Home > Cine > Fitness y Rock&Roll

Fitness y Rock&Roll

 [tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Dolor y dinero" (2013) - Michael Bay_

_

_

_

Director: Michael Bay

Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely, Pete Collins (artículos periodísticos)

Producción: Michael Bay, Ian Bryce, Donald De Line

Dirección de fotografía: Ben Seresin

Reparto: Mark Wahlberg (Daniel Lugo), Dwayne Johnson (Paul Doye), Anthony Mackie (Adrian Doorbal), Tony Shalhoub (Víctor Kershaw), Ed Harris (Ed Dubois)

Año: 2013

País: Estados Unidos

Duración: 129 min

Distribuye: Paramount

[/tab][/tabs]

Juan González Laborda

Tal como nos lo venden, el sueño americano significa tener todo el lote completo: alguien que pueda satisfacer tus necesidades más primarias, alguien con quien formar una familia, una casa con porche y jardín, un cadillac aparcado en el garaje, y crédito para apostar hasta que caiga el sol en las carreras de galgos. Tal como nos lo venden, el sueño americano es una máquina de hacer oportunidades; es el momento adecuado en el sitio correcto. El destino y la providencia siempre juegan de parte de honrados patriotas americanos, pues aquel que sigue el recto camino que el amor por el dinero le depara, no pasará desapercibido a la hora de las purgaciones. Sólo decir: God Bless America.

Florida, mediados de los años noventa, nadie cree en el sueño americano. ¿Nadie? Las calles están repletas de gente que cree merecer más de lo que posee. Los grandes círculos de poder parecen accesibles a cualquier tipo con suerte, el dinero cambia rápidamente de manos, las riquezas incipientes son efímeras y la tenacidad está subestimada. Somos frágiles y estamos limitados por nuestros propios deseos, que nublan nuestro juicio impidiéndonos discernir entre lo moralmente tolerable y sus diferentes tonalidades de gris. No es Billy Wilder, es Michael Bay haciendo lo que mejor sabe hacer, entretener con acción de la buena.

Una de las muchas explosiones de "Dolor y dinero"

El sueño americano son tres pringaos que juegan a ser gángsters para vivir a lo Julio Iglesias. Ver cómo se desenvuelven en situaciones surrealistas es, cuanto menos, divertido. Esteroides, cursos de motivación, cuerpos esculturales paseándose por los gimnasios con ropa de los noventa mientras suenan los grandes éxitos de la época. Enseñanzas con moraleja (monólogos interiores a cascoporro) y una sutil crítica del sistema americano mientras Mark Wahlberg idea su plan para hacerse rico. El cóctel mezclado con las sorprendentes interpretaciones de tipos ciclaos en el papel de tipos ciclaos, hacen de esta oda al sueño americano basada en hechos reales, un largometraje que puede arrancar más de una carcajada.

Todo vale en esta trepidante película de acción, estereotipos ‘esteroidiatizados’, un exceso de chistes fáciles y acompañados de muchos monólogos interiores tronchantes. El elenco de actores, con la mente al servicio del físico, hacen que resulte inverosímil lo estúpido y creíble que puede llegar a parecer esta historia surrealista inyectada en creatina.

Fotograma de "Dolor y dinero"

Ésta es una de esas películas en la que no sabes quién es el malo, pero en la que acabas deseándole lo peor a cada uno de los personajes. La acción está servida: extorsión, detectives, situaciones insólitas que el director vende como sucesos que pasaron realmente, y un montón de carga motivadora para machacarte en cualquier sitio menos en un gimnasio. Dolor y dinero es puro fitness y rock&roll, esas ganas de comerse el mundo y mantener un porcentaje bajísimo de grasa corporal. Es el “cógelo aunque no sea tuyo”; esas enseñanzas americanas que nos llevan a hacer locuras por el hecho de creer merecer más de lo que tenemos, para acabar recibiendo un: “haber estudiado” o un “zas, en toda la boca”.

Me pregunto si para que haya tanto ganador no debe haber también perdedores. ¿Ha jugado, participado o estado involucrado alguna vez, querido lector, en algún tipo de juego, proceso de selección o similar, en el que habiendo alguien que gane no haya nadie que pierda? El hecho de que exista un ganador implica que, por ende, hay un derrotado, como mínimo. Esta regla de oro es, eso mismo, oro. La casualidad existe. ¡Hasta en el sexo hay arriba y abajo! Mientras arriba están de jodienda, abajo están jodidos, los de arriban intentan mantener su situación, y los de abajo pelean por ver las cosas desde arriba; pero si nunca has estado allí es muy difícil saber llegar, y más aun cuando cualquier golpe desde abajo vuelve multiplicado desde arriba. El sueño americano no es mucho más que esa relación que existe entre triunfador y perdedor, o lo que es lo mismo: arriba y abajo.

Dolor y Dinero es eso, es pensar en que se puede conseguir lo inalcanzable, y para llegar hay que arriesgarlo todo. Ritmo incesante y risas aseguradas en Dolor y Dinero. Los noventa han vuelto en forma de película y eso siempre se agradece. Cinta muy recomendable.

Continúa el camino...
Las diez películas de 2014 según Hombre en Camino
“Blockbuster”: el amigo de los niños
Aquí también sabemos hacer superpoducciones
Actualidad atemporal y fina chabacanería

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar