Home > Ciencia > Música y placer

Música y placer

Violeta Sánchez Hidalgo

“Todos los sentidos son capaces de algún placer” dejó escrito René Descartes en la primera de las Consideraciones Previas a Compendio de música. Placer y música. En ciencia médica, las frases que comprendan “todo”, “nunca”, “siempre” o “jamás” suelen ser falsas. Sin embargo, ¿a quién no le gusta la música? Es la excepción. Si bien a unos sí, y a otros no, la carne, el pescado, el frío, el calorcito, la mar o la montaña les gusta, la pregunta consecuente sería ¿Por qué? ¿Por qué la música produce gusto, satisfacción? Porque produce placer, quiero decir, porque produce placer de forma fisiológica, y la demostración de este placer es el tema que nos atañe.

El estudio se realizó con veintiséis voluntarios a los que se les pidió que clasificaran las melodías de temas clásicos en placenteras y neutrales. Mientras iban escuchando y clasificando las melodías el equipo del neurocientífico Robert Zatorre del Instituto Neurológico de Montreal estuvo monitorizando sus cerebros con PET y RM. Estas dos técnicas el PET o tomografía por emisión de positrones y la RM o resonancia magnética permitieron evaluar las zonas que se activaban ante la escucha del material al que fueron expuestos los pacientes.

Ante las melodías placenteras, tales como…

Adagio para cuerdas, el II movimiento de la 9ª sinfonía, la sonata para piano nº 17 en re menor (“La Tempestad”), Symphonie Fantastique, op. 14 – Mov. 4, Toccata en Sol, Mazurca en La menor Op. 17 , Appalachian Spring, Suite de Clair de Lune, Se hace eco, Nahoft y Faroud, Sinfonía del Nuevo Mundo, Morceaux de Fantasía, No. 2, Preludio en do menor, Rapsodia sobre un Tema de Paganini , 11 Symphony – Mov. 2, Lago de los Cisnes, Four Seasons – Spring, Lohengrin Preludio al acto 1, Angélica, Le Moulin, Sinfonía n º 9 – Mov. 2, L’Arena, Hummel se los Rockets, Rutherford Park cazadores furtivos , Cheris / Luz mortecina, Diablo Rojo, Tamacun, Después de la primera respiración, Brumoso, Tormenta, Cascanueces, De peso pesado, Lugar especial, Vicious Delicious, Moby Dick, Libertango, La Cumparsita, Nyana, Llama Olímpica

…los pacientes, y si nos ponemos en situación, sabemos que también nosotros mismos, presentaron cambios en la frecuencia cardiaca (pulsaciones cardiacas/minuto), respiración (considerado dentro de los parámetros normales de 18-20 respiraciones/minuto), temperatura (36,5-37,5 ºC), entre otros. Pero ninguno de estos parámetros responde a la pregunta de por qué la música produce placer en nuestro cuerpo; pues bien, acotemos la región. Es en el cerebro donde la dopamina, un neurotransmisor (molécula que viaja por el sistema nervioso y que permite que, sin moverse las neuronas, la información circule a través de ellas y de una a otra) fue secretada por los pacientes cuando escuchaban una melodía placentera. Pero, ¿en todo el cerebro? No, en el núcleo accumbens, mientras experimentaban el placer de escuchar la música (también relacionado con la adicción) y en el núcleo caudado cuando predecían que iban a disfrutar de la misma. Es propicio destacar que estos dos núcleos de somas neuronales pertenecen al conjunto de ganglios basales cuya principal función no es la anteriormente descrita, sino, el control del movimiento motor.

Este estudio no sólo delimita las zonas cerebrales que al ser estimuladas por la música mediante la secreción de dopamina producen placer. Sino que elimina toda posibilidad mágica, y con ello fluctuante, de las consecuencias del impacto musical sobre nuestro organismo. Ahora sí, les animo a volver a disfrutar de ella, y al hacerlo, nuestro remedio será inclinarnos; pues, aun siendo conocedores de su secreto científico, nos enamora y enmudece.

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
La entrevista
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
La mediación creativa

2 Responses

  1. Enhorabuena por el artículo y bienvenida a Hombre en camino Violeta. Gracias por sumarte al proyecto, este blog necesitaba mostrar la verdad que también reside en la ciencia, que aunque no nos muestra la certeza última de las cosas, sí nos ayuda, y mucho, a comprenderla. Este artículo es demostración de ello, de cómo el conocimiento que la filosofía y la propia vida extraen de la música no es incompatible, y puede apoyarse, sobre la demostración experimental.

    1. Violeta

      Muchas gracias Hombre en camino, por insistir en acoger a la madre ciencia a través de mi tamiz.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar