Home > Cine > La evolución del stop-motion

La evolución del stop-motion

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Los boxtrolls (2014) - Graham Annable - Anthony Stacchi - Germán Esteban Espinosa

Título: Los Boxtrolls

Director: Graham Annable, Anthony Stacchi

Guión: Irena Brignull, Adam Pava. (Novela de Alan Snow: Here Be Monsters!)

Producción: David Bleiman Ichioka, Travis Knight

Diseño de producción: Paul Lasaine

Reparto: Ben Kingsley (Archibald Snatcher); Jared Harris (Lord Portley-Rind); Nick Frost (Mr. Trout); Isaac Hempsted Wright (Eggs); Elle Fanning (Winnie); Simon Pegg (Herbert Trubshaw); Toni Collette (Lady Portley-Rind)

Duración: 96 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribuye: Universal

[/tab][/tabs]

 Germán Esteban Espinosa


De nuevo estamos ante una película potencialmente echada a perder por una mala composición de su tráiler comercial. Los boxtrolls dista de ser la memez que parece ofrecer el anuncio televisivo. Lo primero que nos sorprende es que se trata de una película de animación stop-motion; es decir, personajes de plastilina que son manipulados fotograma a fotograma por los animadores, a una velocidad suficiente como para simular movimiento.

Este stop-motion consigue devolver al cine toda la artesanía tradicional que ha perdido con el potente desarrollo de la tecnología y los efectos especiales. Ahora la mayoría de los decorados fantásticos ultra-realistas de las películas no existen más que en la pantalla del ordenador de sus diseñadores. ¿Quién no echa de menos esos paisajes que, pese a no ser muy verosímiles, transmitían una magia particularmente seductora? Pues esta cinta devuelve ese encanto perdido al cine, ya que todo lo que se muestra es real, realizado mediante maquetas.

Eso sí, la capacidad de los animadores ha mejorado hasta el punto de mostrar momentos en los que no se nota nada la animación entrecortada propia de este tipo de películas. El stop-motion ayuda a la cinta a sugerir una atmósfera oscura y a dotar de mayor peso al antagonista, el histriónico y resabido Archibald Birlante, mostrándolo más terrorífico de lo que es, al menos para el público infantil.

 Los boxtrolls (2014) - Graham Annable - Anthony Stacchi - boxtrolls - Eggs - Germán Esteban Espinosa

Pese al histrionismo de este personaje, el doblaje hace un trabajo digno de admirar, ya que carga sus discursos de una perfecta entonación y varias figuras literarias, que hacen que sus disertaciones resulten agradables para el oído del público. Destaca sobre todo un momento, al principio de la cinta, cuando el personaje, subido a lomos de su carroza, habla directamente a cámara, rasgando la cuarta pared y recordando más a una obra de teatro que a una película.

La acción está bien mantenida, con unos personajes curiosos, entre los que destacan dos de los esbirros de Archibald, calcados de los dos sicarios que no dejaban de hablar en Sin City (Robert Rodríguez, Frank Miller y Quentin Tarantino. 2005), estos son los encargados, además, de la brillante escena post-créditos, que supone el momento más desternillante de la cinta, además de dar pistas al espectador sobre lo difícil y laborioso que es hacer bien una película de estas características.

Los boxtrolls (2014) - Graham Annable - Anthony Stacchi - Archibald Birlante - Ben kingsley - Germán Esteban Espinosa

Si bien alguna parte del largometraje se puede atragantar, el resultado global anima a verla y a olvidar sus momentos menos lúcidos. Al principio, por ejemplo, la cinta destaca por prácticamente no tener diálogos, lo que ayuda a potenciar el retrato de los boxtrolls, personajillos mágicos del particular mundo de amantes de los quesos que la película recrea.

Pese a ser una producción claramente dirigida hacia el público infantil, no cae en la cursilería ni las obviedades de otras insufribles películas como Planet 51 (2009), por lo que puede resultar atractiva para otro tipo de público y transformarse en la opción ideal para un plan familiar con niños pequeños.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Los Boxtrolls supone el estreno de Graham Annable y anthony Stacchi en la dirección cinematográfica. Ambos han desarrollado su carrera en los departamentos audiovisuales del cine y las videoconsolas. El primero destaca por haber trabajado en los efectos especiales de Ghost (1990) y Hook (1991); mientras que el segundo lo hace por dedicar su profesión a la animación de videojuegos como Star Wars: La venganza de los Sith (2005) o Star Wars: Obi Wan (2002).[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar