Home > Cine > El hombre de acero

El hombre de acero

Marta García Outón

Frente a un héroe vulnerable, humano, que sufre y se derrumba moralmente, tal y como nos presentó a Batman Christopher Nolan en la última adaptación del cómic (El caballero oscuro), el personaje de Kar-El (Superman), un héroe al que ni siquiera las balas afectan y que cruza el espacio volando a la velocidad de la luz, nos cuesta imaginarlo en pantalla como un protagonista con el que podamos empatizar; sin embargo, en la nueva adaptación de Zack Snyder, el superhéroe se vuelve mucho más cercano y transparente para el público.

Superman, el hombre de acero

El conflicto de la historia de esta obra se halla en el encuentro entre dos mundos, dos identidades diferentes que se enfrentan tras la llegada de uno de los nacidos en el planeta Krypton a la Tierra. La debilidad que afecta a este personaje atraviesa todos sus escudos, que a primera vista perecen inquebrantables, pues reside en su propia naturaleza, distinta e incomprendida por el resto de personas, ya que es hijo de ambas sociedades; por eso, su objetivo reside en la búsqueda de sus orígenes y en convertirse en la esperanza de ambos mundos.

La nueva película de Superman, Man of Steel (El hombre de hierro), como así lo conocen muchos de sus fans, se apoya en el cómic original de Jerry Siegel y Joe Shuster, aunque Snyder le aporta un tono diferente; respeta la historia original, así como la dirección y la dimensión del personaje, pero se indaga mucho más en el drama del héroe y en su pasado. La creación de Superman se apoya en las características de los protagonistas de las grandes épicas de la literatura clásica griega, como Sansón, Hércules o Aquiles, ya que destaca por su naturaleza, diferente y superior a la humana, por su vinculación con habitantes de otro mundo (con los dioses en el caso de algunos héroes de la mitología griega) y por su código moral, siempre al servicio del bien. Los autores originales son judíos y parte de su religión influenció en la aportación simbólica del cómic, como la cercanía de la figura de Moisés al personaje de Superman (Kal-El se parece a la terminología hebrea de “Voz de Dios”), aunque en realidad se le ha vinculado más a la identidad de Jesucristo como salvador de la humanidad.

Superman, el hombre de acero

El hecho de que se hayan encontrado dos creadores, iconos del cine de acción actual y de las adaptaciones de los cómics de superhéroes (Christopher Nolan, director de las últimas películas de Batman, y Zack Snyder, reconocido por el éxito cosechado tras 300 y Watchmen), en esta costosa y ambiciosa producción, confirma la potencia y el valor de la puesta en escena de esta cinta; aunque se demuestra más la mano de Nolan en el tono dramático y realista del guión y la de Snyder en la mirada creativa de la dirección, producto de la mezcla de varias artes de las que originalmente parte el cine, como la fotografía, la pintura o la literatura.

Aunque, a pesar de indagarse la complejidad dramática del héroe no humano, por la exagerada explosión de acción y el ritmo frenético desarrollado en la última parte de la película, parece el propio espectador el propio protagonista, que desde el comienzo de la historia no deja de cuestionarse interrogantes sin responder, en especial entorno a la relación de este superhombre con la humanidad, quizás porque nos falta conocer mejor la realidad emocional de Clark Kent y su relación con los habitantes de la Tierra, que se oculta tras una fría interpretación del actor Henry Cavill, que a pesar de su parecido razonable con el personaje, hace más gala de ello con el traje puesto; en este sentido, quizás, resulte más interesante el pequeño Clark, quien sí posee un verdadero conflicto dramático en las escasas escenas que se le otorgan. Por lo demás, el tono épico de la película se arrastra desde principio a fin, empapándonos durante un largo prólogo en los orígenes de Superman en Krypton con la destrucción de su planeta. 

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar