Home > Cine > La Bruja: Versos bíblicos, bosque tenebroso, luz crepuscular, estilo pictórico

La Bruja: Versos bíblicos, bosque tenebroso, luz crepuscular, estilo pictórico

La bruja

Crítica de cine: La bruja

Ficha técnica

La brujaTítulo: La bruja

Dirección: Robert Eggers

Guión: Robert Eggers

Producción: Daniel Bekerman, Lars Knudsen, Jodi Redmond, Rodrigo Teixeira, Jay Van Hoy

Reparto: Anya Taylor-Joy (Thomasin); Ralph Ineson (William); Kate Dickie (Katherine); Harvey Scrimshaw (Caleb); Ellie Grainger (Mercy); Lucas Dawson (Jonas)

Duración: 92 minutos

País: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Brasil

Año: 2015

Distribuye: Universal

Germán Esteban Espinosa


La bruja es una película atípica, y precisamente por su originalidad tiene bastante mérito. Sin embargo, es una cinta que reúne muchos tópicos sobre la brujería, lo que unido a un ritmo eminentemente contemplativo y pausado, hará que sea prácticamente imposible de disfrutar en una sala comercial, porque a causa del tráiler que la han confeccionado, seguramente atraiga a mareas de adolescentes o amantes del terror que, al aburrirse irremediablemente, no entrarán en el juego que propone el director, por lo que recurrirán al acto más despreciable dentro de una sala de cine, reírse de la película, y reírse bien alto para que todos los espectadores oigan sus berridos.

Podemos resumir las sensaciones que transmite La bruja a través de una serie de ideas o fotogramas mentales, que pueden avisar al lector de la idoneidad o no de esta producción para la satisfacción de sus deseos lúdicos. Un plano general a ras de suelo que ejecuta un lento travelling hacia el tenebroso bosque otoñal que encuadra, mientras suena una música estridente in crescendo. Una fotografía dada por luz temblorosa de velas en el interior de casas de madera y suelo de tierra batida, y una penumbra luminosa crepuscular en terrenos naturales que recuerda a la que envuelve a El renacido (The Revenant). Frases de la Biblia recitadas con vehemencia mientras se mira al cielo esperando la piedad, mientras actúan como auténticos seres despreciables del inframundo ahogados en una hipocresía que no comprenden. Cuadros de interiores al óleo con marcados claroscuros, usando la luz como herramienta para dar volumen y textura a las formas, cuyo referente artístico exacto no sabemos concretar.

La bruja
La bruja (2015) – Robert Eggers – Anna Taylor Joy – Bosque tenebroso

Esta panorámica describe a la perfección lo que vamos a encontrarnos. Una familia ahogada por la hipocresía del puritanismo anglosajón de los pioneros, predestinada a sus males por un Dios que no es Amor sino espectador sádico. Una madre enloquecida que va volviéndose completamente repugnante; un padre inútil que pretende justificar su impotencia y vanidad por medio de la divina providencia; unos niños cuya maldad inocente no tiene lugar para el universo de supersticiones en el que habitan y un mal muy real y místico que los amenaza de verdad.

Y también un ritmo muy lento; exasperantemente lento; tan pausado que, aunque entres de lleno en la película, hace que la trama no termine de llenarte; que los recursos estéticos, pese al cuidado que se denota en la iluminación y el vestuario, no acaben de transmitirte el arte que exudaba La chica danesa; que el ambiente de brujería y fantasía barroca que quiere exhibir La bruja, se reduzca a un pálido reflejo de la intención original. La bruja recuerda en cierta manera a Lords of Salem, de Rob Zombie, pero no consigue la majestuosidad estética que esta obra conseguía a golpe de Réquiem de Mozart.

La bruja
La bruja (2015) – luces temblorosas de vela iluminando interiores de casas de madera y tierra batida

Así que ya sabéis, queridos lectores, avisados estáis. No vayáis a ver La Bruja deseando pasar miedo, pues no lo sufriréis. No acudáis con ganas de tensión y gran suspense, porque no lo hallaréis. Id queriendo experimentar una película diferente, independiente y atípica. Asistid a ver una reconstrucción fiel de la época, a vivir la brujería desde la óptica del puritanismo inglés. Disfrutad de sus claroscuros y su luz crepuscular tan constante que si al salir del cine aún es de día, quedaréis deslumbrados. No es de pasar miedo, sino de contemplar la estética de la brujería.

Dato cinéfilo

Se ve claramente la inteligencia mercantil de las distribuidoras con este producto. Montan un tráiler en el que, si se ve detenidamente, se puede identificar la esencia de la cinta; pero que si se consume pasivamente, da la sensación de mostrar una cinta de terror. De esta manera, atraen a los forofos del cine de miedo y consiguen que una película cuyo presupuesto total ha sido de unos 3,5 millones de dólares, recaude en su primer fin de semana de estreno en Estados Unidos 8,8 millones, y lleve hasta la fecha 25,1 millones de dólares ganados, más de 8 veces su inversión: un éxito financiero.


Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar