Home > Cine > La caza del hombre

La caza del hombre

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
Anarchy Las noches de las bestias (2014) - James DeMonaco - Pablo Jiménez Nicolás

Título: Anarchy: La noche de las bestias (The Purge: Anarchy)

Director: James DeMonaco

Guión: James DeMonaco

Producción: Jason Blum, Bradley Fuller, Michael Bay

Dirección de Fotografía: Jacques Joufrett

Reparto: Frank Grillo (Leo), Carmen Ejogo. (Eva), Zach Gildford (Shane), Kiele Sanchez (Liz), Zoe Soul (Cali), Michael K. Williams (Carmelo)

Duración: 103 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribuye: Universal

[/tab][/tabs]

 

Pablo Jiménez Nicolás


La Purga: la noche de las bestias (The Purge, James deMonaco, 2013) fue una de las películas sorpresa del verano pasado. Partiendo de una gran idea acabó siendo un filme mucho más rutinario y previsible de lo esperado. La purga no era una gran obra, fue un thriller de suspense fallido. Sin embargo, fue muy rentable gracias a su bajo coste. Un año después llega a nuestras carteleras la segunda entrega. Sorprende la rapidez. Uno teme que el guión sea muy endeble tras lo apresurada de su realización. No es un libreto brillante, pero sí un historia mejor construida que su predecesora.

Anarchy: la noche de las bestias (The Purge: Anarchy, James de Monaco, 2014) parte de la misma trama que su predecesora pero es una película muy distinta. No solamente por el distinto reparto y por ser una historia diferente; sino porque el tono no es el mismo. Si La purga jugaba más con el terror y el thriller; Anarchy es una pura película de acción. Muchas de sus escenas parecen sacadas de Los mercenarios, pero con ese trasfondo político propio de la saga.

Anarchy Las noches de las bestias (2014) - James DeMonaco - fotograma fuerzas armadas - Pablo Jiménez Nicolás

Esa idea de permitir durante una noche el crimen lleva a muchas personas a salir a la calle de “caza”. Un pretexto que sorprendió hace un año, pero que está mucho mejor tratado ahora. Una segunda parte que mejora la original pero, sobre todo, la amplifica. Si en la primera solo contemplamos lo que ocurría en la casa de una familia que es asaltada por los cazadores; en Anarchy somos testigos de todo lo que sucede en esa sociedad lacrada por los falsos ideales y el fascismo. Un mundo que tiene cierto reflejo en la actualidad (salvando las obvias distancias) y que tiene muchos más ambages de los que mostraba en su primera parte.

Ahora, los hechos suceden por las calles de la ciudad y, desde allí, observamos ese tétrico mundo desde mucha menos distancia. El espectador ve de cerca cómo la ley de la selva impera en una sociedad donde los humanos sacan sus más bajos instintos para asesinar al primero que se cruza en su camino. Anarchy es una película que muestra todos los distintos eslabones de esa casta. Desde los más bajos a los más altos y donde todos tienen mucho que redimir. Esta secuela es el complemento que le faltaba a esa insuficiente película inicial que fallaba en su falso suspense.

Anarchy Las noches de las bestias (2014) - James DeMonaco - Dios - Pablo Jiménez Nicolás

Porque ya no hay suspense ni intentos de sustos al más puro estilo slasher. En Anarchy todo ocurre de frente. Es una obra directa, sin muchas concesiones (salvo su tibio y previsible final), que aprovecha mejor el mundo ya creado. Una película de tiros, de acción, con un ritmo frenético que deja un buen sabor. Interesante cine de entretenimiento con un mensaje detrás mucho más profundo de lo que puede parecer y que, quizás, dé más de hablar en unos años que en estos tiempos.

Es cierto que le faltan unos personajes más interesantes y unos actores más solventes (que sí había en la primera parte con Ethan Hawke y Lena Headley), y ser más consistente en algunas situaciones. Aun así, funciona en su conjunto y demuestra que en Estados Unidos aún queda algo de cinismo que mostrar. Anarchy no es una película brillante, pero sí acierta en todos sus propósitos. Y, sobre todo, consigue que el espectador siga preguntándose acerca de esta sociedad distópica. ¿Estamos realmente tan cerca de ellos como pensamos? ¿Tan cerca de coger las armas y de matarnos por las calles?

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Solamente un personaje de la primera parte repite en esta secuela: aquel chico negro que entraba en la casa de los Sandin para pedir auxilio. Su evolución es lógica, y es un guiño a lo que puede ser una saga de varias películas. James DeMonaco repite en la dirección y en el guión; mientras que Jacques Jouffret y Nathan Blackhead continúan en la dirección de la fotografía y la música. Si el equipo artístico ha cambiado, la parte técnica se mantiene en sus labores.[/toggle]

Continúa el camino...
La extinción del cine de entretenimiento de calidad
Cine hueco
Radiografía de la China moderna
Las malas costumbres del cine Indie

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar