Home > Cine > Tarantino satisface pero no supera a Kill Bill Vol. 1

Tarantino satisface pero no supera a Kill Bill Vol. 1

Tarantino

Crítica de cine: Los odiosos ocho de Tarantino

Ficha técnica

TarantinoDirector: Quentin Tarantino

Guión: Quentin Tarantino

Producción: Richard N. Gladstein, Shannon McIntosh, Stacey Sher

Dirección de fotografía: Robert Richardson

Banda sonora: Ennio Morricone

Reparto: Samuel L. Jackson (Mayor Marquis Warren); Kurt Russell (John Ruth); Jennifer Jason Leigh (Daisy Domergue); Walton Goggins (Sheriff Chris Mannix); Demián Bichir (Bob); Tim Roth (Oswaldo Mobray); Michael Madsen (Joe Cage); Bruce Dern (General Sandy Smithers)

Duración: 167-187 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2015

Distribuye: eOne

Información obtenida de IMDB

Germán Esteban Espinosa


Nos es especialmente difícil criticar Los odiosos ocho por ser una obra de Quentin Tarantino. Por ello la vamos a reseñar desde dos perspectivas diferentes que vamos a fundir lo más coherentemente posible. Por un lado, analizaremos la película en sí misma, y por el otro, la contextualizaremos dentro de la producción de Tarantino, comparándola con el resto de sus producciones.

Lo primero que llama la atención al investigar sobre Los Odiosos Ocho es el revuelo causado por el formato elegido por Tarantino para filmar todo, o al menos buena parte de su película: el 70 mm. Esta elección es todo un acto de sibaritismo egoísta, pues ahora la mayoría de los cines tienen proyectores digitales, y los que no, tienen proyectores de 35 mm, no de 70. ¿Por qué ha elegido este formato? Porque ofrece el doble de resolución que el tradicional y además proporciona el encanto del grano, algo muy apreciado por los apocalípticos del cine digital.

Además ha optado por usar un formato hiperpanorámico, tan grande que incluso la más panorámica de las pantallas de cine necesitará añadir bandas horizontales en negro para que la proyección pueda verse y no escape por los laterales de la pantalla. Además, el efecto del grano se aprecia solamente en los preciosos encuadres del Wyoming cubierto por la nieve, años después de la Guerra de Secesión. Cuando los protagonistas entran en la posada, da la sensación de que la textura visual cambia por a un formato digital.

Tarantino
Los odiosos ocho (2015) – Quentin Tarantino – Kurt Russell – Jennifer Jason Leigh – Bruce Dern

La duración de la película en cines sin proyectores de 70 mm (99% de cines españoles) es de unos 167 minutos, siendo 187 minutos para los especializados en dicho formato. Tarantino consigue que este tiempo pase volando gracias a un guión muy bien estudiado y al buen trabajo de su reparto, encabezado por un omnipotente Samuel L. Jackson, un carismático Kurt Russell y una despeluchada y espléndida Jennifer Jason Leigh.

A Tarantino le moló el aspecto de la nieve en el Western, que descubrió en su sangrienta e intensa Django Desencadenado, por lo que ha decidido explotarlo al máximo en esta nueva obra que, por supuesto, no guarda ninguna otra relación con su anterior película. El argumento de Los odiosos ocho introduce a Tarantino en un estilo muy próximo al teatro, donde un grupo de personajes van reuniéndose hasta confluir en un espacio reducido y encerrado por una ventisca, donde todos los conflictos explotan bajo la presión de los roces humanos.

En cierto modo, unas premisas semejantes nos pueden recordar a Reservoir Dogs, primera película de Tarantino, o al menos primera cinta considerada como tal por el director; pero no se engañen, esta no es Reservoir Dogs, aunque entretiene y se pasa volando. Si la película la hubiera firmado cualquier otra persona, sería excelente; pero siendo de Tarantino, esperábamos algo más.

Tarantino
Los odiosos ocho (2015) – Quentin Tarantino – Michael Madsen

Para nosotros, Tarantino alcanzó su máxima calidad en Kill Bill Vol. 1. El propio director insiste en incluir los dos volúmenes de Kill Bill como si fueran una misma película, aunque sean radicalmente distintos. Mientras que en el primero Tarantino consigue una obra magistral de narrativa audiovisual, combinando a la perfección película con animación japonesa, bandas sonoras con acción, títulos con capítulos y filmando auténticas secuencias inmortales como la del silbido en el hospital o los planos secuencia de la sala de conciertos japonesa; en el segundo volumen desarrolla una película más convencional, en la que su estilo se traduce en el uso de diálogos que contrastan con el tono emocional de la secuencia en la que se desarrollan, como la canción de Stuck in the middle with you mientras Michael Madsen tortura al policía en la ya mencionada Reservoir Dogs.

Después de semejante oda a la potencia discursiva del cine, Tarantino ha sido incapaz de superarse, ni con el caos de Malditos Bastardos ni con la calidad interpretativa e intensidad de Django Desencadenado. Tampoco lo consigue con esta nueva entrega. Reconocemos fácilmente muchos de sus elementos de temática de autor: actores recurrentes en su cine, música realizada por Ennio Morricone, acción dividida por capítulos que se presentan con fundido a negro y letras blancas, créditos iniciales al presentar la película, tipografía amarilla en el título, violencia exagerada para causar risa, personajes llevados a la caricatura para crear situaciones extremas, etc.

Sin embargo, aunque se denota claramente su estilo, en esta ocasión parece forzado. La división de la trama en capítulos es demasiado evidente, y no ofrece ningún desafío al espectador, pues el montaje es predominantemente lineal, pese al flashback que contiene. Es tan evidente que llega a aburrir, dando la sensación de que incluso Tarantino ya se cansa de este sistema, destrozándolo cuando usa su propia voz como una especie de narrador comentarista para explicar el título de uno de los capítulos.

Tarantino
Los odiosos ocho (2015) – Quentin Tarantino – Samuel L Jackson

El humor y la violencia exagerada van de la mano, pero con menos intensidad que otras veces, dando la sensación de que son momentos en los que Tarantino quiere que te rías con él, carcajada que solo conseguirá de los seguidores más incondicionales de su estilo. La banda sonora es potente, sobre todo para ambientar la creciente tensión que se respira en la posada, pero no tiene nada tan memorable como otras películas suyas. Usa una música, pero podría perfectamente utilizar otra; ¿se imaginan el comienzo de Pulp Fiction con una música diferente a la suya? No, es algo inconcebible. Tarantino parece fusionar las melodías que elige con sus argumentos, salvo en esta ocasión.

La fotografía está bien, pero no tiene los juegos cromáticos que conseguía en otras piezas; no contiene planos que dejen boquiabierto al espectador. Sí, elige un formato muy panorámico para poder mostrar una diligencia completa y grandes planos generales de largas cadenas de montañas; pero este derroche nos recuerda que John Ford en los años 40 y 50 lograba unos encuadres del Oeste espectaculares utilizando el simple formato de 4:3, sin necesitar ni siquiera una panorámica estándar (16:9, que es el formato medio de las televisiones planas actuales).

Consigue, eso sí, algo épico y tremendamente difícil de realizar en los tiempos que corren. Logra que el acto de pegar a una mujer provoque risa. Lo consigue gracias al retrato de la mujer en cuestión como el ser despreciable que es y por su maestría presentando a personajes y ambientando la historia.

Tarantino
Los odiosos ocho (2015) – Quentin Tarantino – Tim Burton

Repetimos, si la película no se comparara con otras de su filmografía, sería excelente. Los odiosos ocho consigue fusionar el encanto de las obras teatrales con el cine. Su genial ambientación en los años inmediatamente posteriores a la Guerra de Secesión americana hace que el espectador sienta el deseo irrefrenable de escuchar el himno del séptimo de caballería o el Dixie. Es un metraje extenso que pasa volando ante el espectador y que posee una violencia que pese a ser en ocasiones escatológica, consigue los efectos deseados.

Pero siendo Tarantino, es una película que no consigue brillar como debiera, y que reutiliza de un modo algo forzado todos los recursos que han hecho del creador de Jackie Brown uno de los autores cinematográficos más querido y odiado de los últimos años.

Dato cinéfilo

Parece que Quentin Tarantino ha sido una víctima más de la imparable y agobiante maquinaria de márketing de Disney. El director había reservado la sala Cinerama Dome, perfecta para su película ya que el formato cinerama se adopta mejor al hiperpanorámico del director; pero no la pudo estrenar allí debido a que, al parecer, Disney extorsionó a los distribuidores para que programaran allí la nueva y penosa entrega de Star Wars.

Continúa el camino...
El «Vatel» neoclásico de Roland Joffé
Django desencadenado

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar