Home > Cine > La Dama de Hierro

La Dama de Hierro

Fernando Bonete Vizcaino

Poco o nada se puede añadir ya a la opinión que nos merece Meryl Streep. Que ha podido a lo largo de su carrera como actriz de cine con cualquier cosa que le echen es ya una obviedad, y que lo siga haciendo con sus muy bien llevados 63 años queda patente con La Dama de Hierro.

Otra crítica me merece la película en sí. Más allá de Mary Louise no creo adivinar nada que atrape la atención del espectador, salvando tal vez algún que otro momento de confusión bien dirigido. Demasiado ambicioso me parece el proyecto de Phyllida Lloyd, no tanto en cuanto al planteamiento, por otro lado complicadísimo, desbordante, con unos primeros minutos insufribles en los que reina el caos (solo al final parece que el largometraje adquiere cierta unidad), sino por lo complejo de la temática.

Una biografía política y personal, además con tintes íntimos, de un personaje tan relevante y controvertido como lo fue Margaret Thatcher, se le escapa de las manos a cualquier cineasta. Embarcarse en un proyecto fílmico de tal magnitud es abocarlo al fracaso. Cosa distinta habría sido si hubiera quedado en tinta y papel (léase, un libro, formato más ajustado a las exigencias de la baronesa) o una serie. Pero también podría haber quedado en bodrio contante y sonante de no haber sido por la magnífica Streep.

Sostengo que, fundamentalmente, es la dificultad de llevar una vida tan plena a la pantalla la principal equivocación de una película que no suscitará más que indiferencia por el desarrollo y admiración por la actriz protagonista. Prueba de ello es su análogo Nixon de Oliver Stone, que pese a todas sus diferencias cinematográficas (no tantas como se podría llegar a pensar en un primer momento), adolece del mismo error de perspectiva.

_________________
– Otras críticas de La Dama de Hierro en Pantalla 90 y El País.
– Otras críticas en la sección Cine.

Continúa el camino...
La Bella y la Bestia: a la sombra del original
Lo que de verdad importa: se necesitan curanderos del cine familiar y con valores
‘Que Dios nos perdone’: no somos mejores que a quien buscamos
Moonlight: con sutileza y sensibilidad, la mezcla de tópicos puede funcionar

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar