Home > Cine > Criticar consiste en traducir el metalenguaje de la película

Criticar consiste en traducir el metalenguaje de la película

Germán Esteban Espinosa

Cuando entras en una sala cinematográfica y comienza a proyectarse sobre el tragaluz del infinito la imagen de la película que has pagado por ver, sientes un cosquilleo que te invade el cuerpo y te pone la piel de gallina, preparándote para más de 90 minutos de abstracción de la realidad y de contemplación activa de una historia, de una narración, de un relato audiovisual.

La película no es simplemente un argumento machacado que se ofrece a un espectador pasivo, como tanta gente denuncia de la televisión, como si ésta fuera la culpable de la depreciación del libro y del fracaso literario de una creciente mayoría de estudiantes españoles. Cuando vemos un largometraje, vamos construyendo simultáneamente un discurso en nuestras cabezas.

Como tantos teóricos han dicho, al igual que cuando leemos una novela creamos imágenes cerebrales, cuando vemos una película creamos una narración mental, todo para que al final nuestro cerebro recree una historia. Conforme vamos viendo la cinta, nos hacemos preguntas sobre lo que vendrá a continuación. Nos emocionamos, sentimos y deseamos junto al protagonista. Compartimos una experiencia tanto catártica como empática, que nos permite vivir la vida de otros como si fuera la nuestra.

Estatuto crítico tragaluz del infinito - John Wayne - Centauros del desierto - Germán Esteban Espinosa

No obstante, si el espectador es crítico de cine, además tiene la obligación de identificar el metalenguaje de la película. Cuando observa una secuencia, no solo construye el discurso del argumento en su cabeza como el resto de espectadores, sino que debe identificar todos los signos metalingüísticos de la imagen. Es decir, debe analizar cómo es la fotografía, la música, el papel de la dirección, del guión, las relaciones con la literatura y el arte, el simbolismo de la cinta, las referencias intertextuales y todo aquello de lo que la secuencia informa sobre ella misma.

Una vez que ha conseguido esto, el crítico debe intuir los porqués, interpretar la causalidad que ha llevado a que todos estos mecanismos, estos procesos, estos movimientos fílmicos sean plasmados de esa manera, adivinando en el proceso cuál era su intención, y si esta intención se ha cumplido o no. Por último, tiene que traducir estas emociones, sentimientos, percepciones, análisis, investigaciones, comentarios, indagaciones, descubrimientos e ideas al lector que va a recibir su discurso, y que espera no solo captar información de la película y la opinión del crítico del que se fía, sino divertirse o encontrar algo interesante o útil, que no pueda aprender por otros medios.

Estatuto crítico - El ladrón de palabras - Germán Esteban Espinosa

Por esto los críticos tenemos que seguir una política de máximo compromiso con nuestros lectores y al ver la proyección, poner en práctica los consejos de C. S. Lewis y juzgar cada producto dentro de su género y del público al que se dirige. Cuando vamos al cine a ver un preestreno, tenemos que deshacernos de ese vestido de petulante pedorrería que acompaña a la figura privilegiada del tipo que ve la película gratis y antes que el resto del mundo, y que encima tiene el privilegio de plasmar su opinión y dársela a los demás.

Como críticos, tenemos la obligación de sentir la pieza cinematográfica como la sentirá el espectador, el amante del cine, más pendiente de disfrutar de la película que de las innovaciones lingüísticas de la misma. Tenemos que evitar el cáncer de caer en una actitud, parafraseando a Umberto Eco, apocalíptica o integrada. No podemos calificar de mala una cinta dejándonos llevar por motivos ideológicos (salvo que dicha película insulte a nuestra moral); tampoco debemos desechar todas las producciones que “no aporten nada nuevo” o que “repitan la misma secuencia”. Tenemos que evitar humillar a las películas que solo busquen tiros y acción, y alabarla si consigue su único fin: entretener al espectador lo máximo posible.

Estatuto crítico - R.I.P.D. Departamento de policía mortal - Germán Esteban Espinosa

El crítico de cine en Hombre en camino tiene que tener clara su tarea, su obligación con los lectores y su responsabilidad con la Red, buscando en cada uno de sus escritos la máxima excelencia posible, tanto para la evolución académica del escritor, como para el buen nombre de esta web.

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar