Home > Cine > Amor a distancia del espectador

Amor a distancia del espectador

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"La espuma de los días" (2013) - Michel Gondry

Título: La espuma de los días (L’écume des jours)

Director: Michel Gondry

Guión: Luc Bossi

Producción: Canal + Francia y Bélgica

Música: Etienne Charri

Fotografía: Christophe Beucarne

Reparto: Roman Duris (Colin), Audrey Tatou (Chloé), Omar Sy (Nicolás), Gad Elmaleh (Chick), Aissa Maiga (Alisse)

Duración: 125 minutos

País: Francia

Año: 2013

Distribuye: Vértigo films

[/tab][/tabs]

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88

Hace casi 10 años que me topé por primera vez con una película del cineasta francés Michel Gondry. Era ¡Olvídate de mí! (2004) en la que Kate Winslet y Jim Carrey tenían una relación un tanto peculiar, pero fascinante. Ahora, el director de Versalles ha vuelto a la palestra con una nueva historia de amor llena de surrealismo: La espuma de los días, un filme basado en la novela homónima del escritor Boris Vian.

La historia que nos acerca es la de un amor mágico. Colin (Duris) es un vividor. Un hombre que tiene de todo. Vive con su amigo y “sirviente” Nicolas (Sy), pero le falta una mujer. Quiere una mujer, no sabe cual, pero quiere una. Y en una fiesta se enamora perdidamente de Chloé (Tatou). Con la que mantendrá un intenso romance que le llevará a pasar toda una vida juntos . Vivirán grandes momentos, y otros no tan buenos, pero se aman.

La película cuenta desde una perspectiva surrealista, al más puro estilo Dalí o Ernst. Por muchos momentos es mágica y la parte cómica funciona a la perfección. Y el contraste con el drama también surrealista viene muy bien hilado con un acontecimiento muy curioso a la par que triste.

Roman Duris (Colin) y Audrey Tatou (Chloé)

A lo largo del filme veremos el paso fugaz de la vida a través de los protagonistas y la casa en la que viven. Los cambios en los personajes, su evolución hacia un crecimiento moral que les hace más enteros. Toda acción surrealista no deja de tener su eco en la realidad, y eso está muy bien expresado por Gondry, el cual permite que el espectador no se pierda y comprenda bien las metáforas y ese lenguaje tan metapoético, a la par que se va sorprendiendo con cada acción, con cada detalle, permitiéndole que consiga un divertimento al que sólo se le puede encontrar una gran pega. Y no es otra que la –a mí entender- no empatía con la pareja protagonista por lo lejana que nos puede parecer la trama debido a ese halo surrealista que envuelve a la historia.

Este último dato hace que la historia no sea del todo redonda, pues, por mucho que se comprenda lo que nos muestra el cineasta francés, si el espectador no entra en la historia, será muy difícil que consiga ver más allá. Sólo un análisis a-posteriori, desgranando cada momento, cada detalle, podría permitir una mejor valoración. Sin desvelar el argumento resulta complicado y casi imposible, por eso sólo diré que La espuma de los días es una buena película tras lo dicho en las líneas precedentes.

En cuanto al elenco interpretativo, cada actor está sorprendentemente bien en su papel, desde la pareja protagonista, hasta los actores de reparto. Poco se les puede reprochar en cada actuación a artistas como Audrey Tatou, famosa por su papel en Amelié y el cada vez mejor actor Roman Duris, el cual, si me permiten el halago, es el mejor actor que tiene hoy en día el cine francés y con mucha diferencia del resto. Sus trabajos en obras como Populaire (2012), Paris (2008), De latir mi corazón se ha parado (2005) o este último trabajo lo demuestran. Pronto veremos de nuevo a esta pareja protagonista, en Chinese Puzzle, dónde nuevamente llevan las riendas de la historia.

Roman Duris en la película

Otros dos actores que han despertado mi interés han sido los secundarios Omar Sy, el Intocable que se está haciendo de oro y que está demostrando tener muchísimo talento para todo tipo de géneros. Y el que me queda es Gad Elmaleh, famoso actor de comedias que en esta ocasión borda el papel de un hombre con una peculiar obsesión. La música también es un aspecto muy importante en este tipo de cine, y está a la altura, aunque quizás sorprenda a los que no estén preparados para ver historias de surrealismo mágico.

Si dudan, no saben qué ver en el cine, y quieren que les sorprendan, sin duda, La espuma de los días cumplirá ese propósito. Pero ojo, no dejará a nadie indiferente. Gustará o defraudará, probablemente no haya término medio con este tipo de historias.

[toggle title=”Dato cinéfilo“]Michel Gondry comenzó su carrera como director de vídeos musicales para artistas de la talla de Bjork, Radiohead, The Chemical Brothers, Kylie Minogue. Y también como director de anuncios de televisión. En el cine sólo lleva desde 2001, su ópera prima fue Human Nature, y en todos sus largometrajes posteriores ha experimentado con las técnicas narrativas, pictóricas, lumínicas y de efectos visuales aprendidas en sus anteriores trabajos. De ahí sus perspectivas, tomas, y su pasión por el surrealismo.[/toggle]

Continúa el camino...
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena
La mesura y desmedida de «The Young Pope»
«Blade Runner 2049», ni a la suela del original
Poldark, un caballo ganador

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar