Home > Cine > Cine experimental con regusto amargo

Cine experimental con regusto amargo

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"La mirada del amor" (2013) - Arie PosinTítulo: La mirada del amor

Director: Arie Posin

Guión: Matthew McDuffie y Arie Posin.

Producción: Bonnie Curtis y Julie Lynn

Dirección de fotografía: Antonio Riestra

Reparto: Ed Harris (Darrett, Tom); Robin Williams (Roger); Annette Bening (Nikki)

Duración: 92 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2013

Distribuye: A Contracorriente Films

[/tab][/tabs]

Germán Esteban Espinosa

De la unión de un director novato y un guionista experimental, más un productor de cine independiente y otro de películas comerciales, surge un experimento audiovisual sobre la pérdida del ser amado y la locura que lleva a querer sustituirlo por otro, pese a las desagradables consecuencias que pueda acarrear para las personas de su alrededor.

A pesar de no ser nuestra costumbre decir casi nada del argumento, en esta ocasión sí que vamos a esbozarlo. Annette Bening pierde a su marido Ed Woods y sufre durante cinco años la pena de no volver a verlo, hasta que de pronto se encuentra en un parque con un hombre (Ed Woods de nuevo) que es muy parecido a su difunto marido.

La cinta comienza con un ritmo magistral, una imagen muy cuidada y un montaje que denota el impecable gusto cinéfilo del equipo técnico. Es magistral la forma en que en los primeros minutos iniciales se funde el amor y la relación de la pareja, con la muerte del marido y la consecuente depresión del personaje de Bening. Al igual que sucederá con Grand Piano, la música cobra una importancia relevante, pareciendo capaz en algunos instantes de sustituir a los signos visuales y ser el principal vector para la transmisión del argumento.

Annette Bening y Ed Harris

Esta magnificencia visual se mantiene hasta bien entrada la película, momento en que por desgracia hay un parón en el ritmo. El experimento del juego con los signos de distinta naturaleza se pierde y se vuelve a una manera de narrar más convencional, más típica. No obstante, la calidad de la luz y la gran saturación de los colores se mantienen inalterables, gracias al trabajo del veterano Antonio Riestra, director de fotografía de películas como Mamá (2013).

Hacia la hora de película el ritmo se resiente y la historia queda empantanada durante un buen rato, porque la acción no avanza. Este momento lastra la pieza y le impide alcanzar las grandes cotas de talento que estaba demostrando hasta el momento. El núcleo interpretativo recae en la siempre excelente Annette Bening y en el maestro del cine norteamericanos Ed Harris, que en esta película está soberbio, con un registro de una gran profundidad psicológica. Su presencia actúa en detrimento de la de Robin Williams, cuya aparición es francamente vestigial, ya que no aporta nada al argumento.

La música de Marcelo Zarvos es, como hemos dicho, primordial para el avance del argumento, aunque va perdiendo fuerza y presencia conforme avaza la trama, para resucitar cual fénix en el clímax y el epílogo confuso de la cinta, que dejará al espectador con un regusto amargo en la boca y una sensación de intranquilidad creciente en su interior.

La mirada del amor (2013) - Annette Bening - Viuda - Fotograma - Comienzo

Uno de los puntos fuertes de la película es su tema. Es extraño que se trate así una historia con una premisa tan increíble, y que el resultado sea aún más insólito por la forma en la que se desencadenan los hechos y por el motivo visual que cierra la película. Francamente, La mirada del amor deja al espectador con una sensación placenteramente desagradable. Es difícil salir indiferente de esta película, perfecta para los que buscan un cine independiente experimental cimentado sobre las grandes actuaciones de sus veteranos intérpretes, y con un mensaje final difícil de definir.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Nos sorprende que en una misma semana se estrenen dos películas en las que los signos musicales cobran tanta relevancia. Quizá sea la mejor vía para modernizar el cine y explorar nuevos horizontes lingüísticos. Si dotamos de una importancia narrativa más explícita a las bandas sonoras, estaremos entrando en una nueva forma de narración audiovisual muy beneficiosa para el crecimiento del Séptimo Arte, además de contribuir a una vanguardia comercial.[/toggle]

Continúa el camino...
assassins creed
Assassin’s Creed: tan mala que parece una parodia del videojuego
Superman Tierra Uno Vol 2. Brillos y efectos espectaculares
Superman Tierra uno Vol 1: La actualización del mito
Ahora me ves 2
Ahora me ves 2: Magia y diversión aseguradas de nuevo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar