Home > Cine > La habitación: una pareja de actores perfecta para un peliculón

La habitación: una pareja de actores perfecta para un peliculón

La habitación

Crítica de cine: La habitación

Ficha técnica

La habitaciónTítulo: La habitación

Director: Lenny Abrahamson

Guión: Emma Donoghue

Producción: David Gross, Ed Guiney

Dirección de fotografía: Danny Cohen

Reparto: Brie Larson (Ma); Jacob Tremblay (Jack); Sean Bridgers (Viejo Nick); William H. Macy (Robert); Joan Allen (Nancy); Amanda Brugel (Agente Parker); Wendy Crewson (Reportera)

Duración: 118 minutos

País: Irlanda

Año: 2015

Distribuye: Universal

José Antonio Lage


El director Lenny Abrahamson es el encargado de llevar a la gran pantalla la adaptación de la exitosa novela escrita por Emma Donoghue y que lleva el mismo nombre. La habitación forma parte de ese grupo de pequeñas películas que son capaces de hacer ruido en las más altas esferas del cine. Tanto es así que se ha ganado por méritos propios cuatro candidaturas al Óscar (Incluyendo Película, Director y Actriz).

Son ya muchas las ocasiones en las que se ha planteado la siguiente pregunta: ¿Qué hace grande en calidad a una película? ¿Su historia? ¿Los temas a tratar? ¿El guión? ¿Los personajes? Tal vez La habitación dé la respuesta cohesionando todos estos elementos. Un guión a priori sencillo pero con sustancia que se deja llevar por una historia cruda, apasionante, y que pone sobre la mesa muchos temas de gran complejidad. Todo ello visto a través de los ojos de un niño de cinco años.

La habitación
La habitación (2015) – Lenny Abrahamson – Jacob Tremblay

La película está claramente dividida en dos partes bien diferenciadas. La segunda, siendo una consecuencia más que lógica de la anterior, quizá no sea tan brillante, pero sí necesaria. Es importante señalar que el argumento muy posiblemente no capte de primeras a todo el mundo. Se trata de una historia que en un primer momento deja al espectador en tierra de nadie y que lo reta a deducir qué es lo que está ocurriendo, buscando que dé rienda suelta a su imaginación para atar cabos y saber el porqué del destino de los personajes que se nos presentan.

La dirección técnica de La habitación es magistral. Los momentos en los que la cámara habla por sí misma son incontables. No hace falta que los personajes hablen o interactúen, ya que con un simple plano uno es capaz de meterse en su piel. Ya sea por la perspectiva, la óptica o el montaje, se puede adivinar lo que pasa por la cabeza de los dos protagonistas, sobre todo en el caso de Jack (Jacob Tremblay), un niño que piensa que una simple habitación que no llegará a medir más de diez metros cuadrados es lo único que existe en el planeta. Su cambio en la manera de pensar y su perspectiva al ver el mundo que se abre ante sus ojos está perfectamente detallado en cada fotograma. A esto hay que sumar la labor de la banda sonora que, si bien a veces eleva los decibelios más de lo que debería, acompaña con elegancia a cada situación.

La habitación
La habitación (2016) – Brie Larson

Pero si hay algo que realmente es digno de destacar es su apartado interpretativo. Brie Larson, favorita al Oscar tras llevarse la gran mayoría de todos los premios hasta la fecha, se entrega absolutamente a su personaje: una mujer que en una de las peores circunstancias posibles trata de luchar por sobrevivir, no por su vida, sino por la de su hijo, quien con tan solo ocho primaveras lleva a cabo la dificilísima tarea de ser el nexo entre el universo que La habitación pretende transmitir y el público. Una pena que la Academia se haya olvidado de este joven actor, pues su trabajo podría perfectamente haberle valido una candidatura e incluso una nominación.

La habitación es pequeña, en muchos sentidos, pero la sombra que proyecta es enorme. Es un ejemplo de que con una buena base, un buen director, una guionista que ame y conozca la historia (en este caso, la mismísima escritora de la novela) y unos extraordinarios actores, se puede obtener un resultado de altísima calidad. Ha tardado varios meses en llegar desde su estreno en EE.UU. el pasado mes de octubre, pero la espera ha merecido la pena. Una más que absoluta recomendación para los amantes del buen cine.

Dato cinéfilo

Brie Larson estuvo aislada durante un mes para tratar de entender lo mejor posible cómo se sentía su personaje. Esto lo acompañó con una dieta alimenticia muy estricta.

Continúa el camino...
Trumbo
Trumbo: Cranston devuelve la dignidad de un personaje histórico
Hitchcock/Truffaut, o una Master class de cine
Agente contrainteligente
Agente contrainteligente: Sacha B. Cohen, el mal gusto hecho cine
Calle Cloverfield 10
Calle Cloverfield 10: Buen suspense en un universo muy forzado

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar