Home > Ciencia > Actualidad > Una revolución aburrida, pero imprescindible

Una revolución aburrida, pero imprescindible

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"La revolución tecnocientífica" - Javier EcheverríaTítulo: La revolución tecnocientífica

Autor: Javier Echeverría

Editorial: Fondo de Cultura Económica de España

Páginas: 280

Precio: 15,50€

[/tab][/tabs]

Fernando Bonete Vizcaino
@ferbovi


No es un libro entretenido. No es obra de fácil lectura, de las que resultan gratas, placenteras. Leyendo La revolución tecnocientífica me acordé de aquella tarde de clases de violín en la que puse a mi alumnos de seis años una pieza en vídeo del celebérrimo David Oistrakh, y al terminar me dijeron: “Es aburrido, pero a veces lo aburrido es bueno”. La propuesta de Javier Echeverría es aburrida, pero es uno de estos casos especiales en los que el aburrimiento es bueno, y hasta necesario.

Lo es a efectos prácticos: sabemos que las 272 páginas de ensayo y análisis de Echeverría, aun con lo pesadas que resulten, no nos van a conducir a la muerte. Es de agradecer, y también debemos elogiárselo al autor, que realizara el complicado y titánico esfuerzo de comprimir un tema harto complejo y de implicaciones tan vastas en tan poco espacio. Por tanto, merece la pena, y mucho, pasar el mal trago del tedio: nos hará sufrir tres, cuatro días, pero nos dejará bien sedimentada una perspectiva global y muy bien estructurada del cambio obrado por la tecnociencia en nuestra forma de conocer.

También es necesario a efectos del saber: comprender la transformación de calado histórico que tuvo lugar en la ciencia; el paso intermedio y origen de esta revolución en la macrociencia; conocer las diferencias esenciales que hacen de la tecnociencia un mundo aparte de las dos anteriores, ciencia y macrociencia; poder desentrañar el modus operandi de los grupos de investigación actuales, que basados en una nueva axiología, han dado la vuelta a la escala de valores, pues estos ya no son únicos, sino plurales, y sus fundamentos no están en la teoría, sino en la praxis controlada por múltiples agentes (empresarios, políticos, militares, y no solo científicos)…

Javier Echeverría completa su esfuerzo con un rápido, pero exhaustivo repaso a las definiciones de tecnociencia para ofrecernos una más pulida e íntegra, además de dar un salto final hacia el tratamiento del I+D+i para ofrecer sus claves y facilitar su comprensión. Los bostezos no se los ahorrará nadie, pero La revolución tecnocientífica es obligada para aquellos profanos o implicados del mundo científico que quieran conocer el desarrollo de las ciencias y macrociencias durante el siglo XX y el resultado final bajo los nuevos estándares de la revolución tecnocientífica que rigen hoy nuestro mundo en todas sus dimensiones… hasta el punto de que una herramienta creada por el hombre se convierte en un sistema totalizador de la realidad.

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Ángel Herrera Oria: 90 años de estudios periodísticos
Pandolfi, phantasticus

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar