Home > Cine > Grand Hotel Budapest o Más Wes Anderson

Grand Hotel Budapest o Más Wes Anderson

 

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Grand Hotel Budapest" (2014) - Wes AndersonTítulo: Grand Hotel Budapest

Director: Wes Anderson

Guión:  Wes Anderson (historia de Wes Anderson y Hugo Guiness)

Producción: Adam Stockhausen

Dirección de fotografía: Robert D. Yeoman

Reparto: Ralph Fiennes (Gustave H.), Adrien Brody (Dmitri); Willen Dafoe (Jopling); Jeff Goldblum (Deputy Krovacs); Harvey KEitel (Ludwig); Jude Law (Escritor joven); Bill Murray (M. Ivan); Tony Revolori (Zero Moustafa); Edward Norton (Henckels)

Duración: 100 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2014

Distribuye: Twentieth Century Fox

[/tab][/tabs]

 

Clara Reynés

La sociedad occidental se divide entre gente a la que le gusta la pizza hawaiana, y gente a la que no. Los partidarios del Colacao y los del Nesquik. Aquellos que se decantan antes por una pepsi y los fieles a la roja dama capitalista: Cocacola. Estos bandos, estas divisiones, son como surcos intangibles, ausentes hasta el momento en el que algún desafortunado abre la veda.

Ocurre exactamente lo mismo con Wes Anderson. Al igual que los de Haneke, sus partidarios son aférrimos, leales, indiscutiblemente andersonianos. Uno podría llegarse a plantearse en qué consiste exactamente este fenómeno, pero no sería una cuestión muy larga para desarrollar. Todos aquellos que se han cuestionado esto han definido al cine de Anderson como un cine con “huella propia”.

¿Qué nos encontramos en El gran hotel Budapest? ¿Algo sorprendente? ¿Algo original? ¿Algo diferente, más maduro, con una gama más potente, más comprometida, quizá? Lo que vimos fue más Wes Anderson. Mas decorados increíbles (eso sí, preciosamente cuidados), un reparto maravilloso, una estética única. Vuelve a haber un tren. Y un viaje. Más enredos y un humor basado en el aspecto patético-emocional de sus personajes, y la ternura que estos provocan, o bien por el contrario, su grotesco.

Grand Hotel Budapest (2014) - Wes Anderson - Ralph Fiennes - Tony Revolori

Esperamos sinceramente que esta no sea, como se ha comentado reiteradas veces, su mejor cinta. Eso implicaría un corto recorrido autoral por parte de Anderson, y más de lo mismo para sus fans. A su favor diremos que, siendo de quien es, no decepciona; está a la altura de sus otros filmes, y el tratamiento del espacio, en este largometraje en concreto, es simplemente maravilloso.

El reparto es excelente, con grandes actores ya asentados y otros, quizá no tan conocidos, que están a la altura completamente, lo que nos reafirma en nuestra opinión de que se trata de un buen director de actores. La trama evoluciona de una manera fluida y sencilla a la par que rocambolesca (nadie dijo nunca que sencillo fuera exactamente lo mismo que simple).

A la salida del cine, se oían alabanzas: “¡parecía una película de cine mudo!”, “¡Qué cuidado estaba todo!”. No. Rotundamente no: no parecía una película de cine mudo humorística, si por ello estamos hablando de grandes referentes como El gran dictador, El niño o cualquiera de los Marx.

Grand Hotel Budapest (2014) - Wes Anderson - Willen Dafoe - Adrien Brody

No está tan cuidada. Cuidados hasta el más mínimo detalle, y sin caer por ello en la ostentosidad, eran los filmes de Wilder; así fueron Primera plana(1974), o Uno, Dos, Tres (1961). Irreverente, inteligente, tierno y mágico es Mi tío (1958), de Tati. Explotar la vis cómica de un actor hasta sus más ínfimos rastros es El guateque.

No nos equivoquemos. Tengamos fe en Wes Anderson. Creamos en su potencial: éste, esperamos, no será su mejor metraje. No, porque entonces no sería un gran autor, no sería un gran cómico, su mundo no sería tan maravilloso y particular; no con gags que, si bien funcionan, incluso funcionan bien, dejan un regusto descafeinado en la boca. No, porque entonces su personajes no serían tan tiernos y únicos; ni siquiera serían tan diferentes y preciosistas; porque dejarían un sabor, un rastro “asacarinado” en nosotros al cabo de unos pocos años.

Grand Hotel Budapest (2014) - Wes Anderson - Ralph Fiennes - Clara Reynés - Fotograma

Igualmente, es necesario verla en el cine. Es una película sumamente espectacular y visual, como todas sus predecesoras, y en este sentido sí, las supera. Si hay alguna película reciente con la cual debamos tener un compromiso ineludible en el cine, es esta. A esto se le suma un reparto grandioso. Es una gran elección para ver en pantalla grande, sin lugar a dudas.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Oso de plata en el festival de Berlín. Esta es una de las películas que destacan por su gran inversión en la distribución, ya que este viernes no solo se estrena en España, sino en todo el mundo.[/toggle]

https://www.youtube.com/watch?v=AagIyBoh5GM

Continúa el camino...
Entrevista a Francesca Archibugi
Una de sustos
Lazos de sangre, un buen remake
“Cautivos”, una piedra sin pulir

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar