Home > Arte > Las máscaras de Alberto Schommer

Las máscaras de Alberto Schommer

Alberto-Schommer-El-Prado-Mascaras

Carlos Bonete Vizcaino


El título de su primer libro  Las fotos psicológicas ,publicado en 1975, nos empieza a hablar de su gran pasión: intentar captar lo que ve para ponerlo en ojos de los demás. Para ello contó con la herencia de su padre, la fotografía.

Alberto Schommer nació en Vitoria y pronto salió del estudio de su progenitor para ampliar sus conocimientos en Colonia y París. Finalmente, se instala en Madrid, donde desempeñará un papel fundamental en el periódico El País. Allí elaborará una crónica visual de la Transición a través de una serie de retratos de personalidades reconocidas de la sociedad española. La genialidad de Schommer logró ser crítica y críptica a la vez. Sus fotografías destacan por la escenografía que se nos revela a través de símbolos y objetos, y que descubren la parte más oculta del retratado. Aunque los pintores realistas vieron su sueño hecho realidad con la fotografía, ésta se mostraba a priori incapaz de hacernos llegar la personalidad de un sujeto. Sin embargo Schommer se acercó y mucho a este objetivo. De ahí que destacara por el retrato psicológico (Relatos psicológicos, Descubrimientos o Máscaras, entre otros).

Esta última obra mencionada, y publicada en 1996, llega al Museo Nacional del Prado para que descubramos un retablo de extraordinarios intelectuales españoles: escritores (Francisco Ayala, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Camilo José Cela, etc.), filósofos e historiadores (José Luis Aranguren, Caro Baroja, etc.) o artistas (Antonio López, José Hernández, Antonio Saura, Luis García Berlanga, etc.). Todos ellos responden al estilo innovador del autor a partir de la luz y el espacio, que dota a los rostros de un gran sentido escultórico. Este afán por el volumen y el relieve quedó ya anunciado en las llamadas “cascografías”, en las que nuestro fotógrafo se permite quebrar, arrugar materiales o mezclar texturas con el fin de olvidar la superficie tersa del rectángulo.

En Máscaras, Schommer emplea luz directa y fondo indefinido. Toma como referente histórico los bustos de las grandes figuras de la Antigüedad clásica reivindicados en el Renacimiento gracias a pintores como Boticelli, Van Eyck, Rubens o el Greco. Éste último, principal introductor de las composiciones que responden al mismo criterio iconográfico de Máscaras. Por ello, el Prado enfrenta las fotografías con una sucesión de retratos pintados por españoles desde el siglo XVI hasta principios del XX. Cada una de las obras cumple la condición de intelectual y de conocimiento de la realidad, pero mezcla distintos sentimientos. El Premio Nacional de Fotografía nos muestra lo fascinante del rostro humano, lo que se esconde detrás de la máscara: la morfología, la mirada, la expresión, los ojos, los ángulos, etc.

LISTADO DE OBRAS DE LA EXPOSICIÓN

Continúa el camino...
Kandinsky. Una retrospectiva en Madrid
Lo intangible del arte paleolítico
Federico de Madrazo en el bicentenario de su muerte
El templo hindú , el macrocosmos

1 Response

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar