Home > Cine > Star wars El despertar de la fuerza: La nueva esperanza es J. J. Abrams

Star wars El despertar de la fuerza: La nueva esperanza es J. J. Abrams

Star Wars El despertar de la fuerza

Crítica de cine: Star Wars El despertar de la fuerza

Ficha técnica

Star Wars El despertar de la fuerzaTítulo: Star Wars El despertar de la fuerza

Director: J.J Abrams

Guión: J.J. Abrams, Lawrence Kasdan (Personajes: George Lucas)

Producción: J.J. Abrams, Bryan Burk, Kathleen Kennedy

Dirección de fotografía: Daniel Mindel

Reparto: Daisy Ridley (Rey), John Boyega (Finn), Adam Driver (Kylo Ren), Oscar Isaac (Poe), Lupita Nyong´o (Maz Kanata), Andy Serkis (Snoke), Domhnall Gleeson (Hux), Max Von Sydow (Lor San Tekka), Harrison Ford (Han Solo), Carrie Fisher (Leia), Mark Hamill (Luke Skywalker), Anthony Daniels (C-3PO),    Peter Mayhew (Chewbacca)

Duración: 135 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2015

Distribuye: Walt Disney

José Antonio Lage


Se apagan las luces en la sala y todo el mundo grita. Aparece en la pantalla la famosa frase: “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…”. Ya no hay vuelta atrás. La emoción envuelve a todos los allí presentes (incluido, por supuesto a un servidor). Pero hay que tratar de centrarse, pues tenemos el reto de analizar la que quizá es la película que más expectación ha causado en estos últimos años. ¿Habrá sido gratificante este Star Wars El despertar de la fuerza? Vamos a verlo.

Si bien en un primer momento, cuando hace casi tres años se anunció una nueva entrega de la saga se provocó un profundo rechazo en los fans, los ánimos se fueron calmando cuando se dio a conocer quién sería el encargado de ponerse a los mandos del proyecto. J.J Abrams parecía la persona idónea para esta dificilísima tarea, sobre todo por el más que notable renacer que otorgó a la saga Star Trek. Su mano está presente desde el primer minuto. Hay una sensación muy extraña durante toda Star Wars El despertar de la fuerza pues, si bien hay momentos que parece que estás viendo una de las películas clásicas, hay otros que todo parece distinto, algo nuevo.

Star Wars El despertar de la fuerza
Star Wars El despertar de la fuerza – JJ Abrams (2015) – Daisy Ridely – John Boyega

Esto no es para nada negativo, Abrams es un excelente director y su estilo, menos artificial que el de Lucas (mejor olvidar el “videojuego” que se sacó de la manga con La venganza de los Sith), otorga una mezcla entre un soplo de aire fresco sin dejar atrás la nostalgia. Las luchas con sable láser, por ejemplo, han cambiado en cuanto a su desarrollo, siendo más realistas, dotadas de un tono más oscuro y aterrador. Sin embargo, el director también sabe introducir el humor de una forma muy inteligente. No se trata de un humor infantil y estúpido como el que podía dar Jar Jar Binks en La amenaza fantasma, sino más bien de uno más desenfadado y que hace no tomarse tan en serio la película, convirtiendo, eso sí, en ocasiones, al villano Kylo Ren en una caricatura de Darth Vader.

Que nadie se engañe, aunque Star wars El despertar de la fuerza evoque continuamente momentos del pasado (sobre todo de la trilogía antigua y obviando prácticamente en su totalidad la nueva), se trata de una historia nueva, donde nuevos personajes toman el mando, dejando acertadamente a las viejas glorias en un segundo plano y llevando a cabo así su merecido homenaje a cada uno de ellos, algo que será una delicia para los fans. Puede ser algo nuevo, con nuevos personajes, nuevas aventuras y nuevos villanos, pero su desarrollo recuerda, sin duda, a la primera película (Una nueva esperanza). Será en más de una ocasión cuando los espectadores tengan una sensación de Déjà Vu. Un arma de doble filo, pues, aunque esté bien homenajear al pasado, es importante una renovación en cuanto a argumento se refiere; no obstante, no debemos olvidar que si la saga Star Wars es maravillosa se debe a su universo, su legado y su música, no al guión más sobresaliente de la historia.

Star Wars El despertar de la fuerza
Star Wars El despertar de la fuerza (2015) – JJ Abrams – Harrison Ford

De sus nuevos protagonistas, seguramente el público sentirá un especial cariño por Rey (Daisy Ridley), quizá el personaje que despierte mayor pasión y encarne lo que serían los valores de la generación actual de hijos de Star Wars. Finn (John Boyega) es la otra nueva gran incorporación en el bando de los héroes. Si bien puede en un principio provocar algún rechazo y no llegar a ser tan querido como Rey, es un personaje que gustará a los más jóvenes.

La que sin duda podría ser la gran decepción de Star Wars El despertar de la fuerza es la del nuevo villano (y lo que guarda detrás, cosa que se desconoce del todo aún y que se irá desarrollando en posteriores películas): Kylo ren (Adam Driver), un personaje que aparece con una excusa que dadas las circunstancias puede ser creíble, pero que no llena la pantalla como, por supuesto, lo haría Darth Vader. Como villano principal se queda muy corto y con muchísima falta de carisma.

Otro párrafo aparte merecen las apariciones de los “clásicos”. No se desvelará nada aquí de ninguno de ellos, esos son momentos que los fans merecen vivir por sí mismos. Lo que sí que está claro es que en las primeras apariciones de cada uno de ellos (ya sean humanos, droides o incluso naves…) los fans sentirán unas ganas locas de ponerse a aplaudir. La película no da vueltas alrededor de ellos, ni vive de lo que estos aportaron a la saga muchos años atrás, sino que otorga la dosis suficiente para quedar más que satisfecho con su aparición y centrarse en la historia de los nuevos personajes.

Star Wars El despertar de la fuerza
Star Wars. El despertar de la fuerza – J.J. Abrams (2015) – Adam driver

Star Wars El despertar de la fuerza es, primero de todo, un alivio. Resultaba en un primer momento terrorífico hasta qué punto Disney podía haberse cargado la saga. Por suerte, el proyecto ha caído en las manos de un director valiente que sabía lo que hacía. Es, sin duda, el Star Wars de J.J. Abrams. Una mezcla muy acertada de su estilo con una nueva historia que recuerda a la primera película en muchísimos aspectos.

Ahora, habrá que ver quién es el encargado de llevar a cabo las futuras secuelas; de momento se habla de Rian Johnson, director de Looper (2012). Sea quien sea, no lo tendrá fácil. Hasta entonces, disfrutemos de esta. Hará emocionarse a los fans, y a los que no lo son tanto, les hará pasar muy buen rato. Desde aquí solo podemos decir: “Míster Abrams, que la fuerza te acompañe”.  Por cierto, no se ha mencionado en esta crítica al maestro John Williams, creador de la que quizá sea la mejor banda sonora de la historia del cine. Pero, realmente, sobran las palabras.

Dato cinéfilo

En un primer momento, se pensó en titular la cinta The ancient fear (El miedo antiguo). Al tratarse de un título demasiado oscuro, finalmente se decidió bautizarla El despertar de la fuerza.

Continúa el camino...
El héroe de las mil caras: psicoanálisis del mito
Trumbo
Trumbo: Cranston devuelve la dignidad de un personaje histórico
Hitchcock/Truffaut, o una Master class de cine
Agente contrainteligente
Agente contrainteligente: Sacha B. Cohen, el mal gusto hecho cine

2 Responses

  1. Muy de acuerdo con todo lo que has dicho. También iba con cierto miedo a verla, pero he salido muy satisfecho. Abrams ha sabido contentar tanto a los veteranos de la saga como a los nuevos, dándole además esa importancia que merecen a los nuevos personajes, sin dejar de lado a los antiguos, pero sabiéndo apartarlos correctamente para que no acaparen toda la atención. Le espera un futuro muy bueno a la franquicia. Saludos1

  2. Estimado José Antonio Lage, discutamos.

    Más que la nueva esperanza se llama JJ Abrams, diría que el nuevo desastre se llama J.J. Abrams. Todo lo que el director logró hacer con Star Trek (cuyas películas pasaron de ser bastante aburridas para una parte del público a ser muy entretenidas para la mayoría), lo echa a perder en la nueva de La Guerra de Las Galaxias.

    Disney y Abrams apuestan por centrarse en la trilogía clásica, conscientes de que su público más consumista se centra en esta trilogía, y elude la nueva trilogía y sus subproductos. Esto tiene incluso sentido argumentalmente al desarrollarse la historia de la nueva película 30 años después de las clásicas; pero hace que otros muchos elementos fallen.

    Abrams ha querido hacer lo mismo que Jurassic World, pero a diferencia del universo de los dinosaurios, Star Wars ha vivido durante los últimos 10 años un chorro inaudito de películas, series de animación, cómics, novelas, ficciones-fan, merchandising, videojuegos, etc., que hacen que muchos de los momentos nostálgicos carezcan de significado, que muchos de los diálogos sobre la fuerza aburran porque ya están más que sabidos por buena parte del público y que nos vayamos con la sensación de haber visto un remake libre de Episodio IV en vez de una película que aporte algo nuevo de valor al Universo Star Wars. Es que copia todos los malditos elementos del guión de Episodio IV. Todos.

    Las peleas de sable láser tienen mucho que mejorar. No apuntan a un aspecto más realista, sino que se centran en un estilo de lucha medieval que no pega nada si se tiene en cuenta que el uso de la fuerza les permite un estilo de lucha más prxcimo a la danza y los samuráis, como en las películas de Lucas. Un estio mucho más fluido, guiado por su conocimiento de los objetos y energías que los rodean.

    El antagonista, en efecto, tiene poco carisma.

    Y la selección del reparto en el caso de la chica ha estado muy acertada. Y el robotito circular mola, es el equivalente a Jar Jar Binks, y en sus gestos me recuerda mucho a Giru, el robot que acompañaba a los protagonistas de Dragon Ball GT.

    Las batallas aéreas están bastante bien logradas. Retoma los recursos que explotó hasta hartarse Zack Snyder en “El Hombre de Acero”, como partir de un encuadre grande del espacio a centrarse mediante zoom en una nave u objeto móvil, lo que da velocidad y dinamismo a la imagen. Tambén evita el tembleque de cámara, algo que es de agradecer teniendo en cuenta la cantidad de películas de acción que se joden por culpa de ese método.

    Pero en definitiva, me pareció un souvenir nostálgico para los amantes de la trilogía clásica, bastante previsible para los que sepan identificar tramas y elementos de guión, que no aporta nada, que no da ninguna información al espectador (supongo que para justificar la cantidad de Spin-offs y secuelas que quiere montar Disney), obligándole a aceptar los elementos de la trama porque sí; que pierde parte de su esencia, que abandona el signo identitario de la batalla de sables y que difícilmente saciará las expectativas de los que no pertenezcan al extenso mundillo de los fans de la trilogía clásica.

    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar