Home > Ciencia > Colores

Colores

Violeta Sánchez Hidalgo

¿El blanco es blanco y el negro es negro? Algo más sobre el color que define a Edward Hopper.

Una vez visitada la exposición del pintor estadounidense, presente en el Museo Thyssen hasta el 16 de septiembre, ¿quién no sabría reconocer un cuadro de la segunda etapa del pintor (la más característica en colores)? Ciegos al color quizás sería algo más trabajoso. Y en pocas líneas no podemos vivenciar lo que supondría  que “el color que define a Hopper” desapareciera. Imprimir en blanco y negro uno de sus cuadros es destruirlo. Es saber qué veríamos si los receptores sensitivos de la visión: conos y bastones se lesionaran.

Estas células especializadas en percibir porciones concretas del espectro de luz, es decir, diferentes colores, residen en la retina. Desde aquí viaja la información hasta nuestro cerebro, donde se almacena. Comienzan a aprehenderse y almacenarse desde el minuto cero, como cualquier otra sensación. Un niño entre 12-36 meses comprende que cuando su dibujo animado pone cierta cara está triste y con cierta otra está alegre. De forma similar aprende que el color de su pijama es celeste y el de sus zapatillas es blanco. Desde este punto de partida cada vez que percibimos un celeste o una cara de tristeza la comparamos con las que la vida anteriormente nos ha ido mostrando. Nuestro cerebro lo compara con el archivo que tiene, busca el que más se le parece y así establece qué color ve. Además de compararlo en el “archivo cerebral” se compara con el color que está al lado, así un jarrón morado en un fondo naranja, será morado porque lo veo al lado del naranja, y no porque en sí sea morado. Impresiones que no se reconocen en solitario, como intensidades absolutas, aisladas. Lila, magenta, ocre… ¿por comparación? Así es.

Pero… ¡lo blanco es blanco! y ¡lo negro es negro! También es cierto. Existen tres pares de colores: blanco-negro, amarillo-azul y rojo-verde que no necesitamos comparar ¿Por qué? Comparten el canal de información por el que circular en el cerebro ¿Se imaginan el trayecto que un coche y un tren comparten en el cruce de sus vías? Esto sucede con el blanco y el negro; la vía en que circula la información desde la retina al cerebro sólo permite que uno de los dos circule. Se llaman colores antagónicos porque nunca el amarillo tenderá a azul o veremos un verde rojizo. Además, como son tan diferentes se potencian ¿Sabría esto Hopper cuando utilizó en Gasolinera el rojo con la extensa arboleda de fondo? ¿O por qué si no combinó blanco y negro en Habitación en Nueva York cuatro ocasiones (columna-ventana, vestimenta de él, cuerpo y pelo de ella, piano-partituras)?

Todas las percepciones de la realidad a las que se sometió Hopper estuvieron sujetas a concepciones previas condicionantes del yo. Movilizadores de lo que fue. Nuestra es la ventaja, vivir no es sino colorear nuestro yo de distintos tonos. “Porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado”

______________
– Otros artículos sobre Ciencia.
– Otros artículos sobre Arte

Continúa el camino...
Matemática y onírica Maruja Mallo
Vincent
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
La mujer en las artes

6 Responses

  1. María Suche

    Lo del verde rojizo me ha dejao…

    Guau. Me quedo muda ante la precisión de la naturaleza.

  2. Helena Mocejón

    Contra el abuso desonesto del lenguaje

    http://elpais.com/diario/2009/11/08/eps/1257665223_850215.html

    “El lenguaje inutilmente complicado no es más que un estadio lingüístico juvenil” (Manuel Seco)

    Ánimo para los editores de esta página, gente con ideas y comprometida, que en algunos momentos abusa de la peligrosa delicia del eufemismo. O, como decía Emilio Lledó, “del falso tecnicismo de quienes nada tienen que decir” -con las temibles consecuencias que eso va sembrando en la actividad mental del individuo que, como dice Javier Marías, no se entera.

    Me consta que ustedes tienen mucho que decir (son jóvenes y están vivos, por eso me consta). Y por eso también esta lectora os pide un compromiso honesto con la lengua común. Para que consigamos entre todos hacer de ella un vehículo de comunicación y de libertad, y no un instrumento masturbador de conciencias y coartador de almas críticas.

    Muchas gracias.

    1. Helena Mocejón

      PD: No se cómo poner la cursiva aquí, por eso ese “desonesto” (sin h) parece una falta. Cuando quería ser algo parecido a una ironía

  3. Estimada Helena,

    Muchas gracias a usted por su recomendación. Intentaremos ser más “onestos” y “honestos”, con un lenguaje más “util” y “útil”, cada día. Si Manuel Seco está en lo cierto (y estamos convencidos de que sí), con la edad iremos adquiriendo la experiencia necesaria para ir puliendo nuestras expresiones e ir abandonando tecnicismos (aunque solo los falsos, efectivamente, pues los hay verdaderos y necesarios).

    Con este compromiso que aceptamos, la invitamos a no abandonar la lectura de Hombre en camino, a descubrir más de su escritura e ideas.

  4. Helena Mocejón

    Entendía que, detrás de este espacio, habia personas con deseos de compartir sus puntos de vista y hacernos llegar a otras realidades que, a jóvenes como yo, se nos escapan muchas veces (un cuadro nuevo, una cinta nueva, un nuevo libro…).

    Mi intención no era altiva ni despreciativa, como creo entender el comentario que antecede a este. He valorado sinceramente vuestra labor, y os he pedido (casi como quien pide con admiración “más” para más aprender) que prestéis atención en este punto que, creo, os haría mejorar. Aún así, si es ofensa lo que se ha dejado ver, lo siento.

    Y definitivamente sí, estoy espantada, e identifico la ironía chillona y despectiva que acabo de leer como una llamada a salir por la puerta falsa, de un espacio al que he entrado de puntillas, y como bien sabe (a quien llamo de tu) con todo el amor de quien cree en la amistad con mayúsculas.

    PD: gracias por la corrección, del todo cierta. Y disculpas de ante mano por todas las faltas que también aquí estarán repartidas. En fin, soy también soy mujer en camino. Un proyecto de no se sabe muy bien qué.

    1. Hola Helena,

      Te hemos contestado antes de forma corporativa y de usted porque así solemos hacerlo siempre que hay una recomendación para la web en general.

      En ningún caso hemos pretendido resultar ofensivos. Nuestra invitación a que sigas leyendo Hombre en camino es sincera, como también lo es que nos tomamos totalmente en serio tus recomendaciones. Comprendemos también que con el tiempo iremos a mejor (o esa es nuestra intención) y así te lo hemos hecho saber en el comentario anterior, también sin ningún tipo de acritud. Lo de las faltas pretendía ser ironía inocente, nada de burla seria.

      En cualquier caso, como director de la web te pido públicamente disculpas. Perdón por este escollo en el camino.

      ¿Poesía y música para hacer las paces?… http://www.hombreencamino.com/2012/07/28/itaca/

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar