Home > Cine > Elogio al exceso audiovisual

Elogio al exceso audiovisual

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"El Lobo de Wall Street" (2013) - Martin ScorseseTítulo: El Lobo de Wall Street

Director: Martin Scorsese

Guión: Terence Winter, Jordan Belfort (Novela

Producción: Riza Aziz, Leonardo DiCaprio, Joey McFarland, Martin Scorsese, Emma Tillinger.

Dirección de fotografía: Rodrigo Prieto

Montaje: Thelma Schoonmaker

Reparto: Leonardo DiCaprio (Jordan Belfort); Jonah Hill (Donnie Azoff) Margot Robbie (Naomi Lapaglia); Matthew McConaughey (Mark Hanna); Kyle Chandler (Agente Patrick Denham); Rob Reiner (Max Befort), Jon Bernthal (Brad), Jean Dujardin (Jean Jacques Saurel)

Duración: 180 minutos (3 horas)

País: Estados Unidos

Año: 2013

Distribuye: Universal Pictures

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

Estamos ante una película magnánima. El cine es un trabajo colectivo. Para que una cinta se cree, es necesario el trabajo de muchísimas personas trabajando codo con codo para que el producto salga finalmente a la luz. Cuando un equipo permanece integrado por los mismos trabajadores, la producción de los largometrajes se va perfeccionando. Esto es lo que sucede con El lobo de Wall Street, la nueva película de Scorsese y su nuevo actor fetiche Leonardo DiCaprio, una maravilla cinematográfica.

La película podría perfectamente subtitularse “horror vacui”. Es una oda al exceso, un himno a la despreocupación. Deja toda mojigatería y moralismo contraproducente apartados, para sumergir al espectador en una orgía iconográfica de drogas, sexo, colegueo, dilemas éticos y, sobre todo, mucho dinero. El exceso es lo que define a la cinta. Exceso de belleza, exceso de desnudos, exceso de música, exceso de voces, exceso de desenfreno. Pero no es un exceso peyorativo, sino una exageración orgásmica, que deja al espectador plenamente satisfecho.

Este gozo viene precedido por el fuerte humor satírico que inunda la película, a través de la voz en Off del protagonista, un broker de la bolsa estadounidense. La cinta desarrolla una crítica bestial contra los de su clase, pero una sátira que deja muy visibles las ventajas de comportarse de ese modo, así como sus inconvenientes, dejándole al público la difícil decisión sobre si ese estilo de vida merece o no la pena.

"El Lobo de Wall Street" (2013) - MArtin Scorsese - Jonah Hill - Leonardo DiCaprio - fotograma - Me llamo Earl

El reparto es excelente, pero es tan amplio que no podríamos abarcarlo ni en varias hojas, así que nos centraremos en nuestro protagonista, Leonardo DiCaprio, actor que pasó de guaperas a peso pesado del arte dramático americano, un ascenso ganado a pulso, porque en esta cinta está francamente soberbio, tanto a nivel vocal y expresivo, como a nivel corporal. Su interpretación del chute por “Lemmons” es de lo mejor de la cinta, y demuestra claramente que está en su época dorada.

Es una pieza perfecta para dejar de lado los prejuicios y disfrutar de un humor que no respeta las formalidades al uso ni la frívola dignidad con la que se envuelve el puritanismo posmodernismo. De hecho, el propio director recurrió a compañeros para que el dinero de la producción no procediera de ninguna de las grandes productoras, para así poder quedarse a gusto con la vistosidad de los desnudos y los excesos dionisiacos del largometraje, que nunca llegan a ser ofensivos ni desagradables, aunque quizá estén más dirigidos al público masculino. Pese a todo, es mundialmente conocida la mojigatería hipócrita de los Estados Unidos, y para evitar que la Asociación de Productores (la MPAA) les clasificara la película como no apta para menores, Scorsese tuvo que acceder a censurar algunos fragmentos de su genial obra.

"El Lobo de Wall Street" (2013) - MArtin Scorsese - Jonah Hill - Leonardo DiCaprio - MArgot Robbie - Jon Bernthal

Martin Scorsese es un ejemplo extraño de autor cinematográfico, porque pese a estar consagrado y tener una temática reconocible, no deja de innovar. Desde Shutter Island (2010), cada vez prueba con algo distinto. En esta ocasión es una película de difícil clasificación genérica. Es francamente divertido ver cómo los críticos se vuelven locos, obsesionados por la actualmente absurda costumbre de encasillarla en un género, además de resultar muy risible las categorías en las que entró en los Globos de Oro.

El director ítaloamericano consigue esta vez ir más allá de sus señas identificadoras, creando un estilo que parece salido de la fusión de su esencia personal, los diálogos de Tarantino, y los personajes y situaciones surrealistas de los Hermanos Coen.

"El Lobo de Wall Street" (2013) - Leonardo DiCaprio - Margot Robbie - fotograma

El Lobo de Wall Street es, en definitiva, una película bárbara, que no decae en ninguno de sus 180 minutos de duración, que arremete contra todos los tabúes sexuales y que tienta continuamente al espectador. Es un himno al exceso y un homenaje al horror vacui. Es una película imprescindible. Es una pieza que hay que disfrutar en una sala con gran pantalla, buen equipo de sonido y buena o nula compañía.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Según IMDB, el curiosísimo canto ritual del siempre genial Matthew McCounaghey, es lo que el propio actor hace antes de salir a escena para relajarse, concentrarse y temblar la voz. Además, la sustancia que esnifan los actores simulando cocaína no es más que vitaminas del grupo B.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar