Home > Cine > La gran apuesta: complicada pero digna candidata al Oscar

La gran apuesta: complicada pero digna candidata al Oscar

Crítica de cine: La gran apuesta

Ficha técnica

La gran apuestaTítulo: La gran apuesta

Director: Adam McKay

Guión: Charles Randolph, Adam McKay. (Novela de Michael Lewis)

Producción: Dede Gardner, Jeremy Kleiner, Arnon Milchan, Brad Pitt

Dirección de fotografía: Barry Ackroyd

Montaje: Hank Corwin

Reparto: Ryan Gosling (Jared); Christian Bale (Michael Burry); Steve Carell (Mark Baum); Jeremy Strong (Vinnie Daniel) Brad Pitt (Ben Rickett)

Duración: 130 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2015

Distribuye: Paramount

Germán Esteban Espinosa


Tenemos ante nosotros a una de las vacas gordas de los Oscars de este año. La gran apuesta es candidata a la estatuilla por Mejor Película, Mejor Director, Mejor Montaje, Mejor Guión Adaptado y Mejor Actor Secundario para Christian Bale. Dejando a un lado que las candidaturas de este año parecen haber sido elegidas por un comité de chimpancés, que han dejado fuera a Danny Boyle y su fantástica Steve Jobs, que no han hecho candidato a Seth Rogen a Mejor Actor Secundario y que han mandado a Alicia Vikander a Mejor Actriz de reparto en vez de principal, lo cierto es que La gran apuesta merece mucho la pena.

Eso sí, es una de las películas más complicadas que hemos visto en mucho tiempo. Recomendamos encarecidamente su visión en versión doblada al castellano, porque de lo contrario lo más seguro es que el futuro espectador no se entere ni de la mitad del argumento. La trama narra los orígenes de la brutal crisis que nos ahoga y empantana nuestra visión de futuro, y lo hace desde dentro, llenando su guión de tecnicismos bursátiles y del entorno bancario. Aunque se inserten planos en los que la cuarta pared se destruye para que queden más claros estos conceptos, la velocidad de los diálogos hace que sean prácticamente incomprensibles en versión original.

La gran apuesta
La gran apuesta (2015) – Adam McKay – Jeremy Strong – Steve Carell – Ryan Gosling

Llama poderosamente la atención el salto cualitativo que ha dado Adam McKay, director de la película, que ha pasado de dirigir capítulos de Saturday Night Live y películas protagonizadas y a veces guionizadas por Will Ferrell, a poner a parir a los principales bancos de América amén del gobierno federal estadounidense mediante una película llena de recursos narrativos y frescura, con un humor muy negro flotando en el ambiente y canalizado por el diseño de sus personajes.

Los personajes que pueblan el argumento están llevados al límite, pero no de la forma esperpéntica de Joy, sino de una manera realista. Christian Bale, que se postula como un duro candidato para Mejor actor de reparto, encarna al típico genio asocial con algo de síndrome de Asperger que tiene un ojo de cristal. Ryan Gosling experimenta un cambio espectacular que hace que no lo reconozcamos en pantalla; de interpretar a sociópatas y personajes de turbio trasfondo psicológico pasa a encarnar a un tiburón de las finanzas seguro de sí mismo y muy parlanchín.

Brad Pitt personifica la parte humana del banquero, una persona asqueada de la bajeza moral de su ámbito laboral y obsesionada con las escuchas telefónicas de la CIA y las amenazas del capitalismo, la comida transgénica y los gérmenes. Steve Carell, por su parte, personifica a uno de los personajes más geniales y cómicos de La gran apuesta, un analista financiero que quiere fastidiar a los banqueros que se dedican a jugar con los sueños de sus clientes. Su personalidad y la de su equipo protagonizarán buena parte de la carga humorística del filme y animarán su ritmo narrativo.

La gran apuesta
La gran apuesta (2015) – Adam McKay – Christian Bale

La adición de otros personajes amén del recurso a personas conocidas de nuestro mundo interpretándose a sí mismas, rompiendo la narración para hablar directamente al público y explicarle los términos financieros, consigue elevar la película a una nueva categoría de excelencia, que explica perfectamente los motivos por los que el montador Hank Corwin opta a la estatuilla dorada.

La gran apuesta es una película compleja, que requiere toda nuestra atención e incluso algún estudio previo relacionado con la rama de la economía; pero que aún así consigue entretener, poner a parir a los bancos, hacernos reír y sorprendernos ante su originalidad. Pese a que los Oscars han dejado de lado muchas propuestas muy interesantes, en el caso de La gran apuesta han obrado correctamente.

Dato cinéfilo

Los principales personajes de La gran apuesta están basados en financieros reales. El personaje de Steve Carell está basado en Steve Eisman; el de Ryan Gosling, en Greg Lippmann; Brad Pitt, en Ben Hockett; mientras que los personajes de los jóvenes John Magaro y Finn Wittrock se inspiran en Charlie Ledley y Jamie Mai.

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Aliados. El amor en los tiempos de la guerra
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar