Home > Cine > «Barry Seal», un traficante a medida de su contexto

«Barry Seal», un traficante a medida de su contexto

Ficha técnica

Título: Barry Seal: El traficante

Año: 2017

País: Estados Unidos

Director: Doug Liman

Guion: Gary Spinelli

Producción: Universal Pictures

Fotografía: César Charlone

Música: Christophe Beck

Reparto: Tom Cruise, Domhnall Gleeson, Sarah Wright, Jesse Plemmons

Duración: 114 min

 

Jorge Velasco
@JorgeVF88


Doug Liman es un director que siempre ha tenido altibajos en su carrera cinematográfica. No se le recuerdan grandes títulos. Sin embargo, con sus dos últimos trabajos con Tom Cruise, parece haber mejorado considerablemente su caché ofreciendo un cine muy divertido, lleno de adrenalina, ritmo y acción a raudales, acompañado de guiones muy interesantes que ha logrado sacar notablemente adelante. En esta ocasión, presenta Barry Seal, el traficante, un thriller biográfico lleno de acción y comedia para darnos a conocer la vida de este piloto.

Tom Cruise parece llevar una carrera muy parecida a la del mencionado director. Los altibajos los ha tenido desde siempre. Enlazaba una película buena, o decente, con otra horrible acompañada de una actuación floja que ha empañado su trayectoria. Pero con las nuevas Misión Imposible, las nuevas Jack Reacher, y estos trabajos con Liman, parece haber cambiado un poco la opinión pública sobre Cruise, que aun sacando productos blockbuster como la reedición de La Momia (Alex Kurtzman, 2017), éstos ya quedan como meras anécdotas en la trayectoria del actor norteamericano.

La historia de Barry Seal, entrando ya en faena, nos cuenta la vida de un expiloto de una importante aerolínea americana que dedicó su vida en las décadas de los 80 y 90 a traficar con material muy diverso. Fue reclutado por la CIA para trabajar como piloto, pero que también sucumbió a su afán por lucrarse y cayó en las redes del narcotráfico tras conocer al cartel de Medellín, Pablo Escobar y sus compañeros. Su doble vida de cara al narcotráfico y a la labor en la CIA, además se va complicando a medida que su mujer intenta comprender cuál es su nuevo trabajo. Cada viaje es un reto, cada vuelo es un pie y medio en la tumba dado el riesgo de la operación. Persecuciones, amenazas, dinero a raudales y la CIA, la DEA y el mayor cártel de droga conocido han forjado la leyenda de este piloto al que su amor al dólar le jugó malas pasadas.

Podemos hablar de esta película como un camino a la raíz de los vicios humanos.¿Nos importa el prójimo o, por el contrario, sólo pensamos por nosotros?

Con esta trama, Liman establece una crítica a los cuerpos de seguridad del estado americano y retrata una época y a unos personajes donde la vida y el bien les importa más bien poco. Este último dato sigue estando vigente hoy en día. Por ello podemos hablar de esta película como un camino a la raíz de los vicios humanos. Liman consigue que el espectador se sorprenda con las reacciones de los personajes y el poco amor que demuestran y su gran filiación al cash. La pregunta que se podría obtener es: a día de hoy, ¿seguimos pensando igual? ¿Nos importa el prójimo o, por el contrario, sólo pensamos por nosotros?

Barry Seal es un papel a medida para Tom Cruise, el cual demuestra que es mucho mejor actor de lo que está considerado. También destaca en un papel muy divertido y un tanto macabro Domhnall Gleesson, el hijo de Brendan Gleesson y que ya está consagrado tras haber trabajado en grandes proyectos. No será extraño que en breve reciba sus primeras candidaturas a grandes premios. Este año septiembre ha sido un mes bastante flojo de taquilla, pero esta cinta es una buena opción para un público juvenil-adulto. Diversión, acción, humor y casi dos horas que se pasan volando –nunca mejor dicho– y con la que se aprende algo de historia, y permite que a la salida, con el refresco o cena correspondiente, se genere un buen debate sobre el tema de la obra y las diferentes lecturas que se obtienen de ella.

Continúa el camino...
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena
El «Vatel» neoclásico de Roland Joffé
La mesura y desmedida de «The Young Pope»
«Blade Runner 2049», ni a la suela del original

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar