Home > Ciencia > Actualidad > La mente enjambre

La mente enjambre

Eduardo Mirón López
@EduardoMironLpz


Es fácilmente inteligible que el ser humano medio es más despierto que una abeja. Más difícil es demostrar lo mismo cuando lo comparamos con una colmena. Es impresionante como un conjunto de individuos muy limitados en sus habilidades cognitivas es capaz de comportarse en conjunto como un individuo mucho más inteligente. El estudio de este fenómeno ha acuñado un nuevo término: la mente enjambre. Este es un concepto que cada día gana importancia en áreas del conocimiento tan dispares como la sociología o la teoría de computación.

Un ejemplo muy ilustrativo es cómo eligen las abejas dónde ir a buscar flores. Las premisas de partida del problema son las siguientes:

  • Una abeja es un ser muy pequeño y el área sobre la que la colmena extiende su dominio es muy grande.
  • La abeja individualmente no es capaz de expresar de forma cuantitativa cuántas flores hay en un área. Muy probablemente sólo sea capaz de recordar si son muchas o pocas.

De acuerdo a esto es bastante difícil explicar cómo hacen las colmenas para explotar eficientemente  los recursos a los que tiene acceso. Sin embargo esto es así y la explicación es curiosa, cuando menos. En la colmena hay abejas dedicadas a explorar el terreno. Estas abejas son las primeras en salir y buscan instintivamente las mayores concentraciones de flores. Cuando regresan a la colmena comienzan un “baile” en una zona determinada de la colmena. Después de observar los bailes de varias exploradoras, las abejas obreras salen en masa y la mayoría van sin dudas a las zonas de mayor concentración de flores.

¿Cómo es esto posible? Después de muchos estudios se ha constatado cierto lenguaje en esos ¨bailes” de las exploradoras. La extensión del baile expresa la distancia hasta la fuente de alimento, la orientación del baile indica la posición del sol respecto al área donde se concentran las flores y la insistencia en el baile indica la calidad del alimento que allí se encuentra. Las abejas obreras se ven atraídas a contemplar esos bailes por el sonido que emiten las exploradoras mientras danzan. Y al final actúan de acuerdo a la que más les impresiona, que invariablemente es la más corta (alimento más cercano), vehemente (alimento de mejor calidad) y de moda (más exploradoras han descubierto el mismo lugar).

La complejidad del lenguaje descrito es propia de una consciencia privilegiada, pero lo cierto es que las abejas son individualmente bastante cortitas. Las exploradoras sólo actúan de acuerdo a su instinto, que no es sino el refinamiento de comportamientos aleatorios con el paso de las generaciones. Las obreras sólo necesitan entender un dato complejo, que es la posición del sol  durante el viaje de la exploradora y seguramente que para ellas es algo mucho más obvio que para nosotros. Aquí radica la genialidad de la mente enjambre: una gran cantidad de individuos con pobres capacidades cognitivas son capaces de resolver problemas complejos si siguen unas pocas reglas sencillas. Si bien el concepto del que hablamos se ha empezado a tomar en serio hace poco, principalmente porque se abusó de él en la ciencia-ficción, su aplicación explica comportamientos notables como los de un banco de peces, una colmena de abejas o un hormiguero.

Hormigas creando un puente

El ser humano ha seguido un camino evolutivo muy lejano de la mente enjambre. Individualmente somos organismos con mentes muy desarrolladas y con el concepto de individuo muy arraigado. En un enjambre el individuo no vale casi nada, sólo la mayoría y en último extremo la sociedad es importante. Pero la teoría que hemos presentado no sólo tiene aplicaciones importantes para la robótica o la computerización de datos. La realidad es que en un mundo cada vez más globalizado y con una población humana cada vez mayor, las enseñanzas obtenidas del estudio de la mente enjambre explican cada vez más comportamientos que afloran en el mundo en que vivimos. Y si alguien duda de que estamos creando una mente enjambre humana, que reflexione sobre cómo influyen en nuestra cultura la aparición de algunos vídeos virales o la aparición de los denominados “youtubers” y su influencia en la sociedad (siendo la mayoría de una superioridad intelectual más que cuestionable).

Continúa el camino...
Sistema imperial
Sistema Imperial
Lord Kelvin
Lord Kelvin
Navidad fractal
LISA Pathfinder

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar