una enorme diferencia, son las mejores de las protagonizadas por Daniel Craig.

Spectre (2015) - Sam Mendes - Daniel Craig - traje - Germán Esteban Espinosa

Daniel Craig consigue mostrar a un Bond pleno, lleno de elegancia y humor acertado e inteligente. Combina a la perfección el músculo con el estilo y una gran ironía sobre sí mismo, consecuencia de sus vivencias en Skyfall. Es una pena que, si los rumores son ciertos, esta sea la última película de Craig como James Bond, porque ha conseguido por fin pillarle el truco al personaje y gozar interpretándolo.

Todos estos ingredientes sumados transforman a Spectre en la reconstrucción del personaje de James Bond que muchos anhelábamos. Explorando una dialéctica que lleva siglos existiendo pero que ha cobrado una especial relevancia en el universo hipermediatizado actual, la película se desenvuelve en un derroche inagotable de acción y sentido del humor que sabe mezclar con acierto la trama principal con las relaciones entre los personajes. Aunque vuelve a poner sobre la mesa todos los tópicos del personaje de Bond, Sam Mendes consigue producir algo nuevo y lleno de novedad, permitiendo a Daniel Craig representar su mejor James Bond. Las lagunas del guión y lo forzadas que parecen algunas situaciones son rápidamente obviadas por los aciertos en la fotografía, la dirección y el montaje. Es posiblemente la mejor entrega de las cuatro películas protagonizadas por Craig, seguida muy de cerca por Skyfall.

Dato cinéfilo

Los productores se mostraron enormemente interesados en contratar a Christopher Nolan como director de la presente película, aunque finalmente eligieran a Sam Mendes para que repitiera el éxito de Skyfall. Aún así, afirmaron dejar la puerta abierta a negociaciones para que el gran adaptador de Batman pudiera dirigir una futura entrega de la serie. Mónica Bellucci, con sus aproximadamente 50 años de edad, se ha convertido en la chica Bond más vieja de la historia.

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar